jueves, julio 30, 2009

Las estrellas en el Valle de la Luna

Atacama, Atacama, Atacama... tres viajes a Chile (por motivos profesionales todos ellos) me costó poder llegar a este desierto, el más seco del mundo, donde los cielos supuestamente son transparentes como el cristal y uno casi puede tocar las estrellas con la punta de los dedos, sin más que subir a los 4000 metros de los altiplanos.

Pero justamente nosotros llegamos en uno de los periodos con cielos tapados más largos que se recuerdan. Incluso llovió. Siete años, según nos dijeron, habían pasado desde la última vez que estuvo nublado una semana entera.

Solamente la última noche se abrió el cielo casi por completo, aunque brevemente. Me vestí para el frío y me fui corriendo al Valle de la Luna, al lugar que había elegido días antes para fotografiar la Via Láctea entre espectaculares formaciones rocosas.

Teniendo en cuenta que lo más probable es que no pueda regresar más a este lugar, al que tanto había querido ir, lo más lógico en mi caso hubiera sido que el mal tiempo me hubiera puesto enfermo de rabia. Pero parece que con la edad voy adquiriendo una resignada sabiduría.. o la capacidad de positivar las situaciones, que se yo. Lo importante es evolucionar.

Y de todos modos, aunque el cielo no fuera perfecto (observen las nubes abajo a la izquierda) la noche en la inmensidad desierta del Valle de la Luna bien merecía un viaje.

19 comentarios:

zbelnu dijo...

Era un cielo maravilloso pese a todo! La foto me encanta y tu crónica también. Bienvenido de vuelta!

nomesploraria dijo...

¡Madre de Dios del Empeine!¡San Antonio Emasculado!
Es una maravilla.

__eu__ dijo...

hola, impresionantes fotos nocturnas, q equipo y tiempo de exposición usaste para la vía láctea, un saludo.

Le Mosquito dijo...

Sigo impresionado. Ataca, ataca má, po favó.

El futuro bloguero dijo...

Sin duda un cielo precioso...

Dan ganas de hacerse creyente y todo...

@ngel dijo...

Una maravilla, gracias por enseñarnoslo.

Un saludo.

felquera dijo...

Fantástico el cielo, tiene que ser una maravilla poder verlo. Las dos rocas que lo encuadran me recuerdan a brazos tendidos hacia él. Una maravilla natural excelentemente captada. Salut.

gyorch dijo...

Qué cielos los del altiplano...

Siempre creyendo que "nunca más volverás" pero yo no estaría tan seguro.

Jorge Garat dijo...

A propósito de esta hermosa y reminiscente foto del cielo quisiera compartir una noticia que extraje de la revista "Ñ" de Junio de 2009.

NOTICIA: Galileo Galilei (1563-1642) no es un hereje y la Tierra gira alrededor del Sol.

El Vaticano decidió que 2009 (declarado Año Internacional de la Astronomía por la UNESCO) es un buen momento para reivindicar definitivamente a Galileo y colocará su estatua en mármol y de tamaño natural en sus Jardines.
"E pur si muove"...

David Álvarez dijo...

Pues menos mal que el cielo no estaba perfecto. Impresionante foto y relato.

Erna Ehlert dijo...

Es fantastico este cielo.

Has visto!
Se despejó a puesta para ti.
Y no exageres con lo de la edad.

Un saludo

Inuit dijo...

"Oran
¿A quién?
A Dios
Orar a Dios, ¿qué significa esta palabra?

¿Hay un infinito fuera de nosotros? Este infinito, es uno inmanente, permanente; necesariamente sustancial, puesto que es infinito, y si la materia le faltase, esa sería una limitación; necesariamente inteligente porque es infinito, y si le faltase algo de inteligencia, ¿sería finito? ¿Este infinito despierta en nosotros la idea de esencia, mientras que nosotros no podemos atribuirnos a nosotros mismos más que la idea de existencia? En otros términos, ¿es lo absoluto, aquello a lo cual somos lo relativo?
Al mismo tiempo que existe un infinito fuera de nosotros, ¿no hay otro infinito dentro de nosotros? Estos dos infinitos(¡asombroso plural!), ¿no se superponen el uno al otro? El segundo infinito, ¿no es, por decirlo así, subyacente al primero? ¿No es su espejo, su reflejo, su eco, abismo concéntrico de otro abismo? ¿Es inteligente también este segundo infinito? ¿Piensa? ¿Ama? ¿Quiere? Si los dos infinitos son inteligentes, cada uno de ellos tiene su principio volitivo, en cada uno hay un yo, así en el infinito superior como en el inferior. El yo de este mundo es el alma; el yo de arriba es Dios.
No quitemos nada al espíritu humano; porque suprimir es siempre malo. Lo necesario es reformar y transformar. Ciertas facultades del hombre se dirigen a lo desconocido: el pensamiento, la meditación, y la oración, son fulgores misteriosos. Respetémoslo. ¿A dónde van estas irradiaciones majestuosas del alma? A la sombra, es decir, a la luz"

LOS MISERABLES.
Víctor Hugo

( Pensando en las "inquietudes trascendentes" de Frikosal)


Qué tendrá este país que por A por B por C y por todo el alfabeto, me asalta, se me recuerda. A veces pienso que allí, el dragón de piedra que habla cerca del cielo me quiere explicar el secreto.
Qué bello diálogo mantienen los dos gigantes pétreos.
Hablarán de Dios o se preguntarán si puede existir un cielo más bello o qué hace el loco de los pelos revueltos tirado en el suelo, a esas horas, haciéndoles fotografías.
Un abrazo
Inuits

frikosal dijo...

Inuit,

El loco de los pelos revueltos, ese soy yo !!

Acertada cita de Victor Hugo, que es un autor que desconozco por completo. Me recuerda una vez maś al argumento ontológico que parece que me persigue por todas partes.

frikosal dijo...

Jorge,

Yo creo que Galileo si que era un hereje. O sea, si decimos que "era bueno, no era un hereje", entramos en el juego del pontífice. Yo creo que justamente por que era inteligente, libre, y por que tenía razón, por eso era un hereje. Ellos son los que se mantienen fieles a la Doctrina, totalmente errónea, por los siglos de los siglos.

frikosal dijo...

eu
No me gusta hablar de equipo.. fueron 60 segundos iso 1600, f2.8, 14mm.

frikosal dijo...

Erna,
No exagero que ya soy mayor.

Nmp dijo...

Yo también soy un hereje aunque esté equivocado en casi todo.

A.

frikosal dijo...

Es mejor ser original, aunque sea a costa de equivocarse. Además, yo a Vd. no le recuerdo muchos errores. Una y otra vez (por cierto) me cruzo con la historia del viaje de Darwin y tengo que devolverle su libro.

Uno+Cero dijo...

Me come la envidia viendo esta imagen...