La elusiva luz zodiacal

Al parecer, el Profeta Mahoma habló en varias ocasiones del falso amanecer, una luz tenue que se anticipa a la salida del sol y que también aparece a veces dos horas después del ocaso. Es una luz blanquecina, realmente débil, más sutil que la Via Láctea, que queda completamente oculta por el brillo de la Luna o por cualquier tipo de iluminación artificial, pero que debió de ser impresionante en las noches oscuras de Arabia.

Este misterioso fenómeno en occidente se conoce como "luz zodiacal", y desde que supe de su existencia y de su naturaleza elusiva, me propuse fotografiarlo. Es un objetivo difícil, la luz zodiacal requiere de cielos impolutos para ser observada. En Tenerife, junto al Teide, el cielo Oeste estaba sucio con la luz del Puerto de la Cruz por lo que no pude observarla (o no supe hacerlo, después he sabido que si que es perfectamente visible desde Tenerife). Esta es la desgracia de la astronomía, cualquier anuncio de neón puede ser más brillante que un millón de mundos distantes.

Pero ¿a que se debe esta misteriosa luz, totalmente invisible para la mayor parte de los Europeos a causa de la contaminación luminosa? En 1684 el astrónomo Nicolas Fatio de Duillier, contemporáneo de Newton, encontró la respuesta: se debe a la presencia de partículas de polvo en entre los planetas.

No está completamente vacío el sistema solar. Los enormes espacios entre planetas están ocupados por pequeñas motas de polvo orbitando perezosamente en torno al sol, restos de colas de cometas y de pequeños asteroides que han chocado entre si... Se calcula que estas pequeñas partículas están en promedio separadas kilómetros unas de otras, de modo que la tierra y las naves espaciales se abren paso a través de ellas sin ninguna dificultad. Pero es tal su volumen que brillan a la luz del sol y aunque parezca mentira, en condiciones idóneas pueden llegar a verse desde la tierra.

Ahora, en el mes de febrero, se puede observar unas dos horas después de la puesta de sol, en una noche sin luna y -lo más difícil- sin ninguna clase de contaminación luminosa.

El pasado domingo pude reunir las anteriores condiciones. Yo miré al oeste, aproximadamente en el momento indicado, pero no puedo asegurar que mis ojos vieran ese débil resplandor interplanetario. Pero poco importa lo que mis pobres retinas tengan que decir, la cámara aparentemente si que lo registró.

En la primera foto, la estrella brillante que está a punto de desaparecer detrás de la montaña es Venus. A la derecha de la imagen está la Via Láctea. En el centro se ve una estrella con un halo de luz ovalado, es la galáxia de Andrómeda, que espero poder fotografiar algún día. Y encima de Venus, ese resplandor debe ser la luz zodiacal. Está hecha con un 50mm a F2, con 30 segundos de exposición.

En esta segunda foto tal vez se vea mejor. Está en el centro de la imagen, llegando hasta la altura de las Pléyades. Está hecha con un 20mm a F2.8 (y por eso las estrellas de los bordes adolecen de aberración de coma, si algún mecenas entre el público quisiera regalarme el excelso 14-24 F2.8 por mi cumpleaños, prometo mejorar esta foto y dedicársela).

Aquí también se puede ver la contaminación luminosa, de color rojo, a la izquierda, que nos proporciona un nivel de referencia visual contra el que se puede validar la luz zodiacal. Fue Galen Rowell el que habló del nivel de referencia visual, que es una cosa conocida por el que está viendo la foto y que sirve como vara de medir para que podamos apreciar lo extraordinario.

Al amigo J.B., devoto lector de Rowell y de Thoreau, que ahora estará fotografiando los más maravillosos paisajes de la Tierra.


PS. Los entendidos saben ver muchas más cosas en esta foto. El amigo Xavi, que es el corazón del foro Astrocat, ha tenido la amabilidad de señalarlos:

Comentarios

igniszz ha dicho que…
Contaminación, contaminación y más contaminación. Parece ser que no sabemos hacer nada más en este mundo.
Conocías de la existencia del homo sapiens asteriensis? Es una especie que se puso de pié para poder mirar mejor las estrellas. Según creen los expertos, todavía queda algún ejemplar, pero nunca se ha podido ver, porque solo sale de su cobijo durante la noche, cuando no hay contaminación lumínica, por lo que probablemente esté en peligro de extinción.
zbelnu ha dicho que…
Pero a pesar de ese horror de la contaminación lumínica, qué bonita idea la de esa luz misteriosa... y me encantan las fotos
Amig@mi@ ha dicho que…
Cada día encuentro más difícil este mundo, pero no por eso menos apasionante. Gracias de nuevo por compartir tus conocimientos y tus imágenes...
Besos
pablito ha dicho que…
Pues seguro que ni Thoreau en su cabaña veia la naturaleza tan espectacular como en tus fotos :)
Luna ha dicho que…
Me alegro que disfrutases de ese lugar y ahora puedas enseñárnoslo a los demás, aunque me habría gustado estar ahí. El cielo y las fotos son mágicas ;)
Un profe cualquiera... ha dicho que…
Me encanta tu blog, creo que te lo he dicho más veces. Gracias por compartir estas cosas con todos nosotros. Un saludo
el objeto a ha dicho que…
Gracias Frikosal por este post lleno de cosas maraviollosas!

me maravilla esa gente que es capaz de ponerle nombre a una luz, a un efecto de polvo de estrellas, y el nombre de luz zodiacal es genial! uniendo casas astrológicas, números, signos y caminos invisibles
y tus amigos que viendo una foto dibujan mapas eternos (=que siempre han estado ahí), dibujar sobre el cielo oscuro, ver lo que otros no ven, en una noche sin luna,
cuándo es tu cumpleaños?? es por si me cruzo con algún mecenas ;-)
Clares ha dicho que…
Hola, vengo recomendada desde otro blog y la verdad es que me he quedado sorprendida muy agradablemente. Haikus, una de mis aficiones, aunque rara vez los escribo. Además tienes una profesión que siempre me ha parecido preciosa. No veas la envidia que me da cuando veo a tus colegas con ese aparatillo por el que miran. Si hubiera sido hombre, no sé, a lo mejor se me habría ocurrido hacerme agrimensor, pero cuando yo era cría eso era trabajo de hombres sólo.
Lo del cielo, mira, tengo un campo con una casa. Mi marido se pone a mirar las constelaciones y a mi me gusta, pero siempre termina dándome algo parecido al miedo. Me sobrecoge. Me parece que me pierdo ahí. Volveré de visita y ahora mismo mando el enlace a unos cuantos que van a estar encantados. Saludos
frikosal ha dicho que…
A,

Ya falta poco para mi aniversario, date prisa con ese mecenas :)

Entradas populares de este blog

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta