De nuevo, primavera

Esta mañana he salido a dar una vuelta por el monte con la cámara y he podido fotografiar a esta pareja (ignoro la especie, aunque es muy común en nuestra zona). La fotografía de mariposas tiene su intríngulis: hay que reptar por el suelo hasta colocar la cámara a pocos centímetros de los animales, perfectamente paralela a las alas, enfocar, componer la escena, elegir el diaragma y la sensibilidad, contener la respiración y disparar. Normalmente las mariposas se asustan y las fotos salen mal, hay que armarse de paciencia y volver a empezar una y otra vez. Independientemente de los resultados, es una experiencia muy gratificante con la que puede conseguirse una gran paz interior.

Comentarios

David Vilasís Boix ha dicho que…
Pyronia bathseba. maques.

Entradas populares de este blog

La libélula negra

Sobre la reproducción de las libélulas

¡ En busca de la luz zodiacal !