lunes, abril 15, 2013

¿Como fotografiar a una gata negra con la luz apagada y sin trípode?

Os propongo un pequeño enigma. A ver quien adivina los parámetros de esta fotografía (tiempo de exposición, diafragma, focal, ISO). Es Andrómeda, que estaba preparándose para dormir sobre la cama de mi hijo, con la luz apagada. La fotografié sin trípode, me gusta complicarme la vida :)

lunes, abril 08, 2013

Efecto seda, con un postproceso

Uno de los recursos utilizados en fotografía de paisaje es aumentar el tiempo de exposición para lograr el denominado "efecto seda", que da un aire mágico a las masas de agua en ríos, cascadas o playas. Esto se logra con un trípode, aumentando el tiempo de exposición al máximo. No obstante, en escenas diurnas, incluso con nubes, podemos encontrarnos con el problema de que incluso cerrando al máximo el diafragma el tiempo de exposición sea demasiado rápido para lograr el efecto deseado. Una solución (la clásica) es recurrir a un filtro neutro, que simplemente oscurece la toma por igual en todos los puntos. Los hay de varias densidades, pero los filtros buenos no son baratos y además uno debe acordarse de tenerlos a mano en el momento adecuado.

Pero en este caso, podemos hacer algo equivalente a aumentar el tiempo de exposición promediando varias fotos. En el campo, bajaremos la sensibilidad de la cámara al mínimo y cerraremos el diafragma. De este modo, tomaremos diversas fotografías que una vez combinadas van a resultar en algo muy parecido a lo que habría resultado con el filtro neutro.

En mi caso, tomé 16 fotos consecutivas en la cascada de Gulfoss en Islandia. Son todas parecidas a esta:

Tiré a 1/30 F22 ISO 160 (error: debería haber tirado a ISO 100). Ya en casa, los pasos a seguir son:

1-Revelar todos los archivos RAW con los mismos parámetros, y evitando usar el balance de blancos automático que podría ser ligeramente diferente de una a otra foto. Yo lo hice en Lightoroom y después exporté las fotos como TIF de 16 bits para no perder información.
2-Transferir las imágenes a un "objeto inteligente" de Photoshop. En Photoshop: Archivo / Secuencias de comandos / Cargar archivos en pila
Marcar "Crear objecto inteligente después de cargar capas" pero no "Intentar alinear" (suponiendo que las fotos se han hecho con un trípode).
3-En Photoshop: Capa / Objetos inteligentes / Modo de apilamiento / Promedio
4-En Photoshop: Capa / Acoplar imagen
Ahora ya está calculado el promedio, y tenemos una foto muy parecida a lo que hubiéramos obtenido con un tiempo de exposición 16 veces superior, es decir con un filtro neutro de cuatro pasos:

Hacer esto mismo con un programa de matemáticas como Matlab es un interesante ejercicio que dejo para mis estudiantes de fotografía tecnocientífica.

Ya solamente nos queda procesar la imagen final. En mi caso, la he importado de nuevo a Lightroom, he aumentado el contraste y la saturación. También he aumentado la "claridad", que es útil para que las estructuras del tipo nube, cascada, nebulosa (en astrofotografía) se vean mejor... pero hay que evitar excederse.

Este sería el resultado:

Naturalmente, una vez logrado uno puede preguntarse ¿merecía la pena utilizar siempre el efecto seda?. Esta es otra cuestión. Puede ser un buen recurso, pero no siempre funciona. Si estamos ante una gran cascada o una ola impresionante, probablemente sea mejor obturar lo más rápido posible si no queremos rebajar su potencia visual. Por el contrario, ante un pequeño salto de agua, podemos lograr potenciarlo visualmente.

Por último, a veces no hay más remedio que usar este efecto, por ejemplo en fotografía nocturna, como en esta foto de un grupo de gaviotas durmiendo sobre una piedra, en el Cantábrico.


Islandia y el eslabón más débil

Foto de Roger Eritja. Al fondo a la derecha estoy yo (de color azul), acercándome a cascada para tratar de obtener un primer plano. Al final la pobre cámara quedó completamente mojada, pero fue una experiencia memorable ponerse casi debajo de esa mole de agua.  

He pasado una intensa semana de fotografía en Islandia. Han sido días apasionantes entre paisajes realmente maravillosos. En Islandia las condiciones de luz son muy variables, las nubes corren a toda velocidad por un cielo cristalino y se puede pasar de pleno sol a nieve en cuestión de minutos. Por las noches, en lugar de relajarnos y poder descargar las fotos tranquilamente, teníamos que apresurarnos para poder salir a tratar de ver las auroras boreales. Todo esto, junto con las condiciones de frío, humedad, agua de las cascadas y del mar, supone una dura prueba para todo el equipo, desde el trípode hasta las tarjetas de memoria.
Impresionante ola, a última hora de la tarde en la playa de Dyrholaey

En mis talleres de fotografía nocturna comento la importancia de usar un cable disparador de calidad. Este dispositivo, humilde al lado de las cámaras y los pesados teleobjetivos, suele fallar en el momento más inesperado. Hay dos posibilidades: comprar uno cualquiera en ebay o decidirse por el original de la cámara, que suele ser mucho más caro. Yo aconsejo echar cuentas, mirar lo que vale la cámara, el viaje, la posibilidad de perder una foto nocturna irrepetible.. y entonces decidir. Mi primer intervalómetro de ebay se estropeó en la segunda salida, y en Islandia (como para darme la razón) me falló otro cable de marca blanca. Por suerte, llevo el original Nikon, que sigue aguantando a pesar de estar lleno de golpes y arañazos.


Hielo azul y cenizas volcánicas en un glaciar


Todas las cadenas tienen la resistencia de su eslabón más débil. De nada sirve un buen cuerpo de cámara réflex o un caro 70-200 2.8 si la rótula del trípode no es lo suficientemente rígida. Aunque no es tan evidente, lo mismo sucede con las tarjetas de memoria. En la Isla de Pascua vi con desesperación como una de las fotos que había hecho quedaba ilegible después de haber estresado la cámara tirando en ráfaga y verificando el foco de las fotos cuando todavía se estaban descargando a la tarjeta. Para ahorrarme unos euros, había comprado las tarjetas Compact Flash más baratas que encontré. Esta tontería estuvo a punto de hacerme perder dos importantes fotos: la Vía Láctea sobre los moais en Rapa Nui y la Luz Zodiacal sobre el Pacífico. Las dos han sido seleccionadas por la NASA para la página Apod. Desde entonces siempre compro tarjetas SanDisk. Esto no elimina la posibilidad de perder una tarjeta, o de sufrir un robo, de modo que en mi D600 tengo configurada la segunda tarjeta como backup de la primera, y durante el viaje de regreso llevo una de las dos en la bolsa con el resto del equipo y la otra el el bolsillo.

Otro día hablaré de las Auroras Boreales, y también del espinoso asunto de si usar una sola tarjeta muy grande o muchas pequeñas. De momento os dejo con un geyser, pero no uno cualquiera si no el del pueblo de Geysir, en Islandia, el que dio nombre a todos los demás en el mundo.


La tierra hierve en Geysir