La efímera alegría del solitario



¿Habéis jugado alguna vez al solitario? Me refiero al juego de cartas que venía con las primeras versiones del windows. Jugando con cartas de verdad, es imposible no hacer trampas, por lo que a la larga pierde todo el interés. Pero el Sr. Gates no deja hacer trampas, y el solitario tiene su dificultad, y por lo tanto, crea un poco vicio. Sería algo así como un crucigrama. A veces me he quedado un buen rato enganchado tratando de terminarlo una y otra vez. Pero cuando por fin las cartas me salen bien y lo completo, que poco me dura la alegría. Cuando ya está terminado, resulta evidente que era un juego tonto sin más interés. Hay que buscarse otro objetivo.

Este verano hice bastante esfuerzo por conseguir algunas fotos de bichos. No diré que sean buenas, pero me costaron. Durante unos segundos miré la pantalla de la cámara con alegría y después pensé: A por otra.

Y las pobres fotos se han quedado por ahí, en el fondo del disco duro, y me da una pereza horrorosa abrirlas para reducirlas y subirlas aquí o en alguna web de fotografía. Ahora lo que de verdad me parece importante es otro bicho que me lo está poniendo bastante difícil. Pero si lo consigo (si lo consiguiera) me temo que me va a parecer una tontería, como otras veces me ha pasado.

¿Os ocurre lo mismo? ¿Soy marciano?

Para muestra, una avispa calentándose (termogénesis) antes de poder salir a volar, del 2004. Lo que me costó...

Comentarios

LE MOSQUITO ha dicho que…
Entiendo que ofreces la pregunta y la respuesta: la satisfación que encontramos en "todo" juego es efímera. Y lo es también, opino, en juegos grupales (exluyendo de estos, a mi parecer, los juegos de cama).
¿Bichos en tu ordenador?
Estamos buenos. El mío aún está de viaje, y no sé cuándo volverá.
Suerte.
nomesploraria ha dicho que…
No, no eres marciano. Todo el mundo sabe que en Marte no hay vertebrados.
Yo diría, y estoy casi seguro por la gran experiencia que atesoro, que eres ummita, de Ummo.
El futuro bloguero ha dicho que…
No eres marciano, espero que soluciones pronto tus dificultades con el otro bicho y, efectivamente pronto será una tontería pasada.

Pero hablando de bichos, yo que llevo unos días espesito en cuanto a la entrada que debería publicar, voy a intentar rescatar algún "bicho" del disco duro.

Respecto a los solitarios, prefiero el solitario spider, y coincido en lo efimero de su recompensa.

Un abrazo
Ignasi ha dicho que…
Aunque te pese, friko, tendrás que reconocer que todavia arrastras el instinto cazador en los genes, aunque de manera civilizada. Lo triste es que el objeto fotográfico muera 50ms antes de realizarse la fotografia, y pase a ser engullido por una nube binaria. Prueba a contemplar más y a cazar menos.
nomesploraria ha dicho que…
Mi querido Dr te entiendo perfectamente. A mi también me da mucha pereza.
Gladys Pinilla ha dicho que…
si juego al bingo y en la rifa de beneficencia y me tocan unos bolivares estoy muy contenta y me dura mucho

Entradas populares de este blog

La libélula negra

Sobre la reproducción de las libélulas

Andrómeda en el palacio de Siddharta