El rio durandiano

Será que se acerca el otoño, me apetece sentarme de nuevo a escribir alguna cosa. El mundo ya es demasiado complicado (lo digo sin ironía), al menos para mi lo es, y por fuerza deberá ser algo de poca importancia. Como que este verano he vuelto a bañarme en el rio. Es un rio pequeño, que apenas viene en los mapas, pero nos ha regalado muy buenas mañanas. La gente suele bañarse cerca de la carretera, pero andando poco más de media hora se llega a un salto de agua entre dos meandros donde se puede estar mucho más tranquilo. Hemos estado visitando ese lugar durandiano durante años y solamente hemos coincidido con dos personas. Que placer explorar los rincones buscando cangrejos, aunque sean invasores, observar las libélulas y nadar en las pozas.

Es importante entrar en el agua haciendo el mínimo ruido posible. Hay que adoptar una forma digamos hidrodinámica y deslizarse con la mayor dignidad de que uno sea capaz, evitando salpicar y molestar a las Náyades que pudiera haber. Ahora mismo descubro que en inglés la palabra streamline, que vendría a ser la linea tangente a la velocidad de un fluido en cada punto, también es un verbo que significa simplificar. O sea: entrar en el agua de la forma más simple y eficiente posible, si pudiera ser sin crear remolinos ni ninguna clase de perturbación, aspirando a la perfección del pez. Odiando un poco, aquí debo decirles que lamento seriamente los gritos de los inconscientes que saltan al agua desde las roca, como si estuvieran haciendo balconing, buscandose desgracias que no tienen.

Y una vez, nadando en una poza, encontré una rana que descansaba en la orilla y estuvimos mirándonos. Ella estaba un poco más alta que yo y se sorprendió al verme en ese ángulo tan poco habitual. O tal vez solamente fui yo quien me sorprendí al verla a ella. Nunca lo sabremos, pero estuve un buen rato obsevándola hasta que finalmente saltó sobre mi cabeza y desapareció en la poza, ella si totalmente streamlined sin ninguna clase de turbulencia perceptible.

Termino recomendando Summertime versión de Kat Edmonson que ustedes podrán escuchar si gozan de Spotify. Feliz retorno al mundo real, los que hayan retornado.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Querido frikosal!!
Tendresa, sensibilitat.... a la potència més alta.
Gràcies i més escrits.
Però no ho diguis.

Entradas populares de este blog

La libélula negra

El caso de la mariquita naranja

Sobre la reproducción de las libélulas