Un océano de selfies

No he podido encontrar la cifra pero deben ser variaos miles de millones los selfies que diariamente se perpetran. Si hay unos 5000 millones de teléfonos en el planeta, ¿Me permiten suponer un selfie diario por teléfono, en promedio?. Hace digamos 20 años, casi nadie se había hecho un autorretrato. Pero debía existir un enorme narcisismo latente en  nuestras mentes que hábilmente ha sabido explotar el sistema. Fabricantes de teléfonos, redes sociales, empresas de telecomunicaciones... han creado un extraño mundo donde ya casi es inconcebible hacer una fotografía si no es para aparecer en ella. Sigamos pues con esta ilusión colectiva de que cada uno de nosotros/as es el centro del mundo. No se si va a ser fácil para los futuros arqueólogos recuperar los datos en las tarjetas de memoria -creo que no- pero me divierte preguntarme que van a pensar de nuestra civilización. Me dicen que ya existe una app que toma selfies en grupo, y las distribuye entre los terminales de los fotografiados, con la particularidad de que cada uno sale bien en su foto y menos bien en las de los demás. Todavía más: google vende una cámara sin botón disparador. Basta con dejarla en el comedor, y ella sola ya ve cuando estamos felices, nos damos un beso o hacemos el duckface, toma las fotos y las comparte para que nuestros amigos rabien de envidia. No puedo entrever como acabará todo esto pero a veces miro al cielo esperando algún asteroide piadoso.

Sean ustedes felices.

Comentarios

La Desanchá ha dicho que…
Pues yo no me hago selfies. Ya está.
frikosal ha dicho que…
Menos mal que alguien me comprende !!

Entradas populares de este blog

La libélula negra

El caso de la mariquita naranja

Sobre la reproducción de las libélulas