El café Tortoni en Buenos Aires

Si pasais por Buenos Aires y os gustan los locales para tomar algo, por ejemplo un café, y charlar un rato con los amigos, tal vez os guste el Café Tortoni. El local es precioso y de las paredes cuelgan estupendas pinturas y fotografías, parece ser que es costumbre regalar una obra al Tortoni.

Yo creo que el ambiente del local debe estar algo diluido por la presencia masiva de turistas (yo el primero entre ellos), pero sigue siendo un lugar muy interesante.

Debo decir que solamente he estado una vez en Buenos Aires, fue hace poco. Por desgracia, apenas pude estar alli unas 24 horas. Es una ciudad mítica de la que he oido hablar desde pequeño como una gran cosa, parece ser que alli está enterrado un bisabuelo mio.

Además, para mi Buenos Aires era sobretodo la ciudad de Jorge Luís Borges, escritor que ocupa un lugar destacadísimo en mi olimpo personal.

Ultimamente, antes de salir de viaje, algunos amigos Argentinos me la habían pintado como decadente, sucia y peligrosa, llena de timadores del estilo "Nueve reinas", sin ningún interés especial excepto para la gente que ya estaba vinculada afectivamente a ella. De modo que llegué esperandome encontrar un desastre.

Pero lo poquísimo que pude ver me ha dejado buen recuerdo y ganas de volver con más tiempo. Por ejemplo: las numerosas librerías abiertas sábado y domingo hasta muy tarde. No recuerdo haber visto nunca tantas y tan agradables librerías en ningún país de habla hispana.

Comentarios

nancicomansi ha dicho que…
La primera imagen que me viene en mente al pensar en Buenos Aires es la de un café como el de lafoto...Son típicos, ¿no? muy a la "Europa decadente", llena de gente cultísima que toman su café mientras hablan de lo humano y lo divino...a mí es uno de los sitios que más me gustaría visitar...¿Esta´la gente tan a "la page" de todo como tienen fama?
nancicomansi ha dicho que…
¡AH! me me he "metido" en HAIKUS y fotos de FAUNA...¡Chapeau!
Albert ha dicho que…
El jardín de los senderos que se bifurcan... quina passada. A mi també em va deixar tocat (Borges, a Buenos Aires no hi he estat mai)
Martingallego ha dicho que…
Buen sitio para una tertulia...me recuerda el café del Liceo. saludos
frikosal ha dicho que…
nancicomansi,
No se decirte, son especiales. Yo me fui con buena sensacion. El primer taxista ya nos contó la historia de Argentina con todo detalle, especialmente el Peronismo que es algo fuera de la comprension de los mortales, cada persona te cuenta una version diferente. Parece unanime que con Kirchner las cosas van mejor y me alegro por ellos. Lo que mas me sorprende es que NO les tienen mania a los españoles, a pesar de tener a telefonica, repsol, etc por alli.

akbert,
prometo un post de Borges.

martin,
se puede entrar alli o es para socios o algo asi?
Martingallego ha dicho que…
Je, buena pregunta. No he entrado nunca! He pasado, he mirado y nunca me he quedado. La próxima vez que vaya a Arpí entraré a tomar un café (en el café del Liceo, claro). Ya informaré ( o mejor, fotografiaré). Saludos.
pablito ha dicho que…
En otros tiempos no muy lejanos muchos artistas pagaban a sus caseros y a los restaurantes con obras de arte. También en los cafés. Era fruto de la bohemia. En Barcelona se ve en todos aquellos locales que se conservan como antes. Y el padre de un amigo mio regentó toda su vida un conocido restaurante de Palma y tienen cuadros y dibujos a punta pala.

Muy bonito el café, me recuerda al café de la ópera de Barcelona.
Gabino ha dicho que…
Pareceme ver en este local al visionario Borges enredado entre las miradas ciegas de sus compatriotas.

En un reciente viaje en tren, tuve la fortuna de que a mi lado etuviera sentado un argentino de 60 y....10 años y pico, probablemente, que como buen conversador, me relató con detalle en un lenguaje fluido y precioso bastante parte de su interesante vida. El iba camino de Ávila donde estaban sus raices, yo escuchándole hablar iba camino del Mar del Plata, donde me llevaron sus palabras.

Entradas populares de este blog

La libélula negra

Sobre la reproducción de las libélulas

Andrómeda en el palacio de Siddharta