Odiseo regresando a Itaca




Odiseo pasó largos años tratando de regresar a Itaca. Fueron muchas sus aventuras en el viaje por el Mediterraneo, de vientos caprichosos. Pasó de la riqueza a la pobreza en mas de una ocasion, estuvo a punto de morir ahogado o devorado por monstros. Se ayudó de su fuerza, pero sobretodo de su astucia y su elocuencia.

Calipso, divina entre las diosas, le ofreció la inmortalidad que él rechazó para poder regresar con Penélope a Itaca. Penélope, como el mismo Odiseo reconoce, era mortal e inferior a Calipso en todos los aspectos.

Además, Calipso vivía en una isla paradisíaca, en una verde selva de chopos, álamos y cipreses olorosos donde anidaban aves de luengas alas: búhos, gavilanes y cornejas marinas (cormoranes?). Mientras que Itaca era y es pedregosa, seca, áspera, mediterranea. Las islas, que se inclinan hacia el mar, no son propias para la equitación ni tienen hermosos prados, e Itaca menos que ninguna.

Es potente la imagen de Odiseo despidiendose de Calipso a las puertas del paraiso para regresar a su pedregosa Itaca. Y tambien la de Calipso echando en falta eternamente a Odiseo despues de haberlo salvado (como nos recuerda Suzanne Vega en la cancion).

No es este el único momento memorable de la Odisea. Se trata de una verdadera maravilla de la literatura, que sigue siendo plenamente actual. Yo disfruto releyendola cada cierto tiempo, y mas de una vez me vienen escenas a la memoria.

Aqui viene una traducción. Las aventuras de Telémaco que vienen al principio podeis saltarlas sin miedo y dejarlas para una segunda lectura.

Comentarios

pablito ha dicho que…
¿De dónde es la foto?

Entradas populares de este blog

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta