miércoles, julio 21, 2010

Como evitar que las fotos salgan movidas

¿Como hacer fotos movidas y exposiciones relativamente largas sin usar trípode?. Veamos un poco de teoría primero y después les cuento mis trucos.

Los seis grados de libertad y las imágenes viajeras. Si ustedes sostienen la cámara con las manos, puede moverse de las siguientes formas: desplazamiento arriba/abajo, derecha/izquierda, adelante/atrás. Y además, cambiar la inclinación en tres ángulos. En total, seis cosas: tres movimientos de rotación y tres de desplazamiento. Es decir, la cámara tiene lo que en física se conoce como seis grados de libertad. Cuando uno está haciendo fotos a pulso, todos esas posiciones y ángulos van cambiando más o menos a su aire. No podemos mantener el equipo inmóvil, es imposible y hay que quitárselo de la cabeza.

Supongamos que estamos fotografiando un punto luminoso, por ejemplo una estrella. Como consecuencia de nuestros seis movimientos, la imagen de la estrella se mueve por el sensor. Si doblamos la distancia focal, estamos amplificando este movimiento: el número de píxels que recorrerá la estrella en el mismo tiempo en principio va a doblarse también. Por esto se dice que tirando a pulso, al doblar la focal, el tiempo de exposición debe dividirse por dos, y de esta forma mantendremos el mismo desplazamiento aparente. En realidad, si estamos fotografiando una estrella o cualquier objeto lejano, solamente cuentan los movimientos angulares. Los tres desplazamientos van a influir muy poco, pero si fuera un objeto muy cercano, influirán tanto como los movimientos angulares. Por eso en macrofotografía hay que tirar más rápido para que las fotos no salgan movidas y por eso los sistemas VR no son tan efectivos.

La regla de oro y sus falacias. Todo el mundo que hace fotos sabe que para que no salgan movidas, con una focal de 30mm hay que tirar a 1/30, con 50mm a 1/50 (o 1/60), con 500mm a 1/500, etc. Si tenemos una cámara de sensor con factor de recorte 1.5 (por ejemplo), deberemos multiplicar la focal por este número para calcular el tiempo. Esto encaja con la explicación anterior, pero el error está en suponer que al llegar a la velocidad "de oro", se pasa de forma mágica de foto movida a foto perfecta. No es así, en realidad todas las fotos a pulso estarán siempre más o menos movidas... a no ser que la imagen se haya desplazado menos de un pixel. Entonces, a más megapixels, o tamaño mayor tamaño de impresión, menor será el tiempo de exposición si buscamos la perfección.

Hay que tener en cuenta que una foto ligeramente movida puede a veces darse por buena si no piensan ampliarla mucho o mirarla al 100% en su pantalla. Si la trepidación es muy leve, la foto no se verá movida si no algo menos nítida. En algún curso de fotografía, uno de los asistentes se quejaba de la poca nitidez de un objetivo, y en realidad el problema era que sus foto estaban ligeramente movidas. Antes de pensar en comprar un objetivo mejor, recuerden hacer siempre una prueba con un buen trípode.

Los trucos básicos. Lo primero es que siempre que tengamos un trípode y tiempo para usarlo, debemos hacerlo aunque tiremos más rápido que 1 dividido por la focal, si se trata de una foto en la que la nitidez sea importante. Rowell decía que gracias a la regla de oro, mucha gente tiraba a 1/30 sus paisajes con un 28mm y él, con el mismo equipo y la misma obturación, obtenía fotos mucho más nítidas, que podía vender para calendarios y posters.... con un trípode.

¿Pero es realmente necesario un trípode? Es lo mejor, pero a falta de trípode, hay que usar cualquier punto de apoyo que se tenga. Un monopié elimina los tres desplazamientos y reduce mucho las rotaciones, la cámara apoyada sobre una pared o un árbol no puede desplazarse y gira mucho menos, si estamos sentados vamos a movernos menos que de pie, y estirados con la cámara en el suelo, o encima de una chaqueta, todavía mejor.

¿Y si no hay absolutamente ningún punto de apoyo y no podemos estirarnos? Entonces debemos prepararnos para una especie de sesión de Tai-Chi. Hay que colocarse en una posición que no sea forzada, pues los músculos en tensión suelen producir pequeños temblores. No hay que agarrar la cámara demasiado fuerte por la misma razón. Hay que apoyar la cámara contra la nariz. Y después, tomar aire antes de disparar. Es una enorme tontería respirar mientras se hace la foto. Todo esto ayuda mucho, y con práctica se mejora. También afecta mucho el estado físico de cada uno. Si ya amanece, llevan toda la noche sin dormir y se han tomado tres cafés para ir aguantando, verán como las fotos les salen mucho más movidas.

El gran truco digital que realmente impresionará a sus amigos. Todo lo anterior ayuda mucho pero el truco verdaderamente bueno es el siguiente. Las cosas que se mueven alternativamente y sin alejarse, como el péndulo de un reloj o como mi cuerpo cuando sostiene la cámara, pasan por puntos de velocidad cero. Como cuando el péndulo está en un extremo. Cuando hacemos fotos es como si la cámara estuviera pegada al extremo de un péndulo (solo que sería un péndulo que se movería en tres direcciones). Si se pudiera hacer la foto justo cuando el péndulo cambia de dirección, entonces no saldría movida. ¿Como hacerlo si no somos conscientes de esa vibración? Muy fácil: Poner la cámara en modo de disparo en ráfaga, y después, hacer una serie de fotos de la forma explicada en el párrafo anterior, sin soltar el disparador, con el AF desconectado y sin respirar. Verán que algunas de las fotos están mucho menos movidas que las otras y si no abusan, alguna puede llegar a ser perfecta. Si no lo han probado nunca se van a sorprender de lo bien que funciona. Pruébenlo y ya me dirán.

¿Cuantas fotos hay que hacer? Cuanto más extrema sea la situación, más fotos. Para la foto de las estrellas desde el barco, tiré diez si mal no recuerdo. En esa toma, tiré a 1 segundo con un 14mm (es decir, nada menos que 14 veces más lento que la regla de oro). Después de una proeza de estas, si les preguntan, pueden decir que han conseguido una estabilidad increible gracias a la práctica diaria del sexo tántrico durante años. Yo siempre lo explico así y todo el mundo se lo cree.

15 comentarios:

Amig@mi@ dijo...

A punto de viajar a Méjico, pienso en la cámara y me echo a temblar. NO doy una.
Tengo que aprender.
Esto es un comienzo.
Miraré si mi cámara tiene la ráfaga esa ( jaja, ni eso sé) y lo pondré en práctica.
Gracias por compartir.
Por cierto, con lo de los temblores me recordaste una anécdota.
Cuando aprendía a escribir a máquina, tuve que dejar el café de la mañana puesto que la segunda parte de la clase, justo después del café, las pulsaciones correctas descendían a límites sospechosos.
;)
Abrazos

RAFA PÉREZ dijo...

Magistral, como siempre. Didáctico, ameno, divertido...
Además, con la cámara que usted fotografía tiene el as en la manga de ir subiendo ISO con resultados sorprendentes.

@ngel dijo...

"si les preguntan, pueden decir que han conseguido una estabilidad increible gracias a la práctica diaria del sexo tántrico durante años. Yo siempre lo explico así y todo el mundo se lo cree."

jeje que me parto. No me extraña, pues hay que tener un control de la leche para el tantra :D

Hombre sí, es otra opción lo de la rafaga, alguna saldrá bien, claro.

Ha sido divertido y ameno leer el post.

Un saludo.

Angeles dijo...

Sr. Frikosal, si me permite la confianza, le diré que es usted un cielo, pienso probar todos sus trucos, incluido el del sexo tantrico, (Por si las moscas). Por el momento, lo único que me funciona, es por supuesto el trípode, (Porque fotografiar bichos disecados no me pone) y tirar un par de docenas de fotos por animal, y esto hace que en ocasiones salga una toma decente.

Copiare su explicación y estudiare con detenimiento los cálculos, aunque ya le aviso, que en matemáticas nunca fui buena.

Un beso

JC dijo...

Muy buena entrada, egregio Dr.

Yo suelo hacer dos rafagas, con el sistema antivibracion (VR en Nikon) activado y desactivado. Normalmente, el algoritmo de compensacion de vibraciones consigue que una de las fotos de la rafaga sea de nitidez bastante aceptable.

Un saludo desde mi veraneo interruptus.

Anónimo dijo...

Don Frikosal,
Es una gozada su física, pero más el punto de humor que se me presenta cada vez que lo leo, aunque sea una clase magistral.
Domina usted plenamente la física postural y la contención respiratoria. Me haré una chuleta con sus números. Cuando me pregunten por la chuleta enrollada a modo de oraciones tibetanas les diré: son las prescripciones fotográficas de nuestro doctor Frikosal.
Un besote.
Ana

Albert dijo...

Jo pensava que era l'únic anormal que deixava de respirar quan feia una foto s pols.

Un cop em vaig desconcentrar controlant la meva respiració i em vaig hiperventilar... la foto no va ni sortir!!!

Òscar Domínguez dijo...

Fantástica su explicación acerca del péndulo y la velocidad cero. Fotografiando flores con viento utilizo a menudo la técnica de la ráfaga pero desconocía el porqué de su efectividad.
Un saludo.

igniszz dijo...

Eso de disparar en ráfaga ya lo inventaron hace tiempo, se llama ametralladora, y por mucho que se mueva la víctima, alguna bala le da.
Seguro que acabarán inventando algún algoritmo para devolver la nitidez a un foto movida.
Te has olvidado del truco de la cuerda que se pisa con el pié por un extremo y se atada a la cámara por el otro, y limita también los desplazamientos mientras se mantiene en tensión. Y también el truco de la plastilina del maestro Molina, mejor que un trípode.
Sé de un tipo que no lleva la cámara colgada, sino siempre en la mano izquierda, para reforzar los músculos del antebrazo, y no le tiemble el pulso tanto al disparar.
Saludos jefe.

MartinAngelair dijo...

No me he enterado de nada.

Ni siquiera me ha tentado el imaginar, o aventurar.


Y te prometo que esta sensación me encanta.

...siempre y cuando lo pueda hacer confiada en un espacio de dejarme...





Buenos días.
Beso.




(conociéndome, ya me veo, pasados unos días, releyendo y estudiando,...pero pasados unos días, por favor...)

Josep Fábrega Agea dijo...

Hay que tirar con un buen trípode,saquito de arena en el tele (si hay tele), bloqueo de espejo y disparador a distancia.
En el cso de Nikon a partir de la D300 y superiores existe un ajuste fino del enfoque (fine tunning) que se realiza con la cámara a 45 º enfocando a una "carta de ajuste "adecuada. La Nikon memorizará el ajuste óptimo de cada objetivo en memoria.
De todas formas sus onsejos son de agradecer para fotoreportaje nocturno o en local cerrado.
Yo no puedo dedicarme a fotografía de la naturaleza, nocturna, mínimamente en serio con mi paupérrimo equipo pero si tuvi9era su equipo, indudablemente haría lo que creoque Vd.hace normalmente y que también lo hace José B.Ruiz preparar el stage, la escena y la técnica con meticulosidad y esperar a que se produzca la escena soñada, como un cazador al acecho.
Por último, con su equipo, haría una serie de ajustes "in camera" par que el RAW apenas debiera ser retocado y pasaría de Photoshop.
Con ello daríamos al espectador la repetición fiel de una escena natural que tuvimos el valor, el conocimiento y la técnica (también la suerte) de conseguir.
Saludos.
NOta: Sería usted un buen profesor de secundaria

bunker hill dijo...

El año pasado, cuando estaba de vacaciones en una isla paradisíaca con contaminación lumínica cero -y tratando de emular en algo tus fantásticas fotos estelares- me dediqué a sesiones de paisaje nocturno. Ni trípode, ni cable disparador, ni espejo levantado, ni mochila de 10 kg enganchada al trípode bastaron para lograr la perfección que esperaba… el viento? la rotación de la tierra? los duendes? quién me puede iluminar? para muestra, adjunto este link: (no sé si se ve bien, pero las estrellas están movidas) http://3.bp.blogspot.com/_6XX0zwzlEms/S4wXQpmWIiI/AAAAAAAAAmo/C87irCPmJtc/s1600-h/_MG_4663+720+web.jpg

David Álvarez dijo...

Te superas día a día, muy buena la entrada, muy buenos los trucos y muy bien contados.

un abrazo

Xavi Piera dijo...

conclusión, si te dejas el trípode en casa echa mano del sexo trántico..

Es ud un maestro Dr.

vilu dijo...

Interesantísima entrada, sin duda. Siempre me han inquietado los agujeros negros (desde que el Sr. Carl Sagan, a modo de gran maestro como Felix Rodriguez de la Fuente, nos trajo a nuestros comedores los misterios del Cosmos), son como el Triangulo de las Bermudas, a nivel cosmico, inquietantes, entre la realidad y la leyenda. Tambien existe la hipotesis !!! de que son atajos en el Universo, no??? que en realidad es la "entrada" y que los quasars son la "salida"(al contrario de los agujeros negros, se trata de cuerpos celestes que tienen una apariencia estelar y que, en el telescopio, aparecen como débiles estrellitas; sin embargo, observadas con el radiotelescopio, muestran una emisión energética tan intensa como para ser comparable con la de una galaxia íntegra) "...o esto ya es Ciencia Ficción.