Los tres cerditos constructores

Había una vez, en un país muy lejano, tres cerditos constructores: el cerdito inmigrante, el cerdito obrero y el cerdito promotor.

El cerdito inmigrante llegó ilegalmente y empezó trabajando de peón. A fuerza de mucho trabajar y mucho observar, pudo aprender el oficio de colocador de pladur. Con lo que ganaba, le pareció que podría pagar un piso en un suburbio miserable.

Pero al poco de firmar su hipoteca, soplaron vientos de crisis y llegó la ruina.

Cuando la ruina alcanzó el piso del cerdito inmigrante, de un solo soplido le dejó sin trabajo. El día del embargo, dos guardias civiles y un notario les echaron a la calle sin atender al llanto de los niños.

Y suplicó: “Cerdito obrero, no tengo trabajo. ¿Podrías ayudarme?”

-Ay, que más quisiera yo, ¿no ves que también lo estoy pasando muy mal?

El cerdito obrero era hijo de un albañil y enseguida pudo aprender el oficio de encofrador. Eran tiempos de euforia salarial, y a fuerza de mucho trabajar pudo comprarse un dúplex, un Audi A4 y un apartamento en La Manga del Mar Menor. Y ya estaba pensado en invertir en otro piso cuando llegó la ruina.

En un par de soplidos les dejó sin trabajo, a él y a su mujer.

-Cerdito promotor, no podemos pagar la hipoteca, ¿podrías ayudarnos?

-Ay, que más quisiera yo, si hace meses que no se empiezan obras nuevas.

El cerdito promotor siempre estuvo bien situado y ya de joven pudo disfrutar de la náutica, del golf y de otros caros placeres. Empezando con el bolsillo lleno, a fuerza de mucho especular, recalificar y subcontratar, amasó un gran patrimonio que no enumero para no causar escándalo.

Y cuando la ruina llegó a su casa de la zona alta, estuvo un buen rato soplando y soplando. Pero el cerdito especulador ya lo había vendido todo y tenía el dinero a buen recaudo, en otros países y en negocios que no me quiso contar. Pero me dijo: “Acuérdate siempre de esto Frikosal, el último millón hay que dejárselo ganar a otro”.

Y dicen que allí en lo alto, el cerdo banquero se lo mira todo con relativa indiferencia desde su torre de cristal, por que de toda la vida se ha dicho que la banca siempre gana. Aunque esta vez la ruina viene muy crecida y ¿quien sabe lo que podría suceder?

(3 de Noviembre, San Martín, tomen nota)

Comentarios

treehugger ha dicho que…
Querido Dr. Me temo que el 3 de Noviembre el San Martín nos tocara a todos. Yo ya me veo lavando los platos sucios del festin de los cerditos. O se cree que el Govierno, con el dinero de usted y el mio, no va a paliar la resaca de tamaña orgia?
El Roble Melojo ha dicho que…
Parece que al no construirse viviendas el tema se va a desviar a infraestructuras, así que ya nos podemos ir preparando para km y km de autovías, AVEs y otras parecidas. La necesidad se justificará según las necesidades de las grandes constructoras.
el roble melojo ha dicho que…
Se me olvidaba otro negocio jugoso para algunos cerditos; las centrales nucleares, a pesar del incendio de ayer en Vandellós.
elfriki ha dicho que…
Estoy con treehugger. La solución a la crisis será una chapuza cortoplacista. Imaginación al poder!! Que asco. Que inviertan en educación, en investigación, en algo que nos saque de nuestro eterno binomio ladrillo-parque temático. Pero no, sería pedir demasiado.
Anónimo ha dicho que…
Moraleja, no dejes que un cerdo construya tu casa.

Pako
Martin Gallego ha dicho que…
Las crisis económicas acentúan las diferencias: la clase media pasa a ser pobre directamente, y los adinerados se quitan de en medio por lo que pueda pasar......
Los bancos permanecen.
Saulo ha dicho que…
Bonita, descriptiva y oportuna fábula.
igniszz ha dicho que…
Estoy con Roble, es más, reavivando las infraestrucuras conseguiran maquillar los grandes números y salvar a más de una gran constructora amiga, pero no solucionarán los pequeños números de los de a pié.
Carmen ha dicho que…
Qué buen cuentista acabo de encontrarme... y qué pena que sea tan realista! Esta vez me toda disentir, no creo que cada cerdo tenga su San Martín...
Besos de después (de las vacaciones)
Gise =) ha dicho que…
Hay tus cuentos me dan escalofrios...no por como lo cuentas sino por lo que contiene...la que se viene...
No entiendo que significa lo del 3 de noviembre es algun dicho de acá?? lo siento...
Es lamentable pero la banca siempre cae parada y el trabajador siempre debajo de la banca...
Besitos y ojo con los cerdos!!!
el objeto a ha dicho que…
esta mañana he salido a la pequeña terraza de A.con vista a varios terrados del eixample, en algunos que hasta ahora estaban abandonados han aparecido macetas y algunos muebles reciclados pintados a mano, yo he pensado en esta crisis que se nos ha echado encima y he pensado en lo que pasó en París, o en San fRancisco, en que en momentos de vacas flacas la gente se las apañó, se organizó y por las calles se respiraba cierta complicidad, nueva amabilidad... es mi granito de optimismo a la vuelta de vacaciones
Rosangela Neri ha dicho que…
Adorei...
Consigo entender mas não sei escrever... Rosangela Neri
zbelnu ha dicho que…
Los tres cerditos siempre me pareció un cuento triste de puro calvinismo, casi como La cigarra y la hormiga (yo siempre simpaticé con la cigarra, que era artista) pero esta versión hiperrealista es muuucho más triste.
zbelnu ha dicho que…
Tiene razón el roble melojo. Mi barrio está todo abierto. Ahora es la ampliación de la línea 9. Han cortado árboles por la cara, sin raíz, ya les da igual no simular trasplante. Y se preparan para cortar todos los almeces de la plaza Joaquim Folguera. Todo para que los turistas (serán los que comen mendrugo de pan en los bancos de passeig de gràcia, que no tienen ni para pans and company y duermen en caravanas?) Y en la Diagonal, se preparan para talar todas las palmeras y plátanos de los parterres centrales para que pase un tranvía completamente innecsario. Infraestructuras!!!
Mad Hatter ha dicho que…
Crisis, cerda y cochina crisis ¡Buena fábula "Friko"!
la desanchá ha dicho que…
Estas cosas siempre afectan a los mismos: los pobres son más pobres, la clase media se ha quedado casi pobre, y los ricos siguen siendo ricos. Los pisos baratos se siguen vendiendo, los de gama media no hay manera de meterles mano y el que se podía comprar un piso de 100 millones, se lo puede seguir comprando.

Ahora, otro de cerditos: este verano tuve ocasión de leerle el cuento de los cerditos a la hija de una amiga; qué cosas, los de la casita de paja y la de palitos eran cerditos y el de la casita de ladrillos había sido convertido en cerdita. No puedo con el tontofeminismo políticamente correcto(espero que no me crucifiquen) que convierte al cerdito listo en cerdita o a los miembros en miembras. Me parecen cosas que rozan el ridículo y que no hacen ningún favor a las mujeres.

Ah, el San Martín de la matanza creo que es el del 11 de noviembre, el de Tours, el que partió su capa con un pobre semidesnudo enmedio de la ventisca; el del día 3 es el de Porres, fray Escoba.
frikosal ha dicho que…
Aquí incluso los "baratos" ya son demasiado caros para la denominada clase media. Nosotros ahora no podríamos comprar ningún piso.

Lo del feminismo de las miembras es una verdad como un templo. Y muchas cosas más que habría que decir.. ya no se puede decir casi nada. Ayer una señora hacía broma de esto en un programa de tv, poca gente se atreve.

Eres una entendida en santos ! Ya te consultaré para la próxima, vi los dos Santos Martines pero me pareció que para el 11 ya se habría jorobado algo grande. Veremos.

Entradas populares de este blog

La libélula negra

Sobre la reproducción de las libélulas

Andrómeda en el palacio de Siddharta