miércoles, abril 15, 2009

Ardor guerrero

Hasta donde yo se esta es una Locusta migratoria, un gran saltamontes que vuela casi tan bien como un pájaro. Su obsesión, como la de otros muchos, es dominar el mundo. Si puede, se reúne en grandes bandadas insensibles al dolor, para volar de un país a otro devorando toda la vegetación a su paso, siempre en busca de espacio vital. A veces el destino les lleva a cruzar mares. Cuando llega la noche, exhaustos de tanto volar, algunos individuos tratan de posarse a descansar sobre las aguas, donde mueren ahogados. Sus seguidores se posan sobre ellos y también los seguidores de los seguidores, hasta que los cadáveres forman una masa compacta e impermeable donde el resto puede dormir y reanudar el viaje al amanecer, hasta la siguiente noche. Estos animales, ya lo habrán adivinado, fueron los causantes de alguna plaga bíblica.

Pero este pobrecito llegó a casa de los señores Martínez-Campos una noche a finales de noviembre. Estadisticamente por esas fechas ya hubiera tenido que estar muerto y de hecho su destino no era formar parte de un ejército terrible si no ser devorado por un gato en el jardín, o morir de frío esa misma noche. Pero se apiadaron de él y le pusieron en una caja de zapatos con agujeritos para que pudiera respirar, en el comedor, entre el radiador y la planta. Le daban lechuga fresca y para sorpresa de todos, el animal empezó a comer. Los días fueron pasando, llegó el bullicio de Navidad y después de los turrones el señor Martínez se acercó a mirarlo. Se le veía cansado y sin ánimos para saltar, y ni mucho menos de volar. De hecho ya hacía tiempo que no tapaban la caja de zapatos. Pero estaba vivo y defecaba regularmente.

Pasaron los carnavales y empezó la cuaresma. Un día le dio un arranque, una segunda juventud, y trepó por el visillo buscando horizontes nuevos como para iniciar por ejemplo una cruzada. El señor Martínez le agarró suavemente por el lomo y después de regañarle con cariño volvió a meterlo encima de su lechuga.

Pero a los pocos días, en otro impulso marcial salió andando dispuesto a cruzar pasito a pasito el comedor, grande como una estepa interminable sobre la que él hubiera querido galopar incansablemente al mando de un ejército de tártaros invasores. Esta segunda salida tuvo consecuencias: la señora Campos le pisó, con la enorme suerte de que solamente perdió pata trasera izquierda.

Ya tullido, pasó la Semana Santa muy débil. El jueves le encontraron tumbado de lado como agonizante pero al dejar la caja encima del radiador se recuperó un poco. El domingo de Gloria, cuando me llamaron para que hiciera estas fotos le encontré senil, enormemente viejo pero dispuesto a vivir para siempre.

18 comentarios:

Le Mosquito dijo...

Pasmado.
Ayer mismo lo vi en mi jardín.
Lo detecté por el rastro de cera que iba dejando...

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Y tiene suerte de ser insecto... y no decápodo.

Ramuol dijo...

Vaya fotazas!

Saludos

Erelea dijo...

!Si el que no tiene una mascota es porque no quiere¡

De siempre ha habido "jaulas de grillos" para estos bichos. Por lo menos le libraría del riesgo de morir de un escobazo, que es su mayor riesgo vital...

El futuro bloguero dijo...

Vivir para siempre... desde luego, tú lo has inmortalizado magníficamente...

Mad Hatter dijo...

A mi estos bichos siempre me han dado bastante yu-yu ¿Habéis visto que boca más terrorífica? Desde luego no me inspirarían meterlo en una caja para cuidarlo. Mejor estaría en el buche de una cigüeña o una carraca.
Eso sí, las fotos son estupendas, como siempre.

treehugger dijo...

Me encanta la primera foto. De verdad me encanta y he pensado por dentro 'que cabron'. Sobretodo me encantan sus colores, me gusta tambien la composicion los ojos y el detalle del animal y la dirección y textura de los nervios de la lechuga.

Si me gusta la foto, ojalà fuese mia.

Amig@mi@ dijo...

Qué historia tan bonita, me recuerda a cuando yo saco los "bichos" de la piscina y les hago la respiración artificial,para que expulsen el agua que han tragado.
Más de uno se recupera.
;)
Besos

Mamen dijo...

Bonito final y bonitas fotos.

Me ha recordado a una historia mia de hace poco con un gusano de la fresa al que casi engullo -de hecho me comí sus caquitas, puaj- también me compadecí de él y le metí en un botecito. Alimentándolo con fresas creció, hizo su capullo, luego su crisálida y a las semanas salió la esperada polilla, no mariposa como más me hubiera gustado, pero fue espectacular observar dia a dia el cambio. Momento en el cual la solté para que volara y esparciera sus huevos por el mundo.

Ya que había llegado hasta mi boca el pobre, empaquetado en plásticos sufriendo quién sabe qué penurias, le permití completar su ciclo. Me alucina esa metamorfosis. Fue muy curioso.

También se llevó alguna foto, pero claro, ni comparación con las del saltamontes.

Saludos!!

frikosal dijo...

Después contesto pero me acaban de decir que es un Anacridium aegyptium y no una Locusta migratoria.

Eso lo explica todo.

Gise =) dijo...

Que buenisimas fotos!! la ultima es de frente??? cuanto acercamiento!!!! como lo logras?? los hipnotizas????
Menos mal que existen familias como los Martinez- Campos sino que hubiera sido de su vida???
Besitos y buen finde!!!

Anónimo dijo...

Buenassss.... Mira que confundir un Anacridium aegyptium con una Locusta migratoria.... ¡¡¡pero si son hasta de diferente familia!!! Si, uno es un Catantopidae y el otro es un Acrididae... tenéis suerte,agrimensor, de que los dioses gastaran los rayos divinos con los imitadores de cocineros de paella.
Saludossss
JM

nomesploraria dijo...

Lo que daría por tener una mascota como los señores Martínez-Campos. Con sus caquitas y su miradita irresistible, para que me diera el amor y la compañía que tanto me faltan.
No ha mentado usted su nombre y no me refiero a Anacridium aegyptium, cosa que las personas leídas sabemos de siempre, sino al nombre de pila como todas las mascotas, como por ejemplo Chuchi o Rabindranah.

nomesploraria dijo...

¡JM tiene razón! mira que confundir un Anacridium aegyptium con una Locusta migratoria!!!!! ¿Pero está usted tonto o qué?

(un abrazo enorme para el GRAN JM)

Le Mosquito dijo...

Al final, ¿Qué es? Porque yo he dejado al mío en bautizo múltiple:
Saltón, saltamontes, langosta, langosto, amagosto...

Al final lo he puesto en mi blog como un "vaya usted a saber".

zbelnu dijo...

Oh, cómo me emociona esta historia. ¿Sabes? De pequeña yo adoraba los saltamontes. Nunca me dieron repelús como las orugas (aunque fuesen bonitas las miuraba de lejos por si me ardía la piel al tocarlas) o los escarabajos, a los que me gustaba mirar a distancia en la arena, por ejemplo, o en el bosque. Pero los saltamontes que iban brincando y haciéndome compañía cuando avanzaba por los caminos, o aquella mantis a la que estuvimos viendo beber, muchos años más tarde, mojando la pata finísima en una pared recién regada. Yo los cogía con cuidado para mirarlos de cerca y volver a soltarlos, recuerdo las cosquillas de tener uno en la mano. Siempre me gustaron. Y así de cerca, qué guapo está

Miguel Angel Ortega dijo...

No entiendo mucho de zoología (soy de Historia y eso) pero en mi jardín ha debido de pasar el invierno entero esta que puedes ver aquí:
http://www.flickr.com/photos/miguelangelortega/3238702779/in/set-72157606817165424/
Su nicho fue los alrededores de una bolsa vieja de fitosanitarios, protegida (es una forma de hablar) del invierno meseteño por el vierteaguas de una ventana y una maceta de plástico.
En marzo empezó a moverse, supongo que tras coger energía con los primeros calores y día a día ampliaba su radio de desplazamiento. Finalmente dejé de verla.
No dispuse de demasiado sitio para hacerle fotografías. Sí para acercarme porque supongo que esas antenas caídas deben de ser signo de agotamiento pero no para encuadrarla en un contexto agradable.
No obstante, creo que no habría conseguido tus resultados.
Saludos

el objeto a dijo...

me encantó tu historia cuando la leí hace días, pero hoy he vuelto para volver a leerla

hoy además me ha parecido excelente la asociación del título con la maravillosa foto que abre la historia

"su obsesión, como la de otros muchos, es dominar el mundo, ... viejo, pero dispuesto a vivir para siempre"

eres el rey-analista de los bichos, doctor