sábado, marzo 23, 2013

D600 a ISO elevado, primeras pruebas

Como comentaba en la anterior entrada, a ISO elevado la Nikon D700 tiene un problema bastante desagradable denominado "blooming". No es algo que aparezca siempre, solamente aparece en dos ocasiones: (i) cuando uno menos se lo espera y (ii) cuando más molesta. Bromas aparte, el blooming es una banda horizontal de ruido que acompaña a las luces altas. A diferencia del ruido normal, que puede reducirse con un filtro o promediando imágenes, el blooming no se va fácilmente de nuestras fotos, y es un verdadero incordio para la astrofotografía. Mi principal motivo para comprar la D600 fue precisamente este. El blooming desapareció con la D3s y después con la D4, la D800 y la D600.  Insisto: no es un problema para las fotos normales, pero si para el tipo de fotos que yo hago.
D700, ISO 6400, con blooming

D600, ISO 6400, sin blooming

Además de esto, a igual tamaño final de la imagen e ISO, la D600 es apreciablemente mejor que la D700. Todo esto ¿compensa la pérdida de versatilidad respecto de un cuerpo de la gama profesional? No sabría decirlo, depende de la persona. Claramente, la D700 (y la D800 y no digamos la D4), van mejor. Se puede, por ejemplo, cambiar el modo de exposición fácilmente sin apartar el ojo del visor. Además, parece que enfoca algo mejor con poca luz. Los usuarios acostumbrados a la D70, D80, D90 o D7000, se encontrarán perfectamente bien con una D600, pero los que vengan de la D200, D300 o D700, van a notar un paso atrás con el cambio de cuerpo.
D600, ISO 25600, a la luz de la luna sin trípode

Antes de terminar, os dejo una fotografía hecha con una D600, a ISO 25600 (!), con una exposición de 1/3 s a F2.8, con un 14-24mm a 14mm. ¿Para que semejante sensibilidad? Bien, es una toma iluminada solamente con la luz de la luna, tirada a pulso. Es evidente que de noche suceden cosas interesantes, que van a interesar a los fotoperiodistas y que no pueden fotografiarse con un trípode.

lunes, marzo 18, 2013

D600, primeras impresiones

Siempre que compro una nueva cámara hago el pequeño ritual de tomar una foto en la tienda para probarla. En Casanova Fotografía (Barcelona), a ISO 3200, con la Nikon D600. 

Llevo ya cuatro años usando solamente la D700 para casi todas mis fotos. Esta cámara habrá sido uno de los modelos de mayor éxito en la historia de Nikon y yo desde luego estoy muy contento de ella. Después de un uso intensivo en condiciones duras, mi D700 sigue en plena forma. A petición de Quesabesde, la comparé con una nueva y los resultados -después de muchos miles de fotografías de larga exposición- eran idénticos a los de una cámara nueva.

Entonces, ¿por qué comprar una nueva? ¿y por qué precisamente la D600 y no la D800 o la D4?.

Me explicaré. La D700 tiene un molesto problema denominado blooming que hace que las altas luces se desborden dejando bandas claramente visibles en determinadas condiciones, siempre muy extremas. Este defecto fue corregido en el sensor de la D3s, y todo el mundo esperaba una D700s con el mismo sensor que su hermana mayor.. pero Nikon no la fabricó. La siguiente generación de cámaras Full-Frame, la D4 y la D800 representó un aumento en la resolución pero no una gran mejora en la sensibilidad. Con Roger Eritja pudimos probar las dos cámaras durante un fin de semana (aquí está nuestro artículo). La D4 me encantó por su ergonomía y rapidez, pero es demasiado cara teniendo en cuenta la frecuencia con la que Nikon lanza sus modelos profesionales: es imposible amortizarla. La D800 ya no me gustó tanto. El cuerpo representa una evolución de la D700 y está muy bien, aunque la cámara me parece demasiado lenta para fotografiar fauna. Pero el sensor tiene una resolución muy elevada que yo no necesito y que en la práctica me obligaría a cambiar el equipo informático: ordenador fijo y portátil. Demasiado dinero para una mejora relativamente pequeña en sensibilidad.. pero me quedaba pendiente resolver el problema del blooming.

La D600, con "solamente" 24 Mpixels y un cuerpo más sencillo que el de la D700 o D800, se anunciaba como la primera full-frame asequible de Nikon. De entrada no me pareció interesante, hasta que pude probar la sensibilidad de su sensor. DXO le asigna un valor de 2980, que es prácticamente igual a los 2965 de la D4 o los 2853 de la D800, algo superior a los 2303 de la D700, y -sobretodo- sin blooming (cosa que hasta donde yo se, DXO no tiene en cuenta). Mi ideal hubiera sido el sensor de la D4 en el cuerpo y precio de la D800, pero ya que esto no existe, la D600 me ha parecido la mejor opción para mis necesidades.

Los fabricantes de equipos fotográficos saben muy bien como exprimir al máximo a cada cliente. La D600 tiene algunos pequeños defectos que son irrelevantes para un usuario ocasional pero realmente molestos para un uso profesional. Por ejemplo: el cuerpo es demasiado pequeño para ser práctico con ópticas profesionales como el 24-70 o el 14-24; el cable disparador tiene un conector diferente al de las cámaras profesionales y faltan algunas funciones interesantes (el botón AF-ON, por ejemplo). Algunas de estas pequeñas pegas pueden resolverse estudiando a fondo el manual; en la próxima entrada os explico como la he configurado.

De momento, y para resumir:

-¿Si tengo una D700, merece la pena comprar una D600?. Si, si es para mejorar en calidad de imagen a ISO superior a 1600, o si realmente se necesita más resolución a ISO bajo.

-Si tengo una cámara con sensor DX como la D300 ¿merece la pena comprar una D600?. Esto ya es más complicado. El problema de pasar a FX es que las ópticas que realmente van bien son muy caras y muy pesadas. Por otra parte, para muchos tipos de fotografía (como fauna o macro) el DX va igual de bien, o incluso mejor. Antes de comprar, mi consejo es cerrar los ojos y pensar: ¿Qué fotografías haría con la cámara nueva que ahora no puedo hacer? ¿Qué ópticas me harían falta?.