domingo, junio 10, 2012

El descrédito y la culpa

Después de años de esfuerzo, de tener que soportar una y otra vez la misma broma sobre los toros y la siesta, parecía que poco a poco empezaban a darse cuenta de que en realidad trabajábamos tanto o más que ellos. Que podíamos resolver incluso más cosas que ellos. A veces improvisando -lo admito- pero con menos medios, muchos menos, y a costa de más esfuerzo, les estábamos alcanzando. Y partíamos de un largo retraso. Recuerdo un congreso en el que cité el trabajo de un investigador francés. Resultó que estaba en la sala. Indignado, dijo que aquello no podía ser. Por la noche, con las ecuaciones en la mano, aceptó escucharme y se llevó una copia de nuestro artículo. A la mañana siguiente me felicitó. Y una reunión, en Alemania, en la que un proyecto estaba bloqueado. Con un rotulador improvisé una solución en la pizarra. Recuerdo un cabreo considerable de los anfitriones, y una leve sonrisa en la cara de la Scientific Officer de Bruselas... que resultó ser vasca.  También recuerdo, en Inglaterra, la sorpresa que me llevé al ver que mis jornadas diarias de trabajo eran el doble (sin exagerar) que las suyas. Por favor, disculpen si me excedí con las anécdotas: mucha gente podrá contar historias como estas y yo no pretendo ser ejemplo de nada. Pero lo estábamos logrando.

Ahora todo esto se ha ido a pique. Ahora, me temo, volvemos a ser el país de las mentiras, las marrullerías contables, el humo, la recalificación urbanística, los excesos en el fútbol. Y la búsqueda del El Dorado, el premio Gordo de la Lotería Nacional, los milagros que sin necesidad de demasiado trabajo llevan a la riqueza, una riqueza fácil, sin esfuerzo, sin tecnología. Como la de Aladino después de encontrar su lámpara. Los monopolios de hecho, los abusos de toda clase. Los funcionarios del registro de la propiedad que tenían coches de lujo. El país donde en un año se vendieron más Audis que en Alemania y se construyó más que en toda Europa. Los que casi casi llegaban al G20, los que pedían un puesto de responsabilidad entre las grandes naciones. El descrédito.

Pero yo no acepto que todos hayamos vivido por encima de nuestras posibilidades, ni que todos nos hayamos endeudado de forma irresponsable. Hay unos culpables. Faltan -parece ser- 100.000 millones de euros. Alguien los ha hecho desvanecerse. Alguien le dio forma al humo que salía de la lámpara, alguien lo cortó y lo vendió a plazos. Me parece que ni el Ministro de Economía ni el presidente del Gobierno (que ahora mismo estará viendo un partido de fútbol) han sido claros: yo me temo que los vamos a tener que pagar nosotros, junto con los intereses. 

Pero no podemos permitir que la etiqueta de culpables pese sobre todos nosotros. La culpa no puede ser colectiva. La culpa es de los individuos: unos son culpables (en diferentes grados) y otros inocentes. En los años 30 en Alemania se encontró a un culpable colectivo. Así empezó lo que empezó. ¿Y como terminó? Con un juicio, en Nuremberg, donde se señaló a unos individuos concretos como culpables. En ese momento terminó la pesadilla. Se podrá criticar este ejemplo, se podrá criticar el juicio... pero lo que está claro es que no debemos aceptar una culpa colectiva que solamente puede engendrar monstruos. 

Habrá unos culpables, hay que buscarlos. Alguien, desde los bancos y las cajas, pidió crédito al exterior de forma irresponsable y lo utilizó para alimentar la burbuja. Alguien en el Banco de España y en los diferentes gobiernos miró hacia otro lado. Alguien desde fuera dejó crecer esa burbuja. Tendremos que pagar nosotros, pero la catarsis tiene que hacerse. Y no se hará.

15 comentarios:

Paco Elvira dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Manel.

Agustin Rueda dijo...

Tendrá que hacerse.

Ajo dijo...

Si, es verdad estoy absolutamente de acuerdo con el veredicto y con la sensación de que la lucha por salir hacia adelante con dignidad y provocar el respeto hacia nuestros vecinos, nuestras jornadas de doce horas diarias, nuestro respeto hacia los servicios públicos, nuestro esfuerzo por hablar inglés, por amarnos sin casarnos, por trabajar en red en vez de envidiarnos, por ser serios i puntuales, nuestra ilusión por aprender y compartir...todo se fué al garete...hemos pecado de demasiada complacencia...ya hace tiempo que debíamos haber exigido más honestidad...los que entan en el comienzo del camino aun tienen esperanza...nosotros los de entonces, tenemos pena, mucha pena...

Joselu dijo...

No se hará porque están pringados todos los que han estado en el poder. Esto incluye a los partidos mayoritarios y a los nacionalistas, esto incluye a los sindicatos que tenían representación en Bankia y callaron. Todos los partidos están en manos de lo bancos de los que reciben créditos para su actividad. Y han callado todos. Todos sin excepción.

No habrá catarsis porque todos tenemos cuentas en los bancos, antiguas cajas de ahorro. No habrá catarsis porque el poder no tiene ningún interés en hacerla. Y nosotros estamos en sus manos, y habremos de pagar estos cien mil millones de euros. ¿O quién los va a pagar? ¿Los bancos? Ja, ja, ja. Si eres funcionario, prepárate que vienen curvas.

Hoy todo va sobre la Roja. Nunca me ha resultado tan abominable este montaje. Nunca se ha visto tan clara la maniobra de ocultación de la realidad.

No pagará por esto nadie, Manel. No habrá catarsis. Pagarás tú y yo, y todos. Esa es la cruda realidad.

fenixavisunica dijo...

No va a pasar absolutamente nada, le remito a Lampedusa.

jordi chueca dijo...

Genial reflexió sobre els problemes que ensuvindran. Jo també crec que el meu crèdit estarà en dubte.......

David Galán dijo...

Estoy deacuerdo.

Xaro La dijo...

Ufffff

hugo solo dijo...

El dinero gratis recuerdo que el colectivo KRTU de fotografos todos maestros y pensadores de esta se reunian el ultimo dia en tarragona en un teatro y habian autocares desde barcelona gratuitos hasta tarragona para los que quisieran apuntarse quien pagaba el teatro y los autobuses gratuitos ?

David Álvarez dijo...

Manel, una reflexión que todos nos hacemos. Como bien dices a mi también me causó gran sorpresa que en el extranjero los científicos españos estaban muy bien considerados (eso si, la mayoría trabajaban allí, en el extranjero). Ahora se prevé un éxodo mucho mayor, ya lo dijo la secretaria de estado, aquí sobramos la mayoría.

Pero mientras dice eso sin sonrojarse y como bien dices, aquí se han volatilizado 100.000 millones de euros, 10 veces más de lo que se recortará este año en Sanidad y Educación, pero no pasa nada, aquí nadie dará explicaciones porque no se las piden.

Somos un país de pandereta, si España gana la puñetera eurocopa cada jugador se llevará 325.000 euros de prima (los alemales se llevan "solo" 110.000 por lo mismo). En total, multiplicando por 24 jugadores sale 7.800.000 €, a los que hay que sumar la prima del entrenador y el cuerpo técnico. ¿Pues sabéis cual es el presupuesto destinado este año a la convocatoria de proyectos de investigación del plan nacional?. Pues 12.800.000 €. Y todo sale del mismo saco. Pero se ve que según el gobierno hay que recortar en investigación.

ercanito dijo...

Y no se hará...

Qué triste

igniszz dijo...

Todo esto se hace porque se les permite. Hay como mínimo cinco millones de razones para protestar y quejarse en la calle, y no se ve mucho movimiento que digamos.

Erelea dijo...

Circula por ahí una historia de burros, que probablemente ya hayáis leído:

------------------------------
Se solicitó a un prestigioso asesor financiero que explicara esta crisis de una forma sencilla, para que la gente de a pie entienda sus causas.

Este fue su relato:
* Un señor se dirigió a una aldea donde nunca había estado antes y ofreció a sus habitantes 100 euros por cada burro que le vendieran.
* Buena parte de la población le vendió sus animales.
* Al día siguiente volvió y ofreció mejor precio, 150 por cada burrito, y Otro tanto de la población vendió los suyos.
* Y a continuación ofreció 300 euros y el resto de la gente vendió los últimos burros.
* Al ver que no había más animales, ofreció 500 euros por cada burrito, dando a entender que los compraría a la semana siguiente, y se marchó.
* Al día siguiente mandó a su ayudante con los burros que compró a la misma aldea para que ofreciera los burros a 400 euros cada uno.
* Ante la posible ganancia a la semana siguiente, todos los aldeanos compraron sus burros a 400 euros, y quien no tenía el dinero lo pidió prestado.
* De hecho, compraron todos los burros de la comarca.
* Como era de esperar, este ayudante desapareció, igual que el señor, y nunca más aparecieron.


Resultado:
* La aldea quedó llena de burros y endeudados.
* Hasta aquí lo que contó el asesor.


Veamos lo que pasó después:
* Los que habían pedido prestado, al no vender los burros, no pudieron pagarel préstamo.
* Quienes habían prestado dinero se quejaron al ayuntamiento diciendo que si no cobraban, se arruinarían ellos; entonces no podrían seguir prestando y se arruinaría todo el pueblo.
* Para que los prestamistas no se arruinaran, el Alcalde, en vez de dar dinero a la gente del pueblo para pagar las deudas, se lo dio a los propios prestamistas.
* Pero estos, ya cobrada gran parte del dinero, sin embargo, no perdonaron las deudas a los del pueblo, que siguió igual de endeudado.
* El Alcalde dilapidó el presupuesto del Ayuntamiento, el cual quedó también endeudado.
* Entonces pide dinero a otros ayuntamientos; pero estos le dicen que no pueden ayudarle porque, como está en la ruina, no podrán cobrar después lo que le presten.
* El resultado: Los listos del principio, forrados.
* Los prestamistas, con sus ganancias resueltas y un montón de gente
a la que seguirán cobrando lo que les prestaron más los intereses,
incluso adueñándose de los ya devaluados burros con los que nunca llegarán a cubrir toda la deuda.
* Mucha gente arruinada y sin burro para toda la vida.
* El Ayuntamiento igualmente arruinado.


Resultado final:
* Para solucionar todo esto y salvar a todo el pueblo, el Ayuntamiento bajó el sueldo a sus funcionarios.
----------------------------------------


Si cambiamos burros por casas tendremos poco más o menos lo que nos está ocurriendo a nosotros.
A ver como demonios se soluciona ahora.



Otra cosa: la competencia científica y profesional de los españoles es francamente buena (comparada con los científicos y profesionales de otros lugares), pero somos nosotros mismos quienes tenemos un complejo de inferioridad preocupante, y creemos que cualquier cosa que viene de fuera (especialmente si viene del norte) es mejor que lo nuestro. Mientras no espabilemos lo tenemos crudo.

CYD dijo...

Hay le has dao macho. Mas claro agua... y mientras tanto a el presidente lo único que se le da bien decir es ¡viva el vino!
Un saludo

angel dijo...

Un pais en el que sale mas gente a celebrar un titulo ( de quien sea) que a protestar no va bien.
Su pesimismo, que a menudo menciona, esta vez está justificado.
Una burrada, o no ??: los franceses esto lo arreglaron hace unos 200 años con unas cuantas guillotinas. Hace tiempo leí en una pared, que a veces dicen grandes verdades, que Europa necesitaba una revolución. Igual toca ya !!!.
Eso si, que viva la Roja !!!!!