El lagarto en si. La técnica del camaleón.

¿Donde estoy? (pinchad para ampliarlas)

Puede parecer una tontería, y probablemente lo es, pero el caso es que ya llevaba años obsesionado con el lagarto ocelado. ¿Alguien recuerda la película de Almodovar donde aparece este animal como un símbolo del paraíso rural perdido? No es esa mi situación, en mi ciudad-dormitorio obviamente no hay, y en los alrededores es escasísimo. Pero, como ya conté, los reptiles me gustan mucho.

Desde el año 2000 frecuento bastante el pre-pirineo Aragonés, y allí si que hay alguno. Yo he podido ver varios, pero siempre de pasada. Una cosa es ver un reptil y otra muy diferente fotografiarlo. He preguntado por el lagarto ocelado a casi todos los habitantes de la comarca, especialmente a pastores y cazadores. La respuesta casi siempre es la misma: antes si que se veían muchos pero ahora, desde hace unos años, ni uno. De modo que el verano pasado lo dí por imposible, y centré todos mis esfuerzos en buscar culebras de agua, de escalera y víboras.

Una tarde de agosto fresquita, a la hora del último sol, me pareció un buen momento para que una serpiente se parara a calentarse encima de una piedra. Estaban los niños jugando cuando oi un ruido de reptil a unos metros y pensé que por fin podría fotografiar la víbora. Puse el 180 macro y esperé inmóvil. Y oh, maravilla, allí, estaba el increíble lagarto ocelado por el que tanto había suspirado. Y además, era evidente que ese era su refugio. Un claro en el bosque, algunas piedras grandes para esconderse, algo de vegetación. Ideal, según los libros, para el ocelado.

El lagarto en si.

Imposible lograr que los niños mantuvieran el debido silencio y la inmovilidad absoluta que requería la situación. En vano les dije que trataran de verlo, tal vez hubiera sido el primero y el último de su vida. Y ¿como van a entender ellos que llevo años esperando este momento? Pude hacer una foto testimonial pero el bicho se me escondió. A la mañana siguiente, al amanecer, allí estaba yo cámara en mano, vestido con colores discretos, con el 105 macro en la mano, y dispuesto a lo que fuera.

Y el lagarto salió. Estos bichos al ser de sangre fría en lo primero que piensan es en calentarse más que en comer. Según me habían dicho, y yo he comprobado con las lagartijas, el asunto está en quedarse completamente quieto. Tengo entendido que los lagartos tienen buena vista, pero solamente se fijan en las cosas en movimiento. Ahora bien, a la que yo trataba de acercarme, por lento que fuera, se volvía a esconder. Traté de quedarme quieto al lado de su agujero, pero solamente salía si yo estaba lejos.

Así estuvimos mucho rato, y ya pensaba que no lo lograría cuando se me apareció en la memoria el programa "La olimpiada zoológica" del Dr. Félix Rodríguez de la Fuente, donde se ve como anda el camaleón (he aprendido tantas cosas de esa serie!). Es vacilante, da un paso adelante y medio atrás, bailando lentamente como si fuera una rama movida por el viento. De esta forma, los animales que sobretodo vemos las cosas que se mueven de forma rápida y en una dirección definida, lo pasamos por alto.

Así que probé a acercarme con la técnica del camaleón, moviendo el cuerpo adelante y atrás, adelantando una pierna y retirándola parcialmente, siempre mirando a través del visor de la cámara (que es una manera de esconderse). Y me funcionó. Tardé mucho en avanzar unos ocho o diez metros, pero el lagarto me ignoró completamente, como si yo fuera invisible. Y seguramente lo era, no para sus ojos si no para su sistema nervioso. Pude fotgrafiarle razonablemente bien, pero no como yo hubiera querido, todo me parece poco para el lagarto: yo lo hubiera querido sacar en primerísimo plano, como si fuera una vedette, con el fondo impoluto y una nitidez absoluta en todas las escamas. Lo mejor fue poder seguirle y poder observar su rutina diaria de caza, las preciosas escamas azuladas, que sorprendentemente le camuflan muy bien, y su cabeza como de tortuga querida. Estuve mucho rato espiándole. Tiene, me parece a mi, una elegancia enorme. Y también una notable inteligencia y un conocimiento muy preciso de su oficio de lagarto. Pero yo diría que su mente es de tipo mineral, completamente rígida. Y creo que debe ser bastante predecible.

La cabeza de tortuga-gato del lagarto, y los ocelos azules. Una señora al ver esta foto me dijo "que precioso bolso", no se lo tuve en cuenta.

Entonces fue cuando la cagué. Tan buen resultado me dió la técnica del camaleón que pensé "Este lagarto está atontado, no es posible que con estos movimientos no me vea". Pecado enorme de soberbia. Entonces me acerqué de forma normal, despacio pero con una dirección bien definida. Y el bicho me vio, se escondió en algún lugar. Esperé mucho rato pero ya no salió más. Por la tarde volví, y a la mañana siguiente y al otro día, a diferentes horas, así hasta el fin de las vacaciones. Ya no le volví a ver más. Solamente me dio una oportunidad, espero que esté escondido debajo de una de esas piedras y poder verle de nuevo este verano.

Aquí vive el lagarto.

Comentarios

nomesploraria ha dicho que…
ES PRECIOSO
Le imagino perfectamente desplazándose cual camaleón
frikosal ha dicho que…
Eso es lo que hice, imaginarme que me desplazaba como el camaleon :)
igniszz ha dicho que…
Qué alegria tener lagartos de nuevo.

Estás creando escuela. Aunque realmente creo que el lagarto debia de estar alucinando con tus crusaitos palanta y patrás. Cualquiera se pierde el espectáculo, sólo superable por el número de la escalera en el hotel. Tienes que llevarte una cámara de video en tus correrias y colgarlo en Youtube.
odette farrell ha dicho que…
Jamás había visto un lagarto así... es bellísimo, su diseño me hizo recordar los mosaicos de Ravenna!

Además disfruté mucho de tu relato y de tu técnica de camaleón, aunque te confieso que esa técnica se usa para muchas cosas. En el arte de la seducción ESA es la técnica: avanzas, después pierdes el interés y vas para atrás, y después de nuevo avanzas :)))

Lástima que en el mundo actual hasta el arte de la seducción se esté perdiendo :(
treehugger ha dicho que…
Magnifica entrada, no conocia ni la existencia de tan bellos lagartos.

Vaya con el camaleón... creo que usted nos contó también que las mantis utilizaban algo parecido al soplar el viento. Que interesante.
Le Mosquito ha dicho que…
Son tantas las evocaciones que me ofrece tu lagarto y el camaleón que quedaría feo comentar en largo.
Un relato conmovedor, Manel; y unas fotografías admirables, sobre todo por la respetuosa paciencia que hay tras ellas.
Un abrazo y buen regreso.
Cuídate para que podamos seguir disfrutando y aprendiendo.
Gracias.
3a ha dicho que…
Maravillosa historia y fotos. En la primera me ha costado mucho encontrarle.
El dibujo del lomo es precioso, en ese azul turquesa de reminiscencias persas, y esa carita alerta...
Nos has tenido en vilo con el lagarto y valía la pena. Además él si te tuvo en vilo a ti, tanto tiempo.
Gracias,
odette farrell ha dicho que…
Concuerdo con lo que han escrito los demás, el lagarto es hermoso, pero tu historia creo lo es aún más.

Bravo Dr. Frikosal, valió la pena la espera :)
zbelnu ha dicho que…
Qué precioso lagarto y qué felicidad cuando al fin apareció y se dejó ver y fotografiar! Así que te vistes con colores discretos, eso me recuerda algo. No ´sé nada de cómo nos ven los lagartos, y menos si nos vestimos de rojo: una especie de monstruo-flor gigante y peligroso? Siempre envidio esas persecuciones vuestras a los bichos, casi al amanecer, en silencio, y la recompensa! Pero entiendo el bullicio de los niños, no sé si yo podría contenerme... Una vez estuve en una especie de gran reserva salvaje, en el sur de la India, donde siguiendo a un guía, sin toser, sin hablar, y vestidos de marrones y ocres (!), íbamos cruzando riachuelos con piedras y puentes, acercándonos a la ruta que seguían los bichos para beber. No sé qué habríamos tenido que hacer de habernos encontrado directamente con aquellos bichos, lo cierto es que los oíamos cerca pero no los veíamos, les oíamos bostezar, crujir las ramas, saltar, pero nunca llegamos a ver más que el movimiento de la maleza... En fin, hace muchos años de eso.
frikosal ha dicho que…
Ignis,
jeje, si que debio ser un poco chikilicuatre.. no se, a mi me funcionó.

Odette,
No conozco esos mosaicos, deben ser interesantes. Y en lo de la seduccion no estoy mucho mejor, ya lo dices tu que se está perdiendo :)
Agradezco que me digas que te gustó la historia, estuve dudando en subirla. Me parecio un poco excesiva, a veces los pensamientos hay que dejarlos sin escribir, parece que solamente tengan valor para uno mismo.


Th,
Si, se lo he visto hacer a una mantis, moverse como una rama impulsada por el viento.

Mosquito,
Gracias! Estoy expectante a ver que puedes hacer con los nuevos trastos. Aunque todo tiene un periodo de adaptacion, en dos dias veras como todo es mas facil. Y ademas, alucinaremos con tus fotos de los carnavales del proximo año.

3a,
Si, me costó años. A ver si este proximo verano encuentro mas. Cada vez quedan menos, es una pena. La gente se preocupa por las ballenas, tigres, delfines... pero por estos pobres muy poco, y cualquier dia nos daremos cuenta de que han desapareido.


Bel,
Si, entiendo lo que dices. Para ellos es dificil mantener este silencio, son muy pequeños. Pero me parece bueno que aprendan que para tener la recompensa de ver a un animal salvaje hay que hacer un esfuerzo, no es como la tele o un zoo donde basta con mirar. Eso es en teoria, en la practica es complicado, a mi muchas veces me falta paciencia para ellos y disto mucho-mucho de ser un papa ejemplar.
Tampoco pienses que son demasiado especiales esas persecuciones, te llevarias una decepcion si un dia vienes. Yo por lo menos me desplazo mucho mejor con el pensamiento que fisicamente, soy mas bien torpon. Eso si, le pongo aficion. Hoy, persiguiendo a unas mariposas, un señor me ha dicho -sin mala intencion- que parezco un niño y eso es lo que debo parecer. Tampoco es mala cosa.
adam brown ha dicho que…
Hello I just entered before I have to leave to the airport, it's been very nice to meet you, if you want here is the site I told you about where I type some stuff and make good money (I work from home): here it is
pedro ha dicho que…
Lo de acercarse a un bicho imitando los movimientos de un camaleón o mantis es una idea genial, sólo se le puede ocurrir a un autentico naturalista. Yo ahora ya la llevo grabada en mi disco duro.
frikosal ha dicho que…
Pedro,
Si te va bien por favor confirmamelo (o desmientelo). No se si fue una impresión mía.

Entradas populares de este blog

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta