viernes, agosto 05, 2011

La noche del lirón

Estoy convirtiendo mis sesiones de fotografía de estrellas en una especie de ceremonias de una religión personal, sin dioses ni elementos sobrenaturales. Ya no son las fotos en si, si no las cosas que veo y las dificultades para llegar de noche y en solitario hasta los lugares elegidos. Sigo mal de las piernas y tengo que calcular con regla y compás mis desplazamientos por el monte para no excederme. Procurando llevar lo mínimo imprescindible (el saco de dormir, un anorak, la D700 con el 14-24, el trípode, pastillas para potabilizar agua y algo de comer), el peso de la mochila es tolerable. De todos modos esa tarde la subida me costó. El cielo parecía que quería taparse y pensé que en todas las liturgias, por modestas que sean, tiene que haber dolor, miedo e incertidumbre hasta llegar al desenlace.
En efecto, llegué al lugar que había elegido, el cielo estaba sereno y pude hacer las primeras fotos de la noche. Respiré con alivio. Era el momento de comer algo y dormir unas horas hasta la siguiente sesión de fotos antes del amanecer, puesto que los astros tienen su propia lógica y el que quiera disfrutarlos debe tener paciencia. Me marché al refugio.

Los refugios de montaña, si no están guardados, quedan a merced de la gente sucia que deja toda clase de basuras dentro, y ya estaba mentalizado para aguantar por unas horas el mal olor y las paredes llenas de grafittis. Por lo menos, pensé, que no haya nadie en el refugio. Pero si que tuve compañía.

Al entrar en el refugio, apareció una especie de ratoncito debajo de una asquerosa manta abandonada. No era exactamente, un ratón, era más bonito, y pensé “este debe ser un lirón”. Le abrí la puerta para que se marchara, como se hace con las moscas, y el animalito salió corriendo del refugio, dando muestras de una gran educación …. y volvió a entrar inmediatamente después, sin dejar de lucir su elegante máscara y su cola gris con una borla de pelo en la punta. Estaba claro que esa era su casa y que no tenía intención de marcharse.

Cené una sopita caliente y me paparé para la noche. El lirón se había escondido entre las piedras del hogar, al lado del papel higiénico usado y las latas de sardinas vacías que alguien había tirado. Como algunas personas, aquel animalito tenía la propiedad de permanecer limpio incluso entre toda aquella porquería. Tomé la precaución de dejar toda la comida fuera excepto un montoncito de frutos secos para que cenaran los lirones: resultaron ser dos, una simpática familia lirón.

A todo eso ya eran más de las doce. Puse el despertador a las cuatro y me fui a dormir. ¿Dormir? Los que hayan tenido un hamster sabrán de la tremenda actividad nocturna de los roedores. Justo cuando estaba a punto de conciliar el sueño, empezaron los lirones a saltar de un lado a otro, mostrando una particular predilección por mi mochila. Es una sensación desagradable pensar que un animalito pueda roerte la bolsa de la cámara mientras duermes. De modo que yo les reprendía severamente: ¡YA SE que esta es vuestra casa y que yo solamente soy un invitado pero podríais tener la educación de dejarme dormir un ratito después de que os he dado de cenar!. Esto surtía efecto durante unos diez minutos, el tiempo que yo tardaba en volver a empezar a dormir.. y entonces volvían a la carga. Vi las tres y cuarto en el reloj y cuando ya me pude abandonar al sueño, sonó el despertador.

Bajo la mirada atenta de mis compañeros, me preparé un café muy cargado, recogí las cosas y salí al aire helado del Pirineo. El cielo estaba espectacularmente negro y lleno de estrellas. Este verano Júpiter sale muy tarde pero brilla como lo que es, el señor de los cielos, y merece la pena esperarle. Ya se veían las Pléyades bastante altas y detrás asomaban las Híades, justo encima de una montaña. Después tenía que venir Orión, el cazador, pero la noche de los lirones, a principios de agosto, todavía no pude verlo. Quedaba para la próxima ceremonia.

9 comentarios:

Ars Natura dijo...

La próxima vez se sube ud. una ruedecita de las que vienen en las jaulas de hámsters para que los roedores la hagan rodar y se entretengan. Así los cansará y podrá dormir algo más. ;-)

Josep Fábrega Agea dijo...

Es curioso, mientras iba leyendo sólo me venía a la cabeza una idea. de hecho suele aparecerme en muchos de sus posts.

La primera es su fuerte vocación eremita. Admirable pero que sólo se puede conseguir con una compañera y unos hijos que realmente te quieran mucho y te acepten.

Yo estoy desapareciendo cuatro horas al día mochila a la espalda. mi D70 el 50 mm 1.8 y dos pilas de recambio. Estoy llevando a cabo un estudio cromático, geométrico y textural de las paredes de los cascos antiguos de varios pueblos de Tarragona.

También estoy operado de la rodilla.

Los campesinos se me quedan mirando alucinados mientras fotografío puertas rotas, resquebrajaduras, tomas de agua, ruinas...

Y yo sólo pienso lo mismo: Gracias esther, marc y Cristina por dejarme un espacio diario de libertad creativa y por aceptarme como soy.

Tenemos mucha suerte ¿Verdad ?
Y quiero h

Josep Fábrega Agea dijo...

Se ha cortado el mensaje. Queria decir" Y quiero homenajear aquí a los que nos aceptan y nos dejan crecer en esta maravillosa "religión" que hemos adoptado.

ercanito dijo...

entonces lo de "dormir como un lirón" es cuento chino no? Jeje...

Albert dijo...

yo me llevo a mi gata... y duermo como un lirón!!!

TCR dijo...

Algunas veces trato de comprender todas las razones por las que usted no consigue vivir en el campo de forma permanente. Luego añado mi preocupación por saber qué podría hacer yo para que usted lo hiciera.
Finalmente, hacia la hora en que usted señala la aparición de Júpiter, me duermo en silencio, entre fuertes mugidos que provienen de las dehesas del ganado bravo.
Estos días, mientras cada uno atendemos nuestras cosas, Seb, cuando termina de trabajar, mira al cielo nocturno en Lokitaung, provincia del Rift Valley, Lago Turkana.
Algunas veces, lo realmente trascendente radica ahí.
Siguiendo sus instrucciones, ayer le indiqué que Júpiter sale tarde. Ignoro si podrá acceder a su correo electrónico, pero yo se lo digo, pues así lo afirma usted.

P.S.: No acierto a comprender, al repasar los objetos que usted carga a cuestas, cómo consigue hacerse un café bien cargado, suponiendo que sea caliente.

MartinAngelair dijo...

Esto de mirar la hora a cada rato,...


...y quedarse dormido a poco de tener que levantarse,...pues, como que nos suena a muchos.





Es una pena y lamentable el estado del albergue,...seguro que la siesta la pudiste hacer y disfrutar como te mereces,... :)





En cuanto a los lirones, los estoy 'viendo', como te observaban en tus movimientos,... :)



...y me gustó mucho eso de, Júpiter como el señor de los cielos.






Sigue disfrutando de tus vacaciones,...y sigue contándonos.

B.T.C.M.
Besos.

Belnu dijo...

Ah, el señor de los cielos jupiteriano!

Joselu dijo...

Hermosas noches de misticismo... con lirones de fondo...