El mundo en un ojo de sapo

Otra prueba. Ojo de sapo comun, fotografiado a ultima hora de la tarde con luz natural.

Yo era muy amigo de un sapo que vivia debajo de una farola en un lugar remoto donde estos prodigios todavia son posibles. Nos conociamos desde hace tres años y de verdad creo que se acordaba de mi por que iba a lo suyo sin inmutarse por mi presencia. Cada uno por su cuenta, los dos cazabamos insectos. Pero este verano no estaba.

Me temo que lo habra atropellado un coche. Encontre este otro ejemplar, mas timido. Si os fijais se ve el cielo del crepusculo y un niño que observa el sapo. Se hizo traer una silla (es algo mandon, no se a quien habra salido) y se paso como una hora observandolo. A ver si quedaran sapos para que sus hijos puedan admirarlos.

Comentarios

frikosal ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Entradas populares de este blog

La libélula negra

¡ En busca de la luz zodiacal !

Andrómeda en el palacio de Siddharta