CCCLVIII concurso de blasfemias

Cuando el primer finalista subió al escenario se hizo un silencio sepulcral en el salón. Era un camionero prejubilado de Manresa que en su juventud había aprendido a renegar en los clubs de carretera de media España. Exclamó:

Xxxxx xxx xxx xxxxxxxxx xxx xxxxxxxxxx xx xxxxxxxx xx Xxx !

Los aplausos fueron largos y sinceros. Había sido un juramento magnífico, de la escuela catalana, colorista, muy imaginativo.. pero un poco flojo de pasión, como un ejercicio de virtuosismo sin sinceridad blasfematoria.

Las deliberaciones fueron difíciles. Los jueces habían recibido instrucciones estrictas del Maestro: ¡En la final, no os excedáis en las puntuaciones! Obtuvo un 9.90 en Creatividad, un 9.10 en Rigor Teológico, pero tan solo un 5.70 en Declamación. Esta última calificación provocó algún silbido de los cofrades (ya se sabe que no hay decisión arbitral sin polémica).

El otro finalista era un aragonés de los Monegros que hizo el servicio militar en Marina y después se reenganchó. Aprendió el arte de la blasfemia en los bares portuarios de todo el litoral Mediterráneo hasta que a los cuarenta, asqueado de la vida militar, puso un centro de buceo en Blanes.

Contrajo el abdomen, bajó un poco la cabeza, apretó fuerte como para defecar, enrojeció y gritó:

Xx xxxx xx Xxxx x xx xx Xxxxxx ... ... ¡xxxx!

La cofradía entera quedó estupefacta, consciente de haber asistido a un momento histórico. Pocos se atrevieron a aplaudir. Algunos se marcharon discretamente de la sala, temerosos de que un rayo pudiera alcanzarla (entre ellos, el representante de Irlanda, que según se dice, a la mañana siguiente se confesó discretamente).

Más que las palabras, que fueron ofensivas pero convencionales, la fuerza del juramento estuvo en la pausa entre la primera primera y la segunda parte. Durante ese segundo pensó en su pobre infancia, en su padre despótico, en la mujer que lamentó haber abandonado y en el hijo perdido para siempre, en los gastos de mantenimiento del viejo barco, en los malditos turistas apijotados que tenía que aguantar a diario, en el siniestro accidente de descompresión que le había dejado renqueante, en el escaso coral cada vez más profundo.. y entonces pronunció el adjetivo final como si realmente el Altísmimo en persona fuera el responsable de todos sus males y con ese último grito pudiera encabronarle definitivamente, renunciando a cualquier posibilidad futura de redención.

...

Después de la entrega de premios, el Maestro tomó la palabra:

-Apreciados amigos: El nivel alcanzado ha sido realmente excepcional y esta edición de nuestro certamen pasará a la historia. Los concursantes han mezclado lo prostibulario, lo fecal y lo sacro con soltura e imaginación, como solo sabemos hacerlo nosotros. Pero hoy es un día triste: debo deciros que nos espera un futuro muy complicado. Me temo que ya entreveo el fin de nuestra venerable cofradía secreta.

(Murmullos de desaprobación)

-¡Silencio!. Hemos sobrevivido desde los tiempos de la Inquisición y hemos capeado varias dictaduras. Pero hoy en día la juventud no sirve para esto, ya no tenemos vocaciones ¡No tienen ni la cultura ni la paciencia necesaria para la práctica diaria! Siento decirlo en este salón donde me rodean los cuadros de mis ilustres antecesores que ahora sin duda nos están observando desde el infierno... ¡Pero no podemos negar la evidencia! Hace años que no hay socios nuevos y la mayoría de los aquí presentes pasamos de los sesenta. En una sociedad sin fe ni valores no puede haber buenas blasfemias. El otro día me contaron el caso de unos estudiantes de periodismo que no sabían ni quien fue Jesucristo. ¡A donde vamos a ir a parar! ¡Y no nos faltaba más que la asignatura de educación para la ciudadanía! ¡Que Dios nos ampare!

(Una entrada sin ánimo de ofender, dedicada a los amigos A. y B.)

Comentarios

Joselu ha dicho que…
Ja, ja, ja... Muy bueno. Yo no me suelo reír, pero me has provocado una carcajada. ¡Qué tiempos, por Dios, que ya ni cagarse en el susodicho tiene vigencia! El tema es más complejo de lo que pueda parecer. ¿Qué generaciones estamos creando que ni siquiera saben blasfemar? ¿Qué saben, pues? Buena pregunta.
frikosal ha dicho que…
Principalmente, saben mandar mensajes con el móvil y exigir sus derechos.

¿Me estaré volviendo de derechas? No.
frikosal ha dicho que…
Bueno, no todos son así, claro está.
P Vázquez "ORIENTADOR" ha dicho que…
Tiene mérito porque empezaron el concurso en la época de la inquisición, cuando la blasfemia además de pecado (gordísimo) era delito, como en la franquista... o más.
frikosal ha dicho que…
Si. Se trata de una cofradía antigua, secretísima, con un centro de reuniones oculto en un lugar que muy poca gente conoce (yo fui llevado hasta allí con los ojos vendados). Antes del concurso pude ojear las actas de las ediciones anteriores y son una verdadera maravilla.
Pantagruel ha dicho que…
Cuando dios sea dado definitivamente por muerto, y las iglesias no sean más que una pesadilla en el recuerdo, ninguna transgresión tendrá sentido. Es así de triste. Ni cagarse en dios, ni burlarse de sus profetas. Todos entonces nos dedicaremos a enviar mensajes por el móvil y a exigir nuestros derechos... esto último no estaría mal.
Rosangela Neri ha dicho que…
Beijinhos de uma brasileira... Rô
frikosal ha dicho que…
(Siento decir que acabo de borrar un comentario. Hagan el favor de utilizar un lenguaje correcto. Esto no es el parlamento.)
Blasfe-Man, el nuevo superhéroe ha dicho que…
¿Cuánto cuesta la Inscripción?

Es que he estado entrenando durante la semana del Orgullo ultra-religioso (9 al 12 de abril) y podría aportar mis conocimientos.
Gise =) ha dicho que…
Que bueno eres!! jajajajajaja!!! no se porque me imagine a los participantes todos panzacervecera y barbas largas de marinero...
La juventud no blasfema??? seguro que cada vez menos pero porque cada vez es menos lo que se cree en las religiones y en la iglesia etc, hoy en dia es menos agresivo una blasfemia que un insulto a la madre...
Besitos y buen finde!!!!
PD: tus amigos A y B son curas, o amigos del hermano Joaquin???
El futuro bloguero ha dicho que…
A lo mejor antes se blasfemaba más porque se daba más importancia que ahora a los destinatarios divinos de las blasfemias y exabruptos, hoy mucho menos valorados.

Participaste en el concurso?
Como quedaste?

En el titulo dice Blas-E-femias... ¿es queriendo o se escapó una errata?
frikosal ha dicho que…
Gise,
Algunos son gente elegante, correctísima, de los que han tenido dinero desde hace más de diez generaciones
frikosal ha dicho que…
Futuro,
Era una errata pero no se si dejarlo así.
frikosal ha dicho que…
Panta,
Ese futuro me da un poco de yuyu.
frikosal ha dicho que…
Blasegman,
Solamente se puede participar por invitación, el nivel es altísimo. Sería como la fórmula uno.
frikosal ha dicho que…
Rosangela,
Muchas gracias.
Miguel ha dicho que…
Muy bueno, muy bueno el post. Me ha hecho reir, pero después me he puesto a pensar. Es cierto, hoy en día los jóvenes viven apartados de la religión (cristiana,claro) y no son capaces, por tanto, de renegar de ella.

Un saludo.
treehugger ha dicho que…
Me extraña que a la final no llegase ningun pescador de l'Ampurdà afectado por la tramontana.
Le Mosquito ha dicho que…
Providencial.
Jo jo jo...
:)
nomesploraria ha dicho que…
¡Viva el Gran Agrimensor!
¡Viva la blasfemoterapia¡(*)
¡Viva la madre que le parió!

Hoy le pongo un 10.

Por cierto, gracias por no comentar mi lamentable cuadragésimo puesto.
Merecía más Gran Maestro, aunque el rigor teológico sea mi punto débil y mi declamación no se pueda comparar con la del profe de buceo renqueante, debe reconocer en cambio, que mis afrentas y vilipendios causaron estupor y sonrojo hasta al camionero exalcoholico reicidente que fue descalificado por deficiencias de dicción. A zahiriente y/o ofensivo/lacerante nadie me gana.

(*) Cuéntenos alguna cosa de esa sana práctica de curación para el estrés, la mala leche y el dolor de pies. Se lo ruego.

Suyo siempre.
Anónimo ha dicho que…
La verdad es que es genial, lo leas por donde lo leas.
Yo también le pongo un 10 como una catedral.
Pero es ud. un nostálgico de otros tiempos.
Supongamos hoy a un ludópata al que el tragaperras engulle su última moneda sin darle juego y grita a todo pulmón sin importarle el resto de la gente:
XXX XXXXX XXXXX DIOS!!!

O bien al revés, que en esa última jugada alinea las tres campanas luminosas mientras caen monedas a chorro y grita a calzón quitado:
¡ENSALZADA Y ALABADA SEA LA SANTISIMA TRINIDAD Y TODOS LOS ANGELES Y SANTOS DEL CIELO!

Dígame ud. cual de ellos atraerá todas las miradas.
Dígame ud. cual de ellos es de una orden secreta.

Jesús A.
igniszz ha dicho que…
Creo que usted se ha olvidado del maestro Subirats. Cómo me gustaría volver a escuchar sus alabanzas al señor.
felquera ha dicho que…
Aragonés tenía que ser el ganador :), tendría usted que escuchar a los jovenzanos de 14 años de mi pueblo, que los emplean cada tres palabras. Yo uno de los más austeros, pero a la vez con un sentimiento profundo, se lo escuché a un abuelo que hoy tendría los 80 años. Si me da usted su permiso lo reproduzco (curiosamente unos años después estaba leyendo un proceso inquisitorial de Zaragoza del s. XV -cosas de filólogos, me imagino que en el gremio de los agrimensores también se harán cosas raras a los ojos del resto del mundo- y el acusado realizó el mismo juramento que este abuelete, se ve que hay cosas que permanecen inmutables).
Por cierto, ya me avisará si se decide a venir por mi puebl, que habrá que estudiar lunas y previsiones metereológicas.
la desanchá ha dicho que…
Yo aconsejo la lectura de las Sagradas Escrituras y la consulta del santoral a diario. Ya con eso se adquiere un amplio bagaje del que echar mano en las más variadas situaciones, sea celebrar un gol, afrontar un digusto o participar en el afamado concurso de blasfemias.
MK ha dicho que…
¿Xxxxx..xxxxxxx,xxx!?.
Je je... mi abuelo decia este "me cago en los cerrojos del purgatorio". ¿Como seria esta blasfemia en el lenguaje de los mensajes de moviles?

Entradas populares de este blog

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta