sábado, julio 14, 2012

Kafka y el paisaje

Un castillo.

Norbert Wolf abre su libro "Landscape Paiting" con una tremenda frase de Kafka: "The landscape disturbs me in my thinking. It is beautiful and therefore demands attention". Es conocido que para Kafka cualquier ruído era absolutamente insoportable. Después de una agotadora jornada de trabajo se sentaba a escribir en su casa, pero el simple sonido de (digamos) una gota de agua cayendo de un grifo mal cerrado tres pisos más abajo bastaba para apartarle de su mundo interior, increíblemente intenso (y terrible). Ahora con esta frase me doy cuenta de que también la belleza natural le resultaba intolerable por el mismo motivo.

Como todo lo que escribió Kafka, esta frase puede interpretarse de muchas maneras. Algunos consideran que para Kafka el paisaje era algo banal, opuesto al pensamiento. En "El proceso", el pintor Titorelli nos es presentado casi como un mendigo, "Viene desde hace mucho tiempo a mi despacho y trae algunos cuadros por los que le doy ––es casi un mendigo–– alguna limosna. Además, son cuadros bonitos, paisajes y cosas parecidas". Pero esto es simplemente un recurso de Kafka para confundir nuevamente a K, y al lector, puesto que Titorelli es quien mejor conoce el funcionamiento del tribunal. Tal vez Titorelli hubiera podido ayudar a K. Y debajo de su cama guarda una colección de paisajes, que K es incapaz de diferenciar. Algunos interpretan, creo que erróneamente,  que estos paisajes son mediocres.

Tal vez la naturaleza hubiera podido apartar a Kafka de su espiral de pensamientos obsesivos y de su literatura.

1 comentario:

MartinAngelair dijo...

No hace mucho, una persona a la que aprecio sinceramente me respondió:

... Supongo que escribir y leer son formas de salvarse, yo tampoco sé muy bien de qué...





Y en mi caso, la naturaleza, es un buen motivo para sacar el pie fuera de casa,... :)





Muchos besos.
B.N.C.M.