Atardecer del 90 en del Delta del Ebro



1990, excursión al Delta del Ebro. Aquel atarceder fue espléndido y el Delta era realmente impresionante, la gente amabilísima, era otro mundo. Ahora también, pero un poco menos.

Como siempre en aquella epoca, yo usaba la película de diapositivas más barata que había. Que era la de Fotoprix, con revelado incluido. Que malos recuerdos me trae. Y además, por probar, aquí está forzada a 400, con lo que la imagen tiene muchísimo grano. Tampoco mi 28mm soviético, de segunda mano, daba para grandes alegrías.

Entiéndase, no es que yo fuera pobre, que es una cosa muy triste y muy seria. Yo era estudiante y daba clases de matemáticas a estudiantes de primero de económicas y arquitectura para sacarme unas perrillas.

Tenía un Opel corsa 1300 rojo de segunda mano. Conduciendo con con una punta de gas, las bajadas siempre en punto muerto y por la autopista pegado a un camión para aprovechar el rebufo, pues podía llegar a los sitios, que ya es mucho.

Comentarios

Javier Orive ha dicho que…
Historias de una vida, interesante, curioso.
LE MOSQUITO ha dicho que…
Pues el opel corsa puede estar orgulloso de su ilustre conductor, que hace maravillas con 400 granos.
Bueeeena foto. Una quietud y tonos fascinantes.
guillamat ha dicho que…
Manel, fa dies que no visitaba el teu blog, nomes volia dirte, MOLT sincerament que hi ha molt calitat en elles, es veuen totes molt cuidades, i això es important.

Apaaaaa, una colleja!!! (havia de dir algo marrano, que si no lo anterior quedava massa seriu, jajaja)
nomesploraria ha dicho que…
"película de diapositivas más barata" +"forzada a 400"+"28mm soviético"= "esplèndida"
Ja coneixes la història de l'aigua del bacallà en el meu 850 coupé.
pablito ha dicho que…
Pues para ser tan malo el carrete de diapos (yo también los utilizaba) te quedó de puta madre.
Osselin ha dicho que…
Genial. Yo voy mucho a les Cases D'Alcanar i amenjar un bon arròs a la Illa de Buda (Riumar)

Entradas populares de este blog

La libélula negra

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta