jueves, diciembre 29, 2011

Las enseñanzas de la sauna

Poco me duran a mi las rutinas. Sigo acudiendo regularmente al gimnasio, pero he dejado el método del ajedrez en la elíptica para regresar a la natación. Debo contarles cual es mi nueva rutina antes de entrar en el asunto de la sauna.

Antes me costaba mucho nadar. Era por que me obsesionaba en contar las piscinas. Eso suponía una enorme dificultad para mi. A la que empiezo a nadar, y mientras veo pasar hacia atrás a los azulejos, felices en el fondo de la piscina, mi mente empieza a recorrer mundos lejanos. A veces son mundos hermosos, a veces son tristes... pero entre tanto, no puedo recordar algo tan banal como el número de piscinas recorridas. Imposible saber si eran 8, 14, 22 o las 40 que me exigía para llegar a los 1000 metros.  Después, un mal día observé que en recorrer una piscina de ida y vuelta, nadando crol, tardaba un poco más de un minuto. Esa fue una mala temporada: me obsesioné en mantener ese ritmo. Ponía en marcha el cronómetro y me mortificaba enormemente cada segundo perdido.

Después de haber aprendido la lección del muffin,  vi la luz y dejé de contar tiempos y distancias. Nado lo que me pide el cuerpo, a la velocidad que me da la gana, sin más. Después, salgo de la piscina y me meto en la sauna. Al principio me molestaba si había más gente, pero ahora me he dado cuenta de que la sauna es un microcosmos apasionante. Lo bueno de mi gimnasio es que hay gente de todas clases, y uno siempre puede aprender de todos. 

En bañador todos somos casi iguales, hasta que empezamos a hablar. El otro día por ejemplo había una pareja de señores que debían de ser muy importantes. Empezaron a proponer una serie de soluciones para la crisis que hace unos meses hubieran parecido delirios de extrema derecha pero que ya empiezan a perfilarse como probables. El termómetro marcaba ese día 95 grados y 40% de humedad. Yo aguantaba estoicamente todos los comentarios, hasta que dijeron que un señor que a veces sale por la tele es “gordo y sucio”.  No es que yo le tenga especial simpatía pero todo tiene un límite y me vi obligado a contraatacar diciendo que la persona que (según yo supuse) ellos votan ha hecho cosas muy feas, sean o no ilegales. Tocado. Acerté el disparo! La discusión se acaloró un poco y al final me marché.

La gracia de la sauna no es la sauna en si, si no la salida. Tomo aire y me tiro a la piscina otra vez, de cabeza (cosa que no está permitida pero he llegado a un acuerdo con el socorrista). Para ahorrar oxígeno es importante dejar la mente en blanco. Miro al infinito y los azulejos pasan de nuevo por delante de mis ojos hacia atrás, ahora desenfocados mientras yo braceo. Oigo los crujidos de mis músclos y el latido de mi corazón. Paladeo cada movimiento hasta llegar al otro lado.  Salgo. Respiro un par de veces y regreso nadando crol. Es entonces cuando noto una sensación de relajación brutal, como si me hubiera pasado una apisonadora por encima. Los cambios de temperatura son el secreto de los balnearios, según me dijo un entendido. Nado un rato más y regreso a la sauna.  Repito este ciclo dos o tres veces.

A cada paso por la sauna han cambiado por completo los personajes. Un día vi nadando  a un chico negro, joven, y me puse en otro carril, con una señora mayor, pensando que joven iría muy rápido y yo le molestaría. Grave error: la señora nadaba de espalda y me dio un manotazo en la cara. Peor todavía: se indignó por haber golpeado su mano con mi cara y estuvo como 15 minutos regañándome. En la sauna, a la siguiente pasada, me encontré al joven y se lo conté. Resulta que el joven escultural que yo imaginaba fuerte y saludable tiene una hernia discal, ha tenido que dejar de correr y jugar al fútbol y cambiar completamente su vida… Después entró un señor que se dedica a la venta ambulante en el mercadillo, y llorando me contó que se le había estropeado la furgoneta y que no sabía como salir adelante.

Pero el más interesante de todos es un hombre que hizo un brillante análisis de la situación política y económica. Le dije que si se presentaba a alcalde, yo le votaría. Y aquí viene lo sorprendente: ¡me dijo que ya se había presentado a las elecciones!

-Y ¿con quien te has presentado?

-Con los malos. ¡Pero eso no te lo quiero decir!

El tipo se molestó con mi pregunta, pero si alguien explica voluntariamente que se ha presentado a las elecciones tampoco debería ser tan raro que le pregunten con que partido… Es hábil hablando y está acostumbrado a llevar el peso de las conversaciones. Pero al día siguiente yo le hice dos o tres comentarios al estilo de los koan-zen … para tratar de llevarle al otro lado del cristal. Desde entonces me huye, pero creo que es un personaje interesante, merece la pena seguirle. Incluso le he aguantado, pacientemente, hablar de fútbol. Les iré informando.




También tengo que contarles la estrategia de la tortuga herida y mil cosas más, pero el tiempo es el que es. Lean esta entrada de Joselu, es muy buena.

10 comentarios:

Xavier Perarnau dijo...

Es necesario llevar una cierta vida eremitica para poder extraer aprendizajes de la vida en sociedad, para por ejemplo poder destilar jarabes de sabiduria en ese microclima que es la sauna de un gimnsasio. Y es necesario saber llevar ciertas dosis de socialización para saber dar valor a los necesarios retiros con uno mismo.
Yo sigo acudiendo a la sauna después de nadar, pero debo admitir que dada mi misantropia ello sólo es posible gracias a una especie de pacto tácito que hay en el gimnasio que frecuento: en la sauna no se habla. Se diría que el cubiculo hace las funciones de capill: después de remojar las carnes de cada uno en las aguas comunes de la piscina o el jacuzzi, donde las conversaciones tan animadas como intrascendentes, en la sauna se.guarda un casí religioso silencio. En un espacio donde cada uno se reúne mudamenrte consigo mismo. Para mi es cómo una meditación en la que mi ordinario torrente de pensamientos de torna humilde para permitirme concentrarme en la percepción del calor en mi cuerpo. No és necesario cantar om; basta escuchar la reapiración. Al salir, sí no me puedo permitir un paseo para permitirme un paseo o la solitaria bicicleta para regresar a casa y debo coger el transporte público el cruce de miradas y la falta de pudor con que se habla por el mobil en lugares públicos, incluidos los casi ppromiscuos como el metro de una ciudad ya me dan la medida de ecosistema humano del que, no sin un cierto sentido de extrañeza, formo parte.

Inuit dijo...

Buen ángelus don Frikocrol!!!!!
Es usted un serial de infinitos capítulos e idiosincrasias.
Nadar, un placer fuera de toda órbita; el útero materno, la ingravidez, la levedad del ser.
Primer koan: MÛ
Feliz año e inuits

fenixavisunica dijo...

Frikosal, creo que es usted un antropólogo frustrado, con un poco de orden sus crónicas serían dignas de una separata de alguna sesuda revista de antropología hermenéutica postmoderna.
Le recomiendo el ipod subacuático, escuchar la música que uno elige bajo el agua es una experiencia única y cuasi iniciática que seguramente le fascinará.
Desde que la sauna de mi club deportiva es mixta (y pudorosa) se ha perdido la sana costumbre de la charla con un ser completamente desnudo del que no sabes nada hasta que lo encuentras en la calle y te das cuenta que vestido da una imagen de sí que no cuadra (o sí) con lo que su cuerpo, su discurso y su mirada te decían en la sauna.

Osselin dijo...

Sauna-confesionario y caldarium-templarium-frigidarium. En el fondo no hemos cambiado demasiado en 2500 años.

Hoy en día se producen miles de variaciones sobre temas antiguos. Es el mensaje principal de "Los límites del control" de Jim Jarmusch, una película no apta para impacientes, que volví a ver ayer y que le recomiendo si soporta Vd. las películas contemplativas con escaso diálogo.

Liuva dijo...

“Es entonces cuando noto una sensación de relajación brutal, como si me hubiera pasado una apisonadora por encima”.

Se me hace difícil entender esta metáfora de la apisonadora. A no ser que le vaya a usted el sado-maso. Me recuerda a un cuento mínimo que una vez leí y que no me acuerdo cómo se llamaba el autor (no era Monterroso, el del dinosaurio). Se llamaba Despertar y decía algo así: “Despertó cansado, como todos los días. Se sentía como si un tren le hubiese pasado por encima. Abrió un ojo y no vio nada. Abrió el otro y vio las vías.”

De todas maneras cuando voy a una sauna a mí no me ocurren esas cosas tan poco graciosas que le pasan a usted. Igual es que yo voy a sudar sin más. Lo del negro musculosos sí que tiene un pase. Hasta el año que viene, señor. Y dele recuerdos a don Plo, que se ha vuelto a ir de focas.

pazzos dijo...

Y yo que pensé que la sauna la habían inventado los pijos para poder ganarse el pan con el sudor de la frente.

Gracias por los buenos ratos que me has hecho pasar este año leyéndote.

igniszz dijo...

Esa sauna parece un mercadillo, jaja.
Yo no tengo el problema de contar piscinas, mi lucha es por llegar o no llegar una sóla vez al borde opuesto. Debo de tener más neutrones de la cuenta!

MartinAngelair dijo...

Tengo, de siempre, la tensión muy baja,...5-9,...perfectamente,... :)



No es ningún problema,...ya estoy acostumbrada a ello,...pero esto implica que la sauna se traduce en su mayor parte, por baños en termas al aire libre,...más que nada por respirar mejor, y porque puedo concentrarme mejor en mi propia tensión.





Un beso muy fuerte Manel,...pero muy fuerte,... :)
B.T.C.M.

Miazuldemar dijo...

¿No le dejan tirarse de cabeza? ¡Qué disparate!

Esto de las piscinas es un mundo. De momento puedo decir que se hacen buenas amistades cuando ya no tiene uno intimidades que descubrirse.

Me gustó la entrada por sentirme identificada. Osea que usted también tiene un ¿Dios de chocolate? Qué entrañables son. ;)

Luna dijo...

Disfruto leyendo esos pequeños detalles del día a día a través de tu perspectiva. Haces a todo el mundo grande.