jueves, marzo 29, 2012

Astrofotografía sin motor: el centro de la Vía Láctea desde La Palma

En mi clase del Fotonature 2012 prometí que en mi blog les contaría como se puede hacer una fotografía astronómica sin necesidad de utilizar monturas ecuatoriales ni ningún equipo especial, solamente una cámara y un trípode. Verán que es un procedimiento un poco complicado, que requiere de cierta soltura en el proceso de fotografías, pero creo que merece la pena intentarlo si les atrae este tema.

Una montura ecuatorial es un equipo básico para Astronomía, que permite que un telescopio (o una cámara) estén apuntando al mismo punto del cielo permanentemente, compensando la rotación de la Tierra. Pero utilizando software moderno pensado para fotografía panorámica, podemos lograr algo parecido con un simple trípode. Es cierto, no va a tener la misma calidad que (por ejemplo) esta foto, que está hecha con una montura ecuatorial y con más de una hora de exposición total, pero nos permitirá tener un recuerdo de un viaje si vamos a un lugar con un cielo excepcional como La Palma.
Cada una de las 16 fotos originales (recorte).

La "astrofotografía sin motor" consiste en combinar muchas exposiciones cortas, a ISO muy elevado, en una sola foto. Una sola de las fotos tendría muy mala calidad, pero en base a promediarlas, podemos reducir mucho el ruido y obtener una calidad razonable. En esta foto del centro de la Vía Láctea, hecha poco antes del amanecer en El Roque de los Muchachos, con una D700 y un 14-24mm ajustado a 17mm, puse el ISO a 4000, el diafragma a 2.8 y el tiempo de exposición a 12 segundos. ¿Por qué no aumentar el tiempo de exposición y reducir la sensibilidad? Si hubiera hecho esto, entonces las estrellas aparecerían como trazas, si quisiéramos ver la foto al 100% como en este recorte que les muestro.

Esta foto la tomé no una sola vez si no 16 veces. En cada una de las imágenes, a causa del movimiento de la Tierra, las estrellas aparecen ligeramente desplazadas. Con Lightroom, las revelé ajustando el contraste al mínimo, y las exporté como un TIF de 16 bits. El balance de blancos lo dejé ajustado, pero no en "automático". Activé la opción de corregir las aberraciones del objetivo. Levanté las sombras en la curva de tonos, pero no utilicé las luces y las sombras. Estos detalles son importantes ¿alguien sabe por qué?.

Después, con el programa de panorámicas ptgui, abrí las fotos y le pedí que hiciera una panorámica. Al estar todas las fotos casi una encima de otra, en realidad lo que obtuve fueron 16 fotografías del mismo lugar del cielo. Después, las grabé separadamente (y no solo la panorámica ensamblada, que es lo que suele hacerse). Finalmente, abrí las fotos generadas por ptgui en Photoshop, una en cada capa (Archivo/Secuencias de comandos/Cargas archivos en pila). Las combiné como un objeto inteligente, utilizando el "Modo de apilamiento" que photoshop llama "Mediana". Esto de la "mediana" de Photoshop en realidad lo que hace es calcular promedio de los valores de cada pixel para las 16 fotos, pero eliminando los pixels que se apartan exageradamente del promedio. De esta forma, por ejemplo, se "borran" automáticamente los aviones y los satélites artificiales. Los que tengan un PC, pueden hacer exactamente todo esto (y más cosas) con el código gratuito Deepskystacker. Es el único programa del PC que echo de menos en los Macs.

Después, ajusté luces y sombras, toqué el contraste y obtuve este resultado:

En teoría, con dos fotos, se obtiene un ruido equivalente al que tendría la foto tirada con una sensibilidad ajustada a la mitad. De modo que con 2 fotos, sería como ISO 2000; con 4, como 1000... y con 16 como ISO 250. En realidad no es exactamente esto mismo, pero el resultado es una imagen bastante limpia que puede estirarse para resaltar los detalles de las nebulosas negras. Naturalmente, pueden hacerse más de 16 fotos, pero el tiempo de proceso aumenta.

Tal vez ya habrán observado que esta no es todavía la foto final, pero eso se lo contaré otro día que por hoy yo creo que ya es suficiente. ¿Supe explicarme? Espero que si.

Diferencia entre una de las fotos y la promedio (con el contraste aumentado).

Bueno, una última curiosidad. ¿Que sucede si restamos el promedio a una de las imágenes originales? Pues que aparecen los objetos en movimiento, en este caso ¡cuatro! satélites artificiales. Menudo tráfico...

miércoles, marzo 28, 2012

Ocaso de los dioses

Venus riela sobre el Atlántico, pero Júpiter ya es casi invisible. Solamente un punto rojo tocando al horizonte. Todavía queda un último resto blanquecino de luz zodiacal.
Venus riela en La Palma.

Un ejercicio interesante es comparar esta foto de Venus con la que colgué de Júpiter sobre un lago en el Pirineo. Verán que el efecto es parecido, pero en el Pirineo, incluso a dos horas andando de la carretera y 2000 metros de altura, la contaminación luminosa que hay en el horizonte es evidente. En cambio, en la foto en La Palma, los tonos rojizos del horizonte son naturales, es la celístia (la luz de las estrellas), que adquiere este color por su interacción con la atmósfera.
Júpiter riela en el Pirineo, pero en el horizonte hay contaminación luminosa. 

No se si podré explicar hasta que punto me emociona poder admirar un cielo sin rastro alguno de luz artificial, saber que los tonos de color de la foto son únicamente debidos a la naturaleza. Esto es algo realmente excepcional.

martes, marzo 27, 2012

Regresando de la isla de las estrellas

Como tal vez ya saben, me invitaron a dar una masterclass en el festival Fotonature 2012, en La Palma. Si miran la web, verán que los demás profesores eran personas de un enorme prestigio en el mundo de la fotografía. Ha sido una experiencia maravillosa participar en el festival, poder hablar con tanta gente estupenda y visitar La Palma, que tiene justamente merecido el sobrenombre de "la isla bonita". Ya les ire contando, en cinco días he vivido más que en cinco meses. De momento, les dejo esta foto. ¿Saben identificar algunos de los objetos celestes?


No quisiera terminar sin agradecerle a Tino Soriano y Anna Oliver haberme dado esta oportunidad.

martes, marzo 20, 2012

Llevando la cámara

Yo creo que llevando una cámara en la bolsa se miran las cosas de otra manera, con una intensidad diferente. No hacen falta grandes viajes ni fauna exótica para disfrutar de la fotografía.


lunes, marzo 19, 2012

Dioses, planetas, sensores, blooming y el plano invariable

Captura de pantalla de Stellarium con Júpiter y Venus la noche del 12 de Marzo


Los Dioses. Si siguen un poco la actualidad de los cielos (cosa sensata, puesto que la actualidad de la tierra está fatal), sabrán que hace unos días la distancia aparente entre Júpiter y Venus fue mínima. Júpiter (Zeus) suele ser el objeto más brillante del cielo, y se mueve con majestuosa lentitud entre las estrellas, como corresponde al rey de los dioses. Sin embargo, a veces Venus (Afrodita) puede ser enormemente brillante y poderosa, mucho más que Zeus. Si ahora estuviéramos en tiempos de Sócrates, los ciudadanos bienpensantes y conservadores creerían (o lo fingirían, al estilo fariseo) que el mundo es el resultado del equilibrio entre las fuerzas de diversas divinidades. Yo ahora debo pasar a la fotografía para que no me digan que me disperso entre demasiados temas, pero (si no conocen esta palabra), tal vez les parezca curioso investigar el papel de las hieródulas en los templos de Afrodita, que encierra un gran secreto a voces.

Júpiter (a la izquierda) y Venus a la derecha. Nikon D700, 70-200 2.8 a 165mm, 1 segundo a ISO 1600. Vean el efecto del blooming.

Los sensores. El caso es que la noche del 12 de Marzo, Zeus y Afrodita estaban muy cerca en el cielo, uno a cada lado de la eclíptica. Este acontecimiento bien merecía una foto, pero no tuve tiempo de ir a un lugar sin contaminación luminosa para hacerla. La contaminación luminosa hace que los sensores de la cámara trabajen mal. Los sensores tienen el doble de pixels verdes que rojos o azules, puesto que están diseñados para que su comportamiento sea óptimo con luz de día, o a la luz de las estrellas. Pero los tonos de luz de tungsteno se le dan mal a la cámara. En estas circunstancias, la Nikon D700 tiene un problema especialmente asqueroso llamado "blooming". Si hay un objeto muy brillante, como una farola o Venus, su luz se desborda y contamina a todos los pixels de una banda horizontal. Al no ser ruido aleatorio, no hay forma fácil de eliminarlo por medios estadísticos. Esto es perfectamente evidente en esta toma (aunque en blogspot se ve tan sumamente mal que quien sabe). La Nikon D3 tiene el mismo problema, que fue corregido en la Nikon D3s. Yo esperaba una D800 con el sensor de la D3s, y la hubiera comprado, pero Nikon finalmente ha sacado una cámara con una resolución probablemente excesiva para un formato de 35mm (la D800) y una cámara con un sensor muy bueno pero demasiado cara y demasiado PESADA. De modo que, a la espera de poder probar la D4 (con la que David Airob está encantado) sigo con mi D700.

Los satélites de Júpiter, orbitando en un plano casi paralelo al invariable del sistema solar, y a la derecha Venus. El plano de la eclíptica (la órbita de la Tierra) está entre los dos.

El plano invariable. Blooming o no blooming, las fotos del cielo siempre aportan información. Stellarium nos muestra el plano de la eclíptica, por donde orbita la Tierra. Júpiter está a un lado y Venus al otro. Aproximadamente, todos los planetas se mueven por la eclíptica, pero solo aproximadamente. Cada órbita está en su propio plano. El plano "promedio" de los planetas del sistema solar se llama plano invariable, y se calcula considerando el momento angular de cada planeta. Júpiter, como es enormemente pesado, influye mucho en este plano invariable, que casi coincide con el de su órbita. El resto de planetas están (estamos) en órbitas algo inclinadas. Lo interesante de esta foto en la que los dos planetas están a la misma altura es que se ve perfectamente la desviación de la órbita de Venus respecto del plano invariable. En la fotografía ampliada se ven tres de los satélites de Júpiter (¿pueden encontrar sus nombres consultando Stellarium?), que están orbitando a Júpiter aproximadamente en un plano paralelo al invariable. Venus, si no fuera como es, debería estar sobre la prolongación de la línea que une a los satélites de Júpiter.

Me gustaría que Galileo viera esta foto. Galileo era listo y arrogante, de modo que estuvo a punto de beber de la cicuta de fuego que entonces se repartía en Roma. Zeus (y Afrodita) nos libren de los sofistas y de los fariseos. Ya lo he dicho muchas veces, yo no creo en Jesucristo pero fariseos los veo casi a diario. Tengan cuidado, aparenten modestia, no lleven la contraria a la gente importante y dejen ese feo vicio de pensar (que probablemente ustedes tengan si han llegado hasta aquí).

viernes, marzo 16, 2012

Fukushima un año después

Que bonita es la dinámica de fluidos computacional. Unos señores se han entretenido en calcular a donde ha ido a parar la contaminación radioactiva de Fukushima durante los doce meses posteriores al accidente. Teniendo en cuenta que el periodo de semidesintegración del cesio-134 es de dos años, y el del cesio-137, de 30 años, ya pueden dar por seguro que tarde o temprano incluso los caballeros que hablan bien de las nucleares, van a encontrarse isótopos radioactivos en su lata de atún. Bueno, el plutonio-239 dura un poco más, 24100 años concretamente. De modo que no se preocupen demasiado por el futuro. De lo que habría que preocuparse es de cerrar las que tenemos en España antes de que suceda un accidente como el de Fukushima. Es cuestión de tiempo.

jueves, marzo 15, 2012

Audio para escapar del fútbol

Si ustedes disfrutan con la información deportiva, por fuerza tienen que ser felices. Lo digo sin ninguna ironía. Conozco personas inteligentes, sensibles y cultivadas que además siguen la liga de fútbol y se emocionan con los goles, los remates y los saques de esquina. Con la omnipresencia del fútbol deben gozar como calamares. Me alegro por ellos, de verdad.

Pero yo, simplemente, ya no puedo soportar ese sonsonete en la radio. La tele ya hace tiempo que no la pongo y la prensa deportiva no la he mirado nunca. Antes me consolaba con las tertulias radiofónicas de política, pero últimamente (como comprenderán) ya ni eso aguanto. Lo siento, nadie es perfecto.

Es cierto, puede ponerse música. La música está muy bien, para un rato, pero a mi lo que más me gusta es que me cuenten cosas interesantes. Desde hace unos meses he dejado de escuchar la radio casi por completo. Seguramente, desde un punto de vista estadístico, yo debo ser de una rareza extrema. Pero si usted ha leído hasta aquí, probablemente es tan raro como yo.

Colaboremos. Les contaré mi método. Tan pronto como salgo a la calle, pongo en los auriculares un programa de radio o un curso grabado.

Me permito aconsejarles unos que a mi me parecen excepcionalmente buenos: los cursos de Astronomía del  Dr. Richard Pogge. Es Astronomía a sin apenas matemáticas, que no es para futuros astrónomos, si no para personas que están estudiando otras carreras, a veces de humanidades. De modo que se puede entender muy bien sin ver las transparencias que se están proyectando. Están en inglés pero se entienden bien, y además practicarán.

¿Como se mide la distancia a una estrella? ¿Como se detectan exoplanetas? ¿Como nacen, viven y mueren las estrellas? ¿Qué es un agujero negro? Todo esto y mucho más viene en sus cursos Astronomy 161 y 162. Lo más práctico es bajarlos de iTunes, si lo usan. En caso contrario, se pueden descargar de su web. Después de estas dos asignaturas podrán seguir la apasionante Astronomy 141: Life in the Universe. Muchas noches, antes de acostarme bajo las estrellas, he escuchado una clase de astronomía. Repito: son excelentes. Es posible que durante los primeros minutos les cueste acostumbrarse, pero si lo logran, las van a disfrutar enormemente.

Se que a algunos va a mortificarles que recomiende algo en inglés, pero seguro que hay otros cursos apasionantes. Espero sus sugerencias, del tema que sea. Arte, historia, escultura, pintura, historia de la música, teatro, poesía, libros leídos. Cualquier cosa.. menos fútbol.

miércoles, marzo 14, 2012

Grandes momentos

Dersú Uzala y el Capitán Arseniev, perdidos en un paisaje helado, improvisan una cabaña apresuradamente antes de que la ventisca les mate de frío.

Galen Rowell conduce doblando la velocidad máxima permitida, con el estupefacto guardabosques del Yosemite a su lado, para fotografiar la última luz roja del sol iluminando una gran cascada.

Ansel Adams ve la luna ponerse frente a unas nubes iluminadas pero para cuando ya ha podido colocar su trípode, se da cuenta de que no tiene el fotómetro a mano. No da tiempo de ir a buscarlo. La escena es magnífica, pero parece imposible calcular la exposición y el filtro degradado, sin fotómetro. Respira profundamente y con la mente serena, expone una única placa (se ha vendido una copia impresa por 600.000$).

Son las dos de la madrugada de una noche de luna llena, y John Muir es despertado en su campamento por un terremoto. Sale a admirarlo, sin ningún temor, al grito de "Un sublime terremoto, un sublime terremoto", andando sobre la tierra que se mueve como si fuera el mar.

Ya hace cinco minutos que el módulo Eagle se ha separado del módulo orbital y está descendiendo hacia la superficie de la Luna controlado por su primitivo ordenador. De pronto se oyen varios pitidos. No suenan especialmente inquietantes, pero los tripulantes del Eagle saben que el sistema está reiniciando una y otra vez ¿podrá controlar el descenso?. Several seconds after the first alarm Neil Armstrong, with some concern apparent in his voice said, "Give us a reading on the 1202 program alarm". En cuestión de segundos hay que decidir si encender los motores de nuevo para regresar al módulo orbital (y a la Tierra) o continuar con el descenso. Un joven y anónimo ingeniero, Jack Garman, dice: "Pueden seguir adelante. El ordenador será capaz de hacerlo. Lo comprobé".

martes, marzo 13, 2012

La mirada milenaria

Un poco de silencio, hoy.

lunes, marzo 12, 2012

La luna rojo sangre, sin trípode

He salido de paseo, pero se me ha hecho tarde. De hecho, ya contaba con regresar de noche y llevaba un frontal. Llegando al coche, he visto salir una increíble luna de color rojo sangre. Era fabulosa esa luna. La luna suele serlo, pero a veces su exceso de protagonismo la pierde. Yo solamente llevaba la cámara pequeña, y no tenía el trípode.

Esta foto hubiera quedado mucho mejor con la Nikon D700, el trípode Gitzo, la rótula Markins, el 70-200 2.8, el teleconversor 2X y el cable disparador. O incluso mejor con el fabuloso 500 F4 que no tengo y que algún día espero poder comprar. Pero solamente tenía la camarichi con su objetivo 28-120, que a 120mm es nada menos que F5.8 (o sea, muy oscuro). Y sin trípode, pero me las he arreglado.

De modo que he escrito una larga y tediosa entrada llena de detalles técnicos sobre como he hecho esta foto, con una exposición de 1 segundo. Pero cuando ya estaba terminada me ha parecido un rollo y la he borrado. Resumiré: son tres fotos promediadas para minimizar el ruido a ISO1600, apoyando la cámara contra una superficie horizontal. La foto está un poco recortada, pero a pesar de que la luna es pequeña en el encuadre, el color rojo hace que nos parezca mucho más grande.

A pesar de lo que digan los fabricantes, la cámara no es lo más importante.

domingo, marzo 11, 2012

Sobre la posibilidad de acontecimientos terribles

Tengo la suerte de poder hablar regularmente con personas de unos 20 años, procedentes de diferentes países. Ellos me han enseñado la utilidad del facebook, del dropbox, de los teléfonos con internet y del iPad. Suelo mirar que software usan y normalmente, al cabo de unos meses, yo también estoy utilizándolo. 

Sin embargo el otro día dos de ellos me dijeron que pensaban que algo como lo que sucedió en Ruanda, o en la Alemania de Hitler sería imposible aquí y ahora. "Se ha aprendido", "Esto es Europa, aquí no puede suceder", eran sus frases. En vano les recordé los acontecimientos de Yugoslavia. Para ellos esto es un pasado remoto.

Debemos estar prevenidos para la posibilidad de que sucedan cosas terribles. Por supuesto que pueden volver a suceder, aquí y ahora. De nosotros depende que esto sea así. La inteligencia, el pensamiento, el análisis, el debate.. esos son los mejores recursos para evitarlo. El primer síntoma de que las cosas no van bien es el uso de los medios de comunicación para fanatizar a la gente. "Así empezó todo en mi país", me contaba un amigo de Belgrado. Me aterra ver como personas que se tienen a si mismas por bien informadas simplemente repiten lo que sus periódicos o emisoras de radio les han contado.

Yo creo que:
1-No debemos aceptar el uso de la violencia, ni tan siquiera en el lenguaje, por parte de nadie ni contra nadie.
2-Debemos aprender a valorar la información de todos los medios de comunicación con un sano escepticismo.
3-Las redes sociales son una poderosa herramienta, para bien y también para mal. No propagaremos información de la que no hayamos podido comprobar su veracidad tal y como lo haría un periodista serio. Siempre que sea posible, haremos referencia a las fuentes.

jueves, marzo 08, 2012

El módulo Book de Lightroom 4: del RAW al pdf


Contraportada y portada de mi Lorem ipsum. A la izquierda, las colecciones, y a la derecha las opciones del módulo book del Lightroom 4. Se pueden añadir fotos durante la maquetación, seleccionándolas de la librería (abajo) y LR4 nos indica el número de veces que han sido usadas en el libro.

Se está hablando mucho de las mejoras en el revelado del nuevo  Lightroom 4, pero una de las novedades más interesantes es el módulo Book. Como su nombre indica, sirve para maquetar un libro de fotografías, con textos, a partir de las fotos de nuestro catálogo de Lightroom. El insomnio también tiene sus ventajas y como hoy me he despertado una hora antes de lo necesario, he decidido darle un vistazo. Lógicamente, al principio uno no se aclara y recurre a buscar en google. De momento hay poca cosa sobre el nuevo módulo book, y lo más útil probablemente sean los vídeos de Adobe. Son claros, y no hace falta saber mucho inglés para poder seguirlos (pero a mi particularmente no me gustan los tutorials en video, yo quiero ir directamente a lo que me interesa a mi y no poder hacerlo me pone muy nervioso). En cualquier caso, siempre se puede dejar el vídeo en marcha y mientras tanto ir explorando Lightroom en otra pantalla.

Vista con las miniaturas de las páginas.

¿Como funciona? Bueno, no pretendo haberlo entendido todo pero en resumen la idea es que se parte de una colección de fotos ya reveladas, o de un folder. Después podremos añadir otras si queremos, pero no es mala idea seleccionarlas todas antes. En el módulo book hay que elegir entre crear un pdf o un libro de Blurb. Esta integración con un servicio de impresión en concreto va crear dificultades por ejemplo a Fotoprix, que oferta algo parecido, pero que nos "obliga" a utilizar su sistema de edición (o así era cuando yo lo vi la última vez). En cambio, poder pasar de los RAW al libro es una enorme ventaja por ejemplo para editar una revista electrónica.

Dentro de cada página se pueden elegir muchas opciones de maquetación, con una o varias fotos y recuadros de texto. Hay un modo para fotos en formato panorámico, que ocupen dos páginas. Lightroom puede poner los textos por si solo a partir de las 'captions' de cada foto. A los diez minutos da la sensación de que ya se empieza a entender como va el asunto.

Claro está, hay limitaciones. Igual que una cámara no hace las fotos sola, por mejor que sea, es evidente que Lightroom 4 por si solo no va a lograr una edición gráfica y una maquetación de calidad profesional. El uso de los prediseños evitará caer en las horteradas más comunes pero no aportará la originalidad que un buen artista profesional puede conseguir. ¿Un ejemplo? Vean esta web.

Una página con una foto panorámica, que nos muestra (pero no evita) el codo.

Finalmente, al crear el pdf, Lightroom 4 nos da la opción de hacer copias virtuales de las fotos y hace un render página por página. Es bastante impresionante verlo trabajando mientras sorbemos un café y pensamos en las largas horas que nos está ahorrando la máquina. Finalmente, si optamos por pdf, nos crea dos (grandes) archivos: uno para la portada y otro para el resto del contenido. Si usamos blurb, nos va dando el precio a medida que añadimos o quitamos páginas. No he probado a ver como se haría el pedido.

La impresión de calidad es cara, ya lo verán. Posiblemente la salida más interesante que tenga este módulo será la edición electrónica de libros en color. Adobe corre mucho y la industria americana en general, también. Todas estos cambios van a ser grandes oportunidades para unos y serios problemas para otros en un mundo cada vez más global y más difícil. Para sobrevivir, cada día deberemos preguntarnos ¿qué he inventado hoy?.

miércoles, marzo 07, 2012

Júpiter y Venus sobre el lago helado

Ayer compré el nuevo Lightroom 4 (miren el precio, se sorprenderán agradablemente). La excusa oficial que me puse para realizar este pequeño desembolso es que abre los RAW de la Canon Powershot G1X (hacer fotos en JPG es un grave error que espero que nadie esté cometiendo). Además, Lightroom 4 realmente permite controlar mejor las luces y las sombras que el Lightroom 3, que ya era muy bueno.

En diez minutos, si conocen el programa, tendrán el archivo de su catálogo actualizado y estarán revelando mejor todas sus fotos. Sabiendo lo difícil que es desarrollar software, debo felicitar a la gente que ha programado esta maravilla.

¿Ven un rastro de luz zodiacal en esta foto, a pesar de la luna?.

martes, marzo 06, 2012

Probando la Canon G1X

Continúa de aquí. Esta entrada es simplemente un resumen de mis primeras impresiones con la Canon G1X. Quien quiera una prueba exhaustiva con todas las características, pesos y medidas, puede dirigirse a la excelente web dpreview,  o también a la prueba del quesabesde, firmada por Iker Morán.

Con una cámara en la mano o en el bolsillo se mira de una forma diferente. Para los que estamos acostumbrados a ver las cosas a través de una lente, un nuevo equipo es algo así como una excusa para volver a visitar una vez más nuestro mundo. A mi no me interesan especialmente las ciudades, ni me siento cómodo fotografiando por la calle. Pero la cámara me transforma y me motiva, de modo que salí de Casanova a las calles de Barcelona dispuesto a dedicar unos minutos a mirar y fotografiar de nuevo la Plaza Catalunya, el barrio Gótico, las Ramblas, y la curiosa mezcla de gente que las recorre. Me sabe mal fotografiar a la gente a escondidas y aproveché para fantasear con un  proyecto de fotografías solamente de pies ¿se podría contar una historia?.

Yo había pensado usar la Canon G1X con el visor óptico, por malo que fuera. Pero resulta que es casi inutilizable: no da ninguna información sobre tiempo de exposición ni diafragma y lo que se encuadra es, siendo benévolos, una primera indicación de lo que después se verá en la fotografía. Por otra parte, la pantalla articulada es muy práctica, y la cámara es tan pequeña y silenciosa que permite pasar completamente desapercibido. Subrayo lo de silenciosa, que maravilla (siempre que se desactiven los absurdos ruidos electrónicos que ella misma genera).

La vida de la batería no es larga, es muy aconsejable tener por lo menos una de repuesto. Tirando a la máxima focal, a pesar de lo oscuro que es el objetivo, si somos hábiles podremos desenfocar el fondo razonablemente bien para hacer retratos. El vídeo a mi me ha gustado pero como de esto no entiendo, no puedo opinar. El AF es aceptablemente rápido y en condiciones de poca iluminación funciona bien, incluso cuando el objeto enfocado está fuera del alcance de la luz que lo asiste. A pulso y con el objetivo a la máxima focal, pude enfocar Marte. No está nada mal.

A veces, claro está, tendremos problemas para enfocar, pero el fotógrafo experimentado sabrá encontrar un punto con el contraste suficiente o algo mejor iluminado para enfocar y reencuadrar la imagen. El tiempo de puesta en marcha es correcto, y la velocidad de respuesta también. Se puede dejar una distancia preenfocada manualmente, para después disparar sin mirar por el visor, al estilo del gran Joan Colom, que en mi opinión alcanzó cotas difíciles de igualar en la street photography.

Todavía no he podido probar el AF con sujetos en movimiento, ni muchas otras cosas. Una cámara es un objeto complicado, probablemente demasiado complicado, y es inevitable tardar unos días en hacerse a ella. Las 245 páginas del manual (¡solamente en pdf!) de la G1X hablan de cosas que a mi me parecen completamente superfluas, como pases de diapositivas, visionado de las fotos en orden aleatorio atendiendo a sus similitudes, funciones de edición y mucho más. Cada uno ira navegando a su manera por esta jungla de funciones y el que esté acostumbrado a hacer fotos, podrá hacerse a la G1X y sus particularidades, configurándola a su gusto sin demasiados problemas.

Yo creo que el flash es un elemento muy útil para la fotografía. No sirve solamente para hacer fotos con poca luz, si no también para rellenar las sombras. El control que la G1X hace del flash es bueno y se puede disminuir su potencia, reduciéndolo a un pequeño destello, al mismo tiempo que se subexpone la luz natural, logrando un efecto interesante. Del mismo modo, se puede sincronizar a la cortinilla trasera y combinarlo con la luz ambiente.
Crepúsculo, ISO 100, 28mm (equiv.) F2.8, 8 segundos.

 Recorte 100% a ISO 100.
 Recorte 100% a ISO 400.
Recorte 100% a ISO 1600.

Un punto fuerte de la G1X es su estabilizador de imagen. Los angulares de las reflex no suelen tener estabilizador, pero zoom de la G1X es un angular a 28mm, si que lo tiene y va muy bien. Vean la foto de ejemplo al final, a 28mm, con un tiempo de exposición de 1/5 s. No está nada mal (y les aseguro que yo no tengo tan buen pulso). En plan de prueba, se puede llegar a fotografiar estrellas brillantes sin trípode. Y por cierto: no hay aberración de coma visible a F2.8, lo que significa que (aunque ustedes no quieran fotografiar estrellas), esta óptica es buena.

Entre las cosas que a mi no me gustan, además del visor óptico, está el formato 4/3 (que siempre se puede solucionar recortando después) y otro problema más grave: es simplemente imposible fotografiar objetos pequeños. Para esto no vale la G1X, en absoluto. Otro pequeño detalle: si los fabricantes no piensan dar los manuales impresos, podrían poner por lo menos un formato que se leyera mejor en un libro electrónico que el pdf.

Llegamos al punto más conflictivo: el análisis de la calidad de las imágenes a ISO elevado. Si se tira en RAW, como yo hago, la prueba de una cámara siempre está asociada al software de revelado. Al llegar a casa descargué las fotos y me encontré con que Lightroom no las abre. Seguro que esto se va a resolver pronto pero en este momento -hasta donde yo se- no hay solución y a mi no me apetece experimentar con el software que Canon regala con la cámara. De modo que estas fotos de ejemplo son los JPG que ha generado la G1Xg, reducidos y con una marca de agua pero sin tocar nada ni recortar (excepto donde se indica). Están los datos EXIF, por si alguien quiere verlos.

Les he dejado una foto de ejemplo, un crepúsculo en la ciudad-dormitorio, a ISO 100, 400 y 1600. No se fíen más de la cuenta de las fotos tal y como se ven en blogspot. Si hay interés, colgaré alguna en flickr. Si el ruido es decisivo para ustedes, miren la comparativa DXO, que es muy fiable. Hay que mirar el apartado Low-Light ISO. La G1X es mejor que una Nikon D70 y "comparable" a una D300, que no hace tantos años era una gran cámara reflex.

Mis conclusiones provisionales. Estoy contento de haber comprado la G1X. Volvería a hacerlo, complementa muy bien a una reflex avanzada. Cabe en el bolsillo grande de una chaqueta y si la llevamos un bolso nos olvidaremos de ella hasta que nos haga falta. Se puede llevar a todas partes, es discreta y silenciosa. Con luz buena se pueden hacer fotos que pasarán por las de una reflex moderna. Incluso con poca o muy poca luz y sin trípode, gracias al estabilizador y a la ausencia de vibraciones de una cámara que no es reflex, se pueden hacer perfectamente fotos publicables. Me gusta el flash y la óptica, especialmente a 28mm. Si la llevamos al límite, obviamente la G1X no puede competir con una FF que pesa y cuesta mucho más, pero aguanta bien.
Un grafitti en una pared mal iluminada, a ISO 800, 1/5 de segundo, a pulso, 28mm F2.8.
Recorte 100% de la anterior. Gracias al estabilizador, con un poco de práctica se puede tirar a 28mm a pulso incluso más lento de 1/5 s.

Espero poder llevármela una noche de excursión al monte con un mini-trípode, a hacer una foto de estrellas, aunque solamente sea para probar que tal. O este verano en una salida de dos o tres días por el Pirineo. Ya les contaré, y además tengo pendiente subir fotos revaladas con Lightroom, en cuanto pueda. Edito: El LR4 soporta la G1X.

lunes, marzo 05, 2012

Primeras horas con la Canon PowerShot G1X

Ana, sonriente en la caja de Casanova, después de haber activado el RAW de mi G1X.

El tipo de fotos que estoy haciendo últimamente (paisajes nocturnos con estrellas) precisa de cámaras de gran sensibilidad y ópticas luminosas de calidad. Desde hace tres años he usado prácticamente siempre una Nikon D700 y tres ópticas Nikon: 14-24 F2.8, 24-70 F2.8 y 70-200 F2.8, esta última, a veces con un teleconversor 2X. Sorprendentemente, estas ópticas zoom Nikon de diseño moderno son mejores que la mayoría de las fijas, pero muy pesadas. La cámara, con una sola de ellas, más una batería de repuesto y el L-Bracket para el trípode, pesa unos dos kilos. Esto es demasiado para llevarlo todo el día a cuestas, a no ser que se tenga muy claro que va a ser necesario.

Desde hace tiempo estoy esperando a que alguien se decida a lanzar una cámara con un sensor grande, que de calidad suficiente, pero que sea pequeña y ligera, para poder llevarla siempre por si surge la posibilidad de hacer una foto interesante. Ya se entiende que algo habrá que sacrificar. La calidad de la D700, que permite imprimir en gran formato una foto tirada a ISO 3200 difícilmente va a tenerla una cámara compacta. Pero ¿hasta donde se puede llegar?.

Vi la Fuji X100 de David Airob y me gustó mucho. Es pequeña, bonita, con un visor excelente y tiene un 35mm (equivalente) F2.8.  Pero al final la dejé pasar. El 35 F2.8 está muy bien para hacer fotos por la calle pero a mi me resulta demasiado largo. Hace poco han anunciado un modelo parecido pero con ópticas intercambiables, la X-Pro1, pero todavía no está a la venta y además el angular más corto que han anunciado es un 28mm 2.8... y no estoy dispuesto a comprar una gama entera de objetivos para esta cámara. Por otra parte, las Nikon V1/J1 a mi no me han gustado.

Un poco por sorpresa, ha aparecido la Canon G1X, heredera de la larga serie PowerShot G de Canon. Simplemente, Canon ha mantenido el concepto de siempre y ha puesto un sensor más grande, con un factor de recorte de 1.8. Casi como el APS de las reflex Canon, y mayor que el de las Nikon V1/J1. No es una máquina tan glamurosa como las Fuji ni tan innovadora como las Nikon V1/J1, ni tiene óptica cambiable, pero tiene un buen sensor, aproximadamente equivalente al de una D300 (aunque peor que el de la Fuji, según el análisis de DXO), y una óptica zoom 28-112mm (F2.8-F5.8), con estabilizador de imagen. Ese F5.8 suena horriblemente oscuro, y lo es, pero hay que tener en cuenta que incluso sin el estabilizador, una cámara sin espejo vibra mucho menos, y permite tirar sin trípode a una velocidad muy inferior a la de una reflex. Otro tema es el control del desenfoque del fondo, veremos que tal se resuelve con la G1X.

En resumen: después de mucho cavilar, encargué una G1X en Casanova, para temerla tan pronto como les llegara. El viernes a última hora me avisaron de que ya la tenían. Fui el sábado (anteayer) por la mañana a comprarla. La verdad es que con todo esto de comprar por internet se puede ahorrar algo de dinero pero no me apetecía soportar el estrés de exponerme a que hubiera algún problema... cosa que a veces sucede.

Son extrañas las sensaciones que se tienen con una cámara nueva, completamente diferente, en la mano. Después de miles y miles de fotos hechas con reflex Nikon (D200-D300-D700) en los últimos seis años, la pequeña G1X se nota muy diferente. Es pequeña, ligera y agradable al tacto. Se ve sólida y la pantalla orientable es muy práctica. Pero el visor es malo, casi testimonial. Y al principio no me aclaraba, los menús me parecían ilógicos. Traté de tranquilizarme pensando en que simplemente el problema era que yo estaba acostumbrado a Nikon. Decidí darme unas horas de margen, esperarme a llegar a casa o entrar en un bar a mirarla mientras me tomaba un café.

Pero en la misma puerta de la tienda quise poner la cámara en RAW... y descubrí que las instrucciones de la G1X vienen en pdf grabado en un CD... Después de un rato revisando menús por mi cuenta, decidí pedir ayuda. Tal vez les sorprenda si leyeron mi artículo sobre las tortugas heridas, pero pedir ayuda suele ser la mejor estrategia. Nadie puede saberlo todo.

Volví a entrar en la tienda y no hizo falta pasar de la caja para resolver el enigma del RAW. La persona que unos minutos antes me había cobrado y me había ayudado a poner correctamente la correa (yo siempre lo hago mal), se llama Ana y resultó ser una experta en las PowerShot. Simplemente, si la cámara está en modo automático, la opción RAW no aparece. Esta particularidad refleja la curiosa idiosincrasia de la G1X, destinada por una parte a personas que quieren una compacta de calidad pero que no saben demasiado de fotografía y por otro a personas más expertas que probablemente ya tienen una reflex. Hay otros detalles de la cámara que reflejan esta dualidad, que no tiene por ejemplo la Fuji.

Ya de paso hice el ritual de hacer la primera foto con una cámara nueva dentro de la propia tienda. Mañana les cuento algunas cosas más sobre esta curiosa G1X, y les explico que tal funciona el AF, el flash, el objetivo, el estabilizador, y sobre todo: ¿hasta que ISO se puede utilizar ese sensor?. Aquí está la segunda parte.

jueves, marzo 01, 2012

El centro de la Vía Láctea, desde el desierto de Atacama.

Después de varias noches completamente tapadas, e incluso lluvia en el desierto más seco del mundo, finalmente se abrió un claro y pude fotografiar el centro de la Vía Láctea desde el desierto de Atacama. Aquí, en el sur de Europa, el centro de la galaxia siempre se ve cercano al horizonte, donde la contaminación luminosa y la atmósfera ocultan su brillo. Sin embargo, en Atacama la zona de Sagitario puede verse en el punto más alto del cielo y no hace falta mucha imaginación para visualizar el gran agujero negro en torno al que orbita lentamente nuestro sol.  

Aunque nuestros ojos no perciban los colores como la cámara, la luz de la galaxia es tan intensa que casi permite leer. 

Las manchas oscuras son zonas de ceniza, nebulosas opacas que nos ocultan las estrellas que hay detrás. Tienen un aspecto casi orgánico, parecen formas vivas.  

Solamente espero poder regresar para verlo de nuevo.