Trazas de estrellas con la Fuji XT-3 y el Samyang 12 F2

Trazas de estrellas. Fuji XT3, Samyang 12mm.

Como saben, la tierra es aproximadamente una esfera que gira sobre si misma cada 24 horas. De modo que si hacemos una foto de noche con un tiempo de tiempo de exposición largo, las estrellas parecen moverse en círculos con el centro cercano a la estrella Polar. Otra opción es montar la cámara sobre un aparato que gire compensando la rotación de la tierra. Si lo hacemos así, las estrellas quedarán perfectamente puntuales, pero las montañas saldrán movidas.

Hoy en día, las cámaras tienen sensibilidad suficiente como para capturar la Vía Láctea y el paisaje en una sola foto, como pueden ver por ejemplo en la última entrada. Pero hasta hace unos diez años esto era imposible. Una opción era hacer de la necesidad virtud y prolongar mucho el tiempo de exposición, dejando estas trazas.

En estas fotos se suele incluir la estrella Polar, y hay que tener en cuenta donde está para previsualizar la imagen. Esto hace que algunas personas las llamen "circumpolares" pero esta palabra se usa realmente para referirse a las zonas del cielo que están cercanas al polo y que por tanto son visibles todo el año, mientras que estas fotos de trazas de estrellas en movimiento pueden hacerse de cualquier zona del cielo. De modo que yo les sugiero no usar el nombre genérico de circumpolares.

El otro día me enteré de que en la antigua China se usaban las constelaciones siempre visibles para simbolizar el poder del Emperador, que se asimilaba a la estrella Polar (o la más cercana el polo celeste en cada momento). La corte, y los funcionarios del estado imperial serían las circumpolares, en movimiento pero siempre visibles. De este modo la distancia al eje de rotación de la tierra simbolizaría la importancia de cada sujeto en relación con el Emperador.

Pero esto me aleja de lo que yo les quería contar, que son dos cosas:

1-La XT-3 permite exposiciones muy largas sin necesidad de recurrir a temporizadores externos. Si mal no recuerdo, con el obturador mecánico se puede llegar hasta 15 minutos. Enconces, basta con ponerla en modo ráfaga, dejar pulsado el obturador con un disparador mecánico (muy barato) y la cámara hace una foto detrás de otra. Por algún motivo, en esta toma hay un pequeño retraso entre exposición y exposición, que tal vez sea visible en las trazas más alejadas a la polar. En otras pruebas esto no me había pasado y todavía no tengo claro a que se debe.

2-Dos horas a oscuras en el monte dan para mucho. Entre tanto silencio, unos ruídos seguidos de una especie de ladrido me helaron la sangre. Me dio por buscar en la red y resultó ser el ladrido del corzo. Estos animales son cada vez más abundantes y resultan un contrapunto agradable a los pesados jabalíes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La libélula negra

El caso de la mariquita naranja

Sobre la reproducción de las libélulas