Llorar como los lagartos

El lagarto está llorando.
La lagarta está llorando.

El lagarto y la lagarta
con delantaritos blancos.

Han perdido sin querer
su anillo de desposados.

¡Ay, su anillito de plomo,
ay, su anillito plomado!

Un cielo grande y sin gente
monta en su globo a los pájaros.

El sol, capitán redondo,
lleva un chaleco de raso.

¡Miradlos qué viejos son!
¡Qué viejos son los lagartos!

¡Ay cómo lloran y lloran.
¡ay! ¡ay!, cómo están llorando!


(Federico García Lorca)

Yo tenía 36 años un día de octubre, y regresaba de fotografiar mariposas. Pero ya no había mariposas. En la radio del coche escuché la historia de los lagartos, tan tristes, tan viejos y tan pobres buscando su anillo. Yo también lloré. ¿Por qué lloré como los lagartos? Esta pérdida de un objeto tan especial, el anillo de desposados, que es de plomo, barato y pesado, que solamente tiene valor para ellos, me conmovió. Es, una vez más, el paso del tiempo y la destrucción de las ilusiones y los recuerdos.

A Charlot, en Tiempos modernos, se le cayó el reloj, la única herencia de su padre, en una prensa. El público rompió a reír. Pero mi madre me tuvo que sacar del cine, que tenía los asientos de madera, para no molestar a los demás con mi llanto.

Por favor ¿por qué ese cielo grande y sin gente? ¿es la indiferencia, junto con el capitán? Creo que en realidad eran dos ancianos, marido y mujer, llorando arrugados, al sol de una calle en Granada los que vio Federico siendo un niño. Y que bueno era, aunque a Borges no le gustara.

Comentarios

Erna Ehlert ha dicho que…
Creo percibir lo que expresas.
Bufaforat ha dicho que…
Pues si, que bueno era!
Gise =) ha dicho que…
Bellisimo poema este de Lorca, y bein pueden ser personas de las que habla y no lagartos. También me gustó mucho el post que nos enseñas del 2006 que corto y sentido te había quedado. A veces los recuerdos nos hacen llorar, aunque no sepamos exactamente porque...
Besototes guapo y sigue disfrutando!!!!
Anónimo ha dicho que…
A mi siempre me hizo llorar Charlot. Y el circo. Y las finales en los juegos olímpicos. Los encuentro irremediablemente tristes.
G
alguazul ha dicho que…
Pues vaya, Frikosal, a mi también me sucedió algo similar cuando la escuché en la versión de Paco ibañez hace ya tiempo. Estas canciones de Lorca aparentemente insustanciales o infantiles es que son...

Y lo de Charlot... ¿no puede ser que la gente se ría de la desgracia ajena para tratar de minimizar la suya propia o exorcizar fantasmas o temores? De todas maneras nunca lo he comprendido y no me solía reir en las de Charlot en general. Comer suelas muerto de hambre tampoco parece muy divertido, como no lo era hacer sopa de tierra en "La buena tierra" de P.S. Buck pero en ésta última era presentado en tono de tragedia y la gente no reía... puede que sea lo que pretendía más recientemente la película "La vida es bella". Sigue con tu blog.
frikosal ha dicho que…
A mi "La vida es bella" me puso en enfermo. No entré ni al principio, cuando se suponía que hacía reír, ni al final.
zbelnu ha dicho que…
Oh, también a mí me daba muchísima pena ese poema, aunque lo cantaba y aún puedo cantarlo, me lo sé de memoria...

Entradas populares de este blog

La libélula negra

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta