lunes, mayo 28, 2012

El amor de Zeus

Los árboles más interesantes para la fotografía son los que crecen en los puntos más agrestes, alejados del bosque. Pero normalmente, han sido destruidos por el viejo Zeus con un rayo. Algunos dicen que Zeus no es más que un ególatra gruñón que desde lo alto del Olimpo siempre dirige sus rayos hacia los que se han atrevido a crecer por su cuenta. Otros, sin embargo, creen que Zeus dirige sus rayos precisamente hacia los árboles que más ama. Esa es su gran desgracia: solamente es capaz de expresarse por medio del rayo. Y después de cada tormenta, llora amargamente al ver todo lo que ha destruido.

Yo no lo se.

miércoles, mayo 16, 2012

Astrofotografía, especialización, "sense of place" y un cacto


Hoy (16/5/2012) la página APOD de la Nasa publica una magnifica foto de la Nebulosa de la Tarántula. No se asusten si padecen aracnofobia, pueden mirarla sin miedo ya que el parecido con una tarántula es mínimo.

Cuando digo "magnífica", no estoy exagerando: la foto la tomó el telescópio Hubble, desde fuera de la atmósfera terrestre, de modo que difícilmente ninguno de nosotros podrá lograr nada igual desde su casa.

El problema de esa imagen es que no hay forma de situarla en un contexto visual identificable para un espectador no especializado. APOD nos dice que la Tarántula está en la Gran Nube de Magallanes (LMC) y nos remite a un enlace con un primer término de la LMC. Posiblemente esto ya será algo más fácil de interpretar para los lectores del hemisferio Sur, ya que la LMC es visible a simple vista desde allí.

Como en tantos otros campos del conocimiento humano, en Astronomía se tiende a la especialización. Esto es inevitable puesto que hace por lo menos dos siglos que nadie puede saber (en absoluto) todo lo que se sabe.

Ahora bien, en fotografía las cosas son diferentes. Una de las fórmulas para lograr una buena fotografía es imitar a los árboles, que tienen dos partes. Una de las dos debe apuntar al cielo, elevar la mirada hacia algo nuevo, desconocido o sorprendente para el espectador. La otra debe ser como la raíz, que ancle el tronco a la tierra, facilitando que la mirada pueda interpretar el resto que nos es desconocido. Si solamente hubiera hojas, la mirada podría perderse entre cosas desconocidas, sin prestarles atención, como una cometa con el hilo roto. A esto le llaman aportar "sense of place".

En realidad en la ciencia ocurre algo parecido. La gente que tiene profundos conocimientos de un solo campo a menudo olvida proporcionar esa raíz (o no tiene tiempo para hacerlo). De esta forma hay ya miles y miles de cometas volando en diferentes cielos, y cada una de ellas solamente puede ser comprendida por unas pocas personas. El resultado es que globalmente la ciencia cada vez es peor comprendida, incluso entre los propios científicos y estudiantes de ciencia. Se está llegando al punto que profetizaba Asimov, en el que apenas hay diferencia entre ciencia y magia.

Pero ¿donde está la LMC? A la izquierda del cacto. Allí, aunque no pueda verse, está la Nebulosa de la Tarántula. La otra nebulosa de Magallanes, la pequeña, está encima (aparentemente) del cacto. Ya se que esta foto no podrá competir con la del Hubble, pero tal vez ahora les apetezca tomar un avión para irse a Chile a ver las nebulosas de Magallanes desde el desierto, o tengan curiosiadad por saber algo más sobre esa extraña tarántula.

domingo, mayo 13, 2012

Primera prueba con la Vixen Polarie

La Astrofotografía tiene una justificada fama de ser una disciplina de cierta dificultad técnica, pero últimamente están apareciendo productos que la simplifican mucho, y uno de ellos es la sorprendente montura ecuatorial portátil Vixen Polarie.

Como ya sabrán, el primer problema que debemos superar para fotografiar el cielo estrellado es la rotación de la Tierra. A causa de este movimiento, las estrellas parecen girar en torno a un punto cercano a la estrella polar. Hay dos formas de hacerlo: (i) Emplear una cámara sensible y un objetivo luminoso, lo que permitirá que el tiempo de exposición sea corto y el movimiento de las estrellas sea imperceptible. (ii) Hacer girar la cámara para compensar el movimiento de la tierra, dejando el cielo fijo.

Si optamos por hacer girar la cámara, deberemos emplear una montura ecuatorial, o un aparato mecánico equivalente. Las monturas ecuatoriales suelen emplearse en Astronomía para que los telescopios apunten siempre al mismo punto del cielo. Son aparatos grandes, pesados y engorrosos, que precisan de trípodes y contrapesos, y que no pueden en absoluto ser transportadas cargándolas hasta los lugares donde el cielo se ve realmente bien. Pero si no vamos a emplear un telescopio si no una cámara fotográfica con una distancia focal corta o media, ¿no sería posible sacrificar parte de la capacidad de carga de una montura ecuatorial convencional a cambio de reducir mucho su peso?. La respuesta hasta hace poco era "tal vez si... pero no hay ninguna en el mercado".

Hace pocas semanas, la firma japonesa Vixen presentó su montura Polarie. Hasta ese momento, la única alternativa era el Astrotrac, que yo he usado en muchas ocasiones pero que no que no me ha dejado contento. Por otra parte, Vixen es un nombre muy solvente en el mundo de la Astronomía, de modo que inmediatamente la Polarie despertó mi interés. Mi única duda era la carga máxima de 2kg, algo inferior al peso del equipo que yo uso ( la Nikon D700, el 14-24 y una rótula Markins deben pesar unos 2.5 kg). El distribuidor de Vixen en España me dijo que suelen ser conservadores en las especificaciones de peso, de modo que decidí pasar por la tienda a verla. La impresión inicial fue que en efecto, podría soportar la sobrecarga. El viernes pasado finalmente pude salir al monte a hacer una primera prueba.

La Polarie tiene un diseño externo muy compacto: una especie de caja blanca que se acopla a una rótula por la parte inferior, como si fuera una cámara. En el frontal tiene un disco de aluminio que gira, a razón de una vuelta cada día. Si alineamos el eje de rotación del disco con el eje de la tierra, podremos compensar el movimiento aparente del cielo, tanto en el hemisferio Norte como en el Sur.


Aquí pueden ver la Polarie sobre un trípode Feisol, con una rótula de bola tipo Arca Swiss (aunque se puede usar cualquier trípode y rótula). En el lateral izquierdo de la Polarie, sobre el disco giratorio hay acoplada una segunda rótula Arca, una Markins en mi caso. Un pequeño inconveniente de la Polarie es que el tornillo de salida es del paso "pequeño" (1/4 de pulgada, como para una cámara) y no del estándar de las rótulas, de 3/8. Pero esto puede resolverse con un adaptador que tienen en las tiendas de fotos.

En esta segunda rótula es donde deberemos colocar la cámara. Verán que hay una bolsa negra colgada del trípode. Esto lo hago por que al ser de carbono es muy ligero y procuro añadirle dos o tres kilos de piedras para estabilizarlo y evitar accidentes. 


Aquí pueden ver la cámara, una Nikon D700 con un Nikon 14-24 F2.8, ya colocada en la segunda rótula. La Polarie tiene que alinearse con el eje de la Tierra ajustando la rótula inferior. Esto puede hacerse utilizando el medidor de inclinación blanco y una brújula (incorporada) o con la estrella polar. La segunda opción es más fácil y precisa, pero también podemos ajustar la Polarie "a ciegas", sin ver la estrella polar. Esta segunda opción será muy práctica en el hemisferio Sur.


Aquí pueden ver el conjunto. Mientras me esperaba a que la estrella polar fuera visible, cumplí con el pequeño ritual de prepararme un café y tender esta pequeña esterilla gris que uso de superficie de trabajo. Por curiosidad, probé que tal era la alineación "a ciegas" fotografiando Venus cuando todavía ninguna estrella era visible. Incluso en estas condiciones, si usamos un gran angular podremos hacer fotografías sin trazas de estrellas con tiempos de exposición de un par de minutos.


Con la Polarie ya debidamente alineada, tomé esta fotografía con un 50mm y una exposición de 4 minutos a ISO200 y F11. Podemos ver a Venus absolutamente inmóvil, mientras el paisaje y las luces artificiales describen trazas.

Aclarar que esta foto es simplemente una ilustración: no suele quedar demasiado bien dejar la Tierra movida... aunque puede tener su sentido y estoy seguro de que a Galileo le hubiera gustado ver esta imagen. Con 8 minutos de exposición (a 50mm) me salió una pequeña traza en las estrellas, que no sería ni mucho menos visible en una foto a 800 o 1200 pixels en la web. Digamos que 6 minutos debe ser el máximo razonable con un 50mm (en una cámara de formato completo). Pero tal vez pueda alinearse algo mejor la Polarie, este tipo de cosas suelen mejorar con la práctica o, en mi caso, si me decido a ponerme las gafas de lejos. Hay un buscador de la polar, de mucha calidad, que puede comprarse separadamente. Pero de momento no lo voy a usar. 

Si -siguiendo con el anterior ejemplo- usáramos un 100mm, el tiempo máximo se dividiría por dos y pasaría a ser de 3 minutos. Mientras que con un 28mm sería de unos 12 minutos y con un 14mm, de unos 24. Esto es mucho más que suficiente para capturar cualquier objeto celeste razonable.


Por ejemplo, para esta foto de la Vía Láctea utilicé una montura ecuatorial convencional, que pesa lo que no está escrito y que yo alimenté con una batería de coche. Son ocho tomas de ocho minutos cada una, con un 24mm, apiladas para reducir el ruido de la forma que explico aquí. Creo que podría hacerse exactamente lo mismo con la Polarie. Un sujeto interesante serán algunas de las preciosas nebulosas oscuras de Barnard que comentaba el otro día.

Para ponerla en marcha simplemente hay que mover un dial. Hace un ruido apenas perceptible, que recuerda a un grillo y que a mi particularmente me gusta. Da una impresión excelente. Con sus dos únicas pilas de 1.5V, parece que una vez empiece a girar seguirá haciéndolo incansablemente hasta que la paremos. Y puede pararse un momento, si nos interesa, y volverse a poner en marcha desde donde la hemos dejado. Esto parecerá algo obvio, pero Astrotrac no puede hacerlo.


Finalmente fotografié la Osa Menor con un 50mm, a F5.6, ISO 200, 4 minutos de exposición (esto es un recorte de la foto, sin tratar de eliminar la contaminación luminosa).

Ahora espero poder llevarme la Polarie a un lugar donde haya un cielo decente y hacer alguna foto interesante con ella, no solamente pruebas. Espero que mi buena impresión inicial se confirme. El Astrotrac y la plancheta ecuatorial que yo usaba hasta ahora me parece que se van a quedar en el armario para siempre. Ya les informaré.

jueves, mayo 10, 2012

El poder sanador de la sonrisa

Papilio machaon mirando a la cámara

Sol a través de las sequoias en John Muir woods

Los que hace tiempo que sigais este cuadernillo, sabreis que mi sentido del humor es más o menos ácido y que con facilidad tiendo al desánimo. Pero no están las cosas como para dejarse llevar por la melancolía.

Reflexioné un poco y desde hace unos días he decidido empezar -siempre que pueda- la mañana subiendo una foto alegre al facebook. Las tengo en un álbum que he llamado "Fotos para una crisis". Espero que este pequeño ejercicio pueda ser de utilidad para alguien. En esta entrada teneis algunas fotos de muestra.

Gota de agua en el musgo

Euphydryas desfontanii

Ahora el Doctor Teodoro Martínez, pediatra que trabaja en el sistema público de salud de este país (España) se ha hecho eco de esta propuesta y la utiliza como punto de partida para sus reflexiones sobre la crisis.

Dice Teodoro en su entrada "El poder sanador de la sonrisa": En este difícil momento es más fácil comenzar a andar si nos apoyamos entre nosotros. Todos tenemos algo que ofrecer, pequeño, pero único; algo que los demás aprecian, y que los anima a emprender sus propios caminos. Haciendo pan, conduciendo un autobús escolar o barriendo calles como ningún otro podemos estar creando ese momento de alegría que alguien necesita para emprender algo grande, que nos beneficiará a todos.


Rio Merced en el Yosemite

Mariposa nocturna durmiendo detrás de una hoja, al amanecer

En fin, seguiremos luchando. Animos.

lunes, mayo 07, 2012

La tierra está en el cielo

El jueves 17 (el de la próxima semana) hago una proyección comentada de fotos en el CITM de la UPC, en Terrassa. Explicaré que es la astrofotografía de paisaje y lo ilustraré con fotos nocturnas de La Palma, de la isla de Pascua, de Atacama, del Pirineo... Hablaré un poco de Aristóteles y Galileo, de la contaminación luminosa, de las fotos que estoy haciendo ahora mismo y que no he colgado en la red. También de técnica fotográfica, como debe ser estando en la  única facultad de España que da un grado en fotografía. Pero no es una conferencia solamente para fotógrafos, si les gustan los paisajes vengan aunque no hagan fotos. A las 7:30.

Es gratis, pero hay que mandar un email reservando una plaza. En este momento todavía no está lleno.


jueves, mayo 03, 2012

945 Barcelona

Ultimamente parece que están de actualidad los asteroides. Si alguna vez yo descubriera uno, no se que nombre le pondría. Pero no podría ser Barcelona, puesto que  Comas i Solà ya lo hizo.

Este hombre, además de un brillante astrónomo que descubrió once asteroides, realizó el primer atlas fotográfico de la eclíptica y observó la atmósfera de Titán, era un filántropo que a su muerte "... lega la casa-torre que consigna poseer en la calle de Zaragoza número veintinueve de esta ciudad al Ayuntamiento de la present ciudad de Barcelona con destino a observatorio popular, grupo escolar o institución cultural que se juzgue conveniente, deseando que se conserven en la finca, diplomas, medallas, objetos artísticos y científicos y demás recuerdos del testador."

Yo no se que más hubiera podido hacer Comas i Solà por su ciudad. Pero al parecer no fue suficiente, y ya se imaginarán que si les hablo de 945 Barcelona no es sin un motivo. Piensen un poco: un científico ilustre, un filántropo que cede su casa al ayuntamiento ... ¿como termina la historia?

Han acertado. Pasado mañana, Vil.la Urània se derriba. Los objetos artísticos, científicos y demás recuerdos del testador probablemente irán a la basura.  Saturno devoró a su hijo, 945 Barcelona..

Me parece una injusticia químicamente pura y un acto de una maldad brutal. No se cual habrá podido ser la secuencia de acontecimientos desde la donación de la casa hasta su derribo, y seguro que los responsables del municipio atinarán (si se molestan) a dar las explicaciones adecuadas y perfectamente legales. Para eso está la ley en estos momentos, para justificar los abusos del poder.