HP prime

Tengo cierta propensión a coleccionar cosas. Tengo algunas cámaras viejas, entre ellas una Nikon F de la guerra del Vietnam, una F2, una Nikonos V.. y ejem, algunas más. Y desde hace un tiempo, voy guardando calculadoras viejas, a poder ser científicas. Entre las calculadoras científicas, las de la marca HP están en una categoría aparte. Durante un tiempo fueron instrumentos carísimos pero insuperables por su fiabilidad y capacidad. Algún día les hablaré de la HP35 (que llevo a clase para enseñarla como ejemplo de buen diseño), las HP41, la HP48, etc.

El caso es que el otro día, buscando una HP15C (se admiten regalos) me apareció un anuncio de la HP Prime, la heredera de la saga. Pensé ¿por qué no? y me la compré. Debe ser la mejor calculadora de todos los tiempos, la versión actualizada de las míticas 41, 28 y 48. En realidad no es tan cara (algo más de 100 euros).

Ayer abrí la caja casi con miedo. Me temía que fuera una chapuza postmoderna, o un producto aberrante del departamento de márqueting. Reconozco que soy exigente, y estamos hablando de un aparato muy sofisticado. En realidad (obviamente) a lo que estoy llamando "calculadora" es un ordenador con miles de funciones  de todo tipo, desde el cálculo simbólico (derivadas, integales), operaciones con matrices, gráficas, operaciones binarias y -sobretodo- cálculos con unidades. Y que además debe poderse programar en un lenguaje elegante.

Pues no. La HP Prime es un aparato excelente, potentísimo y que sería ideal para usarlo en cualquier carrera científica o técnica. A lo mejor alguien se está preguntando si tiene sentido un dispositivo de este tipo cuando ya todo el mundo lleva un teléfono en el bolsillo, o un ordenador con (por ejemplo) Matlab si hay que hacer algún cálculo un poco complicado. 

La verdad es que si. Matlab es muy potente pero la HP Prime, como antes la HP48 y antes todavía la HP28, es capaz de operar con unidades. Poder dividir blf.s/ft^2 entre kg y saber con certeza si estamos hablando o no de una visosidad cinemática es algo que -hasta donde yo se- solo se puede hacer con estas máquinas. 

Pero no todo es maravilloso. La documentación (que no se suministra impresa) no es ni tan buena ni tan completa como la de las clásicas. Claro, estaán pensando, habrá foros y gente que explica como funciona ¿quien necesita manuales?. Pues si y no. Hay relativamente poca información, y buena parte está en videos (otro día hablamos de eso).  Otro tema es la energía. La Prime funciona con una batería de litio que debe recargarse si la vamos a usar, y que dejará de funcionar puntualmente dentro de 4 o 5 años. Es el precio a pagar por su velocidad y su pantalla táctil en color. De hecho, la calculadora casi casi tiene la arquitectura de un teléfono.  

¿Cual va a ser el siguiente modelo? ¿Qué hará? Tal vez no lo haya. Todo está convergiendo hacia el teléfono: cámara, calculadora, aparato de música, teléfono... De hecho ya hay una Prime en forma de app. Los tiempos están cambiando, y a velocidad exponencial. Reivindico la nostalgia, las cosas viejas y las pantallas de LEDs. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta