jueves, marzo 31, 2011

Sobre la fusión del núcleo en Fukushima

¿Qué significa que se ha fundido el núcleo de una central nuclear? Aquí encontrarán una explicación pero si siguen leyendo verán que no es tan complicado. El reactor nuclear es un aparato que, a efectos de resumir, podemos decir que contiene:

1-El "combustible" nuclear, que son unas barras de compuestos de uranio y/o plutonio, según los casos. Este combustible no se encontraba tal cual en la naturaleza en cantidades ilimitadas (como algunos pretenden) si no que es el resultado de un proceso de minería intensiva y de una operación cara y compleja llamada enriquecimiento de la que otro día podemos hablar. O, por otra parte, puede provenir de bombas atómicas desmanteladas, como muy probablemente es el caso del plutonio de Fukushima.

Este "combustible" tiene la notable propiedad de que desprende calor... cantidades ingentes de energía que se liberan a causa de una complicada serie de reacciones nucleares. Cuanto más combustible tengamos junto, más rápidamente se desprende la energía. El límite, al que no puede llegarse en una central, sería una bomba de uranio o plutonio, justamente como las que tiraron en Japón (las de hidrógeno, las actuales, son infinitamente peores).

2-Unos materiales que tienen la capacidad de controlar, hasta cierto punto este proceso de liberación de calor. Cuando la central quiere "apagarse", estos materiales se colocan en una configuración determinada que minimiza la energía desprendida. De modo que el reactor nuclear contiene partes que deben moverse, pero esta regulación no es inmediata: de noche, por ejemplo, no pueden apagarse, y esto explica el absurdo grado de iluminación al que se ha llegado.

En caso de problemas, tales como un incendio (Vandellós), un corte en la electricidad (Chernobil) o un terremoto (Fukushima), lo primero que (supongo) hacen los operadores de la central es poner el reactor en modo de potencia mínima. El problema es que desde que se da esta orden hasta que el calor disminuye, transcurre tiempo. ¿Cuanto tiempo? Después de unos días (no es el tipo de dato que se haga público, o al menos yo no lo he encontrado), el calor deja de ser "brutal" y pasa a ser "enorme" (pero para que llegara a ser "cero" pasarían miles de años).

3-Un sistema de refrigeración, normalmente basado en agua, que absorbe el calor de la reacción nuclear y lo transforma en electricidad mediante una turbina de vapor.

¿Qué significa entonces la "fusión del nucleo"? Pues que ha sucedido lo peor que podía pasar. El sistema de refrigeración ha fallado, el contenedor del reactor se ha roto o se ha tenido que abrir para evitar que se rompiera, se ha vertido agua radioactiva al exterior, se ha inundado el reactor con agua de mar (como en Vandellós), etc etc y pese a esto el sistema de control de la reacción nuclear todavía no ha conseguido reducir el calor desprendido de "brutal" a "enorme". Entonces, los materiales sólidos del núcleo, se van calentando indefinidamente hasta que se funden. El núcleo deja de ser un aparato más o menos regulable para pasar a ser algo así como la cera de una vela que se ha ido consumiendo. No hay posibilidad alguna de control de la reacción.. y posiblemente incluso se llegue al punto de ebullición del metal del núcleo, o de algunos de sus metales, momento en el cual alguna de estas terribles sustancias que lo forman sale al exterior -PESE AL EDIFICIO DE CONTENCIÓN, COMO HA QUEDADO TRISTEMENTE DEMOSTRADO- para sembrar la devastación por un período de tiempo indefinido, puesto que su capacidad para producir cáncer es increíble. Y la vida media del plutonio es de 24.000 años, si tienen ustedes 1kg, al cabo de 24.000 años van a tener medio, y al cabo de 48.000, 250 gr.

¿Qué se puede hacer? Simplemente, llamar a unos héroes que a costa de grave riesgo para su vida tiren hormigón por encima y esperar 20 o 30 años, pasados los cuales, habrá que poner otra capa encima y así sucesivamente. Y rezar para que lo que había sido el núcleo no vaya fundiendo el suelo, descendiendo indefinidamente y contaminando acuíferos a su paso (lo que alguien, jocosamente, llamó "El síndrome de China", pensando que el reactor llegaría a las antípodas, cosa que no va a suceder).

¿Era necesario un terremoto para que sucediera todo esto? Ni mucho menos. Ahora hace un año que hubo una nevada que dejó sin luz a algunas poblaciones durante días o semanas. Hubiera bastado con esto, si allí hubiera habido una nuclear y no se hubiera podido arreglar a tiempo, o un pequeño acto de sabotaje o mil cosas más, como por ejemplo una epidemia que deje a la central desatendida. Lo que me extraña es que no haya sucedido antes en España, y cada día que pasa sin cerrar y desmantelar las centrales nucleares es asumir un riesgo que nadie en su sano juicio asumiría, de no estar gravemente desinformado ... o tener intereses en el asunto.

Las nucleares solo se entienden a la luz de la guerra fría y así lo va a explicar la historia dentro de cien años.. si es que hay tal historia.

miércoles, marzo 30, 2011

El proyecto simografo

Llego indignado del banco X donde pretendían cobrarme 3 euros por pagarme un cheque al portador de 85 euros. ¡ Eso es más del 3% ! Como suelo hacer en estos casos de claro abuso, le he preguntado al cajero (la cajera en este caso) si es feliz haciendo su trabajo. Como siempre, me ha dicho:

1-En realidad no es una injusticia, es el precio por un servicio etc etc
2-Mi trabajo es hacer lo que me mandan, esto lo hace el ordenador, la culpa no es mía etc etc

Esta doble respuesta, contradictoria y autoexculpatoria me hace pensar de inmediato en los encargados de apretar el botón de la cámara de gas, y así se lo he hecho saber al empleado de la caja Y donde finalmente he ingresado el cheque. La inercia de la que todos (yo también) somos culpables que nos hace cometer, entre todos y dirigidos por unos pocos, las más terribles injusticias.

El único antídoto que se me ocurre para librarnos de este feudalismo suave del  siglo XXI es "ENSEÑAR A LOS NIÑOS A PENSAR", para que sean capaces por ellos mismos de analizar lo que ocurre en Islandia.. y en Japón.

A tal efecto, les propongo realizar un pequeño proyecto informático utilizando Processing, que yo creo que a los niños les va a gustar y que (me parece) reproduce la fascinación que los primeros ordenadores personales nos produjeron a los que ahora rondamos los 40. Processing es gratis, va en todos los ordenadores y se instala en 10 minutos.

¿Qué es el SIMOGRAFO? Se parte de programa que muestra en la pantalla lo que está captando una cámara de vídeo, la que llevan todos los portátiles integrada (o una USB que cuesta 20 euros). Esto por si solo es muy fácil, es uno de los ejemplos que viene con processing. Verán que hay otro ejemplo que resta dos frames y muestra solamente los pixels que han cambiado. Y un tercer ejemplo que enseña como grabar un vídeo con dibujos o imágenes de cualquier clase, frame por frame. Combinando los tres ejemplos, obtendrán un SIMOGRAFO, que es un pequeño programa que solamente graba en video lo que ve la cámara si hay objetos en movimiento.

Se que habrá gente que estará pensando que esto es muy complicado. A mi me gusta pensar en este blog como en una pequeño bar en el que se sientan a charlar gentes de todos tipos, desde fotógrafos a matemáticos pasando por escritores y algún ufólogo (yo mismo tengo varias personalidades). Esta entrada está más pensada para los informáticos, pero cualquier persona que le dedique un rato podrá hacerlo. Pongan a sus hijos a pensar, muéstrenles como se hace y el resultado final, que vean que ellos mismos pueden entender y crear tecnología. Y lo más importante: pregúntenles para que puede servir el simógrafo, pídanles ejemplos de usos loables de este programita... de usos y perversos.

Yo escribí el mío y dentro de unos días lo colgaré por si quieren verlo. Si alguien tiene dudas o problemas puede preguntarme pero no soy experto, a lo mejor alguno de los lectores sabe más que yo. Adelante con el proyecto simografo.

lunes, marzo 28, 2011

Imprimiendo Schneesturm bei Nacht y reflexionando sobre Vincent Van Gogh, Ansel Adams y Galen Rowell

Esta foto mía, que no es de estrellas fugaces si no de una nevada, ganó un modesto accesit en el Wildlife Photographer of the Year 2010 de la GDT (Gesellschaft Deutscher Tierfotografen, Sociedad alemana de Fotógrafos de Naturaleza). Aquí pueden verla, en color, entre las ganadoras. Es de las pocas fotos mías que me gusta más en blanco y negro. El título era algo así como "Tormenta de nieve" pero traducido al alemán ha quedado como Schneesturm bei Nacht, cosa que me suena un pooco como De Sterrennacht, y me hace pensar en Van Gogh, en lo mal que debió pasarlo a veces y en los momentos de eufória extraordinaria que debió vivir. Yo creo que Van Gogh, como Ansel Adams, como Galen Rowell, sentía la naturaleza de una forma especial. Y ahora, Van Gogh hubiera sido fotógrafo, al menos en parte (hay gente que se pone las manos en la cabeza cuando me oye decir esto, pero es así).

Les hablo de esta foto mía por que yo soy descuidado con los detalles de "procesado" y creo que la emoción, que es lo importante en una foto, no está en los pixels, si no en el espíritu. Galen Rowell tiraba diapositivas y decía que bendito sea el Kodachrome que deja las fotos terminadas cuando se cierra el obturador. La impresión de las diapositivas no sería más que un procedimiento puramente mecánico, matemático, irrevocable. Ansel Adams, por otra parte, consideraba (no se si con estas palabras literalmente) que el negativo era la partitura y la foto impresa, la música. Yo estaba con Rowell: yo tiraba diapositivas.

Ahora estoy tratando de imprimir una copia de calidad de esta foto, lo que dista mucho de ser un procedimiento puramente mecánico. No es nada fácil, y por ello releo los libros de Ansel Adams. Las fotos digitales, si se dejan en puros bits, parece que no sean una obra terminada. En cada pantalla se ven diferentes, y por mucho que yo tuviera la mía calibrada, a saber donde la están viendo ustedes. De esta forma, inconscientemente, tendemos (o por lo menos, yo tiendo) a pensar que un poco más o menos de contraste o un tono exacto de azul realmente no son importantes. La foto impresa me obliga a ser meticuloso. No se trata de poner o quitar nada, de borrar ninguna figura que moleste, si no simplemente de que el papel impreso optimice la calidad de los bits que hemos visto y capturado.

Hoy en día, Ansel Adams tiraría en color, al menos algunas de sus fotos, y estaría luchando con las impresoras, los papeles y los perfiles de color. ¿Como puedo decir esto? Pues por que al igual que  Rowell, que John Muir, que Henry Russell y que tantos otros (entre ellos, ¿tal vez usted que está leyendo esto?), Adams SENTÍA la naturaleza y la hubiera querido captar en color, cosa que en su momento no podía hacerse con el grado de calidad que él quería. Por tanto, eligió otro lenguaje. En sus libros, Adams trata de mantener un tono contenido ... pero se nota la emoción desbordante que le producía el paisaje.  Y Rowell, muy probablemente, también estaría en la misma lucha que debe hacerse después de cerrar el obturador. En realidad ya empezó a interesarse muy seriamente por la tecnología digital, en la fase de escaneado e impresión. Por poco no llegó a la captura.

Rowell y Adams (¿y Van Gogh?) , además de esta percepción singular del paisaje y a pesar de sus diferencias, tienen más aspectos en común. Por ejemplo: el dominio exquisito de la técnica que les permite llevar el equipo disponible en su tiempo hasta su punto máximo; la obsesión por la composición; el conocimiento de la luz; la creación de un estilo propio; la vuelta una y otra vez a los mismos temas.

Yo daría lo que no está escrito por presenciar una conversación entre los tres, de igual a igual, en una sala con sus fotos -y sus cuadros- colgados. Es posible que alguien piense que decir esto sea menospreciar a Van Gogh, pero yo no lo creo así en absoluto. Otra cosa es la valoración que los mercados hagan de sus obras. Xavier Miserachs, por lo menos tan inteligente y tan buen teórico como Galen Rowell, decía que "El peor enemigo de la fotografía es el arte", pero en realidad tal vez lo que quería decir es que algunos que van de artistas son unos farsantes. ¿No creen que Van Gogh hubiera salido corriendo con su cámara, como Rowell o Adams, para capturar un arcoiris ?.

Vincent Van Gogh, Ansel Adams, Galen Rowell ¿Con cual de los tres me quedo yo? Me doy cuenta de que esa es una pregunta estúpida. Mejor preguntaría ¿Quien de los tres hubiera querido ser yo? Yo hubiera querido ser Rowell, sin duda. Es el más completo de los tres y probablemente -por las circunstancias en que vivió y por su extraordinaria capacidad atlética- el que más disfrutó de la naturaleza.

sábado, marzo 26, 2011

La nostalgia del Spectrum (processing)

Segundo de EGB, de primaria para que me entiendan los más jóvenes, fue un curso muy malo para mi. En la primera evaluación no aprobé ni una sola asignatura. En esos tiempos, a los niños de 7 años se nos ponía un insuficiente (I) o un muy deficiente (MD) como si tal cosa, obviamente sin ninguna preocupación por si aquello podía afectar a nuestra autoestima. Sacar MD de mates y de lengua era algo así como ser casi subnormal, y esa fue mi nota. Mis padres -los dos eran maestros- estaban preocupadísimos, y con toda la razón, pues la única posibilidad de que yo pudiera ganarme más o menos la vida era estudiando.

Algo extraño tiene mi cerebro. Soy absolutamente incapaz de hacer operaciones tales como sumar dos números, copiar (correctamente) un número de teléfono o hacer un dictado. No puedo. Especialmente la aritmética me resulta imposible. De no haber sido por la invención de los ordenadores, es muy probable que yo me hubiera pudrido en una horrible fábrica textil. Pero se inventaron.

Primero llegó la calculadora. Aquel instrumento -todavía recuerdo su olor- me resultó fascinante. Pasaba horas y horas jugando con ella, probando que sucedía si apretaba una y otra vez la tecla de la raíz cuadrada, o si dividía 1 entre un número muy grande. Yo entendía muy bien aquellas operaciones, incluso la raíz (que no se explicaba hasta dos o tres cursos más adelante), y sabía como se hacían a mano, pero era incapaz de realizarlas correctamente. ¿Como podía funcionar aquella maravillosa máquina capaz de liberarme de las operaciones que para mi eran imposibles?

La respuesta me llegó a los 14 años. A trancas y barrancas pasé la primaria y empecé el BUP. Pero entonces apareció el increible, fabuloso, inimaginable ordenador Spectrum. Se lo compró un amigo y desde aquel momento empecé a pasar cada vez más horas en su casa. Ponías:

10 LET X=10
20 LET X=X*X
30 PRINT X
RUN
100

Que maravilla. Todas las matemáticas, los polinomios, la trigonometría... y más adelante la radiante álgebra lineal cobraron vida ante mis ojos. Aquella máquina era un demiurgo capaz de prolongar mi mente de forma extraordinaria. Convencí a mis padres de que me comprasen una calculadora Casio programable y me pasaba el día con ella. Para que se hagan una idea, recuerdo que un día llamaron por teléfono y en lugar del habitual "Diga", dije "LIST". Como me la dejaban llevar a los exámenes de mates, ya no se me resistía ningún determinante ni nada por el estilo y empecé a sacar incluso buenas notas. Pero lo más importante era que se podían dibujar cosas en la pantalla del spectrum: círculos, elipses, mover cosas de un lado a otro... casi (pero no tan bueno) como en los videojuegos de bar.

Ahora los pobres niños ya han visto de todo, las videoconsolas están tan lejos de lo que puede hacer una sola persona con un ordenador que es difícil asombrarles. Hace décadas que los ordenadores personales ya no llevan por defecto un lenguaje de programación. Privados de la fascinación de la tecnología (y de la literatura y de tantas cosas), nuestros hijos están destinados a ser simples consumidores (si por lo menos tuvieran dinero).

Esto me preocupaba y decidí buscar un lenguaje de programación contemporáneo, que pudiera acceder a los recursos que tienen los ordenadores actuales (como podía hacerlo el Basic del Spectrum), pero que fuera fácil de instalar y sobretodo de utilizar. La respuesta: Processing. Está disponible para todas las plataformas (PC, Linux, MAC), es gratis, se instala en un momento, permite hacer cosas sorprendentes en 10 minutos y -lo más importante- puede interactuar con dispositivos físicos como juguetes. Con esto espero poder interesar a mis hijos por la tecnología, pero no será fácil, la competencia de la tele es feroz.

Si les interesa, en la próxima entrada les muestro un programa de ejemplo. De momento, les recomiendo que se lo instalen, les sorprenderá.

miércoles, marzo 23, 2011

La cabra y la luna

El mundo es maravilloso, pero muy triste.

martes, marzo 22, 2011

Conferencia en Sonimagfoto

Conferencia con Jordi Busqué en Sonimag foto, este sábado, en el stand de Casanova a las 17h. Allí nos vemos.

lunes, marzo 21, 2011

Aprendiendo de los insectos: exoesqueleto y metamorfosis

El exoesqueleto. Debemos aprender mucho de los insectos, que son duros por fuera y blandos por dentro. En su exterior, acorazado, tienen la resistencia que les protege de los elementos. Nuestra estrategia es justamente la inversa: nuestros huesos quedan en el interior, y nuestra piel es la que recibe los impactos de tantos y tantos garrotazos que nos da la vida. No todo el mundo puede resistirlos, y justamente los más sensibles son los que más sufren esas agresiones del medio. Por otra parte, los caraduras (por no mencionar a los cabrones) están indudablemente más cerca del concepto de exoesqueleto. Primer consejo: endurezcan su piel que las ostias no van a parar de caer. Pero sin perder su sensibilidad, ahí está el reto.

Las metamorfosis. El exoesqueleto de los insectos tiene un problema. Por dentro de esa coraza inflexible, su cuerpo de insecto va creciendo hasta que la cobertura ya no da más de si. Ese es el momento de la metamorfosis. Y esto no les ocurre una sola vez en la vida, si no diversas. Las orugas, por ejemplo, pasan por varios estadios larvales hasta alcanzar el de mariposa adulta. Las personas deberíamos ser capaces de, de vez en cuando, abandonar la protección que nos da el medio acorazado que quien más quien menos todos hemos sabido crear, y lanzarnos a la aventura de una metamorfosis. Tirar el viejo esqueleto, ya pequeño, y exponernos a salir al mundo con todo nuestro ser en carne viva, indefenso, para llegar al siguiente estado larval, que quien sabe si ya será el definitivo. Que valor, que vértigo debe dar salir de la armadura, que nos impide seguir creciendo. Entonces -desnudos y en carne viva- buscar otra manera diferente de volver a ser nosotros mismos.

No obstante, debo prevenirles.  Muchas metamorfosis son fallidas, el insecto queda tullido o muere a manos de un depredador en ese instante de máxima debilidad.  En esta foto, sin ir más lejos, un insignificante cortapichas está devorando nada menos que a la libélula emperador, aprovechándose de su metamorfosis.

La mística de las lagartijas, en Sonimagfoto

El próximo sábado a las 14h daré mi charla "La mística de las lagartijas", en Sonimagfoto.


¿Es un taller de macrofotografía técnica? ¿O ejercicios espirituales para ateos? ¿Simple autoayuda? ¿Estriptís emocional? ¿Realmente explicaré como seducir a las tarántulas y como encandilar a las culebras? Y sobretodo: ¿En que consiste la mística de las lagartijas ?

El próximo sábado a las 14h, en el Plató de Casanova, en Sonimagfoto. One-person show. Que St. Llibori me ayude.

A las 17h, tenemos otra presentación, pero de esto les hablaré mañana.

jueves, marzo 17, 2011

Un Mercedes humeando en la cuneta

A mi me gusta fijarme en las cosas y cuando veo un coche averiado siempre miro que modelo es y de que año (más o menos) es la matrícula. Normalmente son coches viejos, y es cierto que cada vez hay menos averías, la tecnología mejora y todo es más fiable. Pero a veces se ven coches muy buenos, de primeras marcas (BMW, Mercedes etc) con el capó abierto sacando humo blanco. Es simplemente vapor de agua, el sistema de refrigeración se ha estropeado. Si los conductores paran el motor, se deja de generar calor al instante y normalmente el motor no resulta dañado aunque el agua hierva. La causa del fallo puede haber sido simplemente una goma rota, o cualquier otra trivialidad. Por eso ocurre con todos los modelos, siempre habrá averías.

Si estamos hablando de reactores nucleares, que también se refrigeran con agua, la cosa se complica mucho. Al detectar un problema, se para el reactor lo antes posible, como el coche. Pero hay dos diferencias cruciales. La primera es que el reactor nuclear sigue generando una cantidad brutal de calor DESPUÉS DE QUE HAYA SIDO DETENIDO, durante un período de tiempo muy largo. Yo no se cuanto tiempo es ese, y dependerá de las circunstancias. Pero son DIAS. Si se estropea el sistema de refrigeración, hay que evacuar una cantidad INMENSA de calor durante mucho tiempo. Y esto, simplemente, no es posible. Inundarlo con agua de mar puede ayudar, pero ni siquiera eso debe ser fácil o posible (a la vista de lo que está pasando). Es imposible hacer un sistema de refrigeración infalible (miren las cunetas de la autopista..) y menos durante tanto tiempo. Primero se abre un grifo para que baje la presión (expulsando "controladamente" radiaoctividad). Después se prueban mil cosas más... pero si no se elimina calor, el reactor termina reventando. Y una vez reventado, se sigue generando calor.

La segunda diferencia es que el motor del coche simplemente puede griparse, pero el reactor nuclear contiene sustancias increíblemente peligrosas, con capacidad para matar a centenares de miles de personas. No instantáneamente, si no al cabo de semanas o meses. Es lo que se llama "muertes adicionales".

Nada de esto es alarmismo. Es la simple y pura realidad. No hace falta un terremoto para que ocurra esto, puede sucederle incluso a un Rolls Royce si se le rompe un manguito y por alguna razón no puede repararse a tiempo. ¡Si el año pasado una nevada dejó sin electricidad a media provincia de Gerona durante tres días!. ¿Se imaginan que hubiera pasado en una nuclear? ¿Hubieran bastado los grupos electrógenos?

Ayer una periodista, en la TV, le preguntó a un experto si la nevada podría ayudar a enfriar los reactores. Esta pregunta demuestra hasta que punto la gente no entiende de que orden son las energías y las temperaturas implicadas en los reactores. Ni cual es su peligrosidad.

Los políticos, de los dos grandes partidos (y de alguno pequeño), si que parecen saberlo todo y hablan de noseque y nosecuantos. Me dan asco, me dan risa, y me dan ganas de hacerme el harakiri cuando les oigo. Yo, que se del tema seguramente algo más de lo que algunos piensan, soy enormemente cauto con lo que digo, evito dar números concretos y me limito a una descripción cualitativa.

Por el contrario, estos señores y señoras políticas hablan con una seguridad vergonzosa cuando no tienen ni idea de nada. Por no saber algunos no deben entender ni las instrucciones del vídeo si están en inglés. ¿Como se atreven a decir que "los nuevos diseños son mucho más seguros"? ¿Se pueden apagar instantáneamente? NO. Pues saquen sus propias conclusiones.

miércoles, marzo 16, 2011

Lo siento pero la fiesta se termina

Nunca olvidaré con que ilusión mi padre fue a buscar el nuevo R12 familiar. El R12 sustituía a nuestro viejo Seat 850, que era un verdadero desastre. El R12 ahora nos parecería un trasto viejo y lento, pero mi padre estaba radiante. Por fin un coche espacioso (aunque yo, que era el pequeño, tenía que viajar en el maletero en un viejo asiento puesto de lado, lo que hoy en día sería considerado una temeridad). Pero no se calentaba en las subidas y podía mantener la velocidad de 120 durante horas.

Mi padre tenía motivos para estar alegre esa tarde de primavera:  él había pasado hambre y miedo en su infancia de posguerra. Mucha hambre y mucho miedo (y mi madre, probablemente todavía más). Tan contento estaba, y tan grande había sido la mejora en sus condiciones de vida, que cuando pasó un helicóptero de la Guardia Civil por encima de nuestro R12, mi padre dijo: "Es posible que cuando tu seas mayor puedas comprar un helicóptero y ahorrarte los atascos".

Ahora esta frase suena absurda, pero mi padre no tenía un pelo de tonto y su extrapolación parecía lógica. No hacía tanto que se había llegado a la Luna y (si mal no recuerdo) las sondas Viking ya estaban cerca de Marte. Si incluso Franco había muerto, todo parecía posible.

En este planeta ha ocurrido una cosa muy curiosa. Bastaba con hacer un agujero para que salieran sustancias sólidas, líquidas o gaseosas que podían desprender enormes cantidades de energía simplemente aplicando una cerilla. Con esa energía podemos volar, conducir, calentarnos y mantener la coca-cola bien fría. ¿Hay otro planeta donde ocurra algo parecido? No. En Júpiter, por ejemplo, abunda el hidrógeno, que bien podría usarse como combustible.. si no fuera por que allí no hay oxígeno.

Esta extraordinaria presencia simultánea de combustible y comburente (de gas y de oxígeno) es algo singular, que solamente se da en la Tierra y que se debe a la geología y sobretodo, a la actividad biológica de nuestros antepasados.

Es muy posible que todos los seres vivos de la tierra, desde la margarita hasta la tortuga de mar, seamos descendientes de uno o unos pocos proto-organismos. De modo que estamos quemando, literalmente, los cadáveres de nuestros antepasados. Gracias a nuestros muertos, nos pegamos la gran vida. Disponiendo de esa energía, hemos hecho cosas que nos parecen muy importantes, como el R12, las luces de las ciudades o Disneyworld París.

Pero, obviamente, todo se acaba. La energía nuclear convencional, la de fisión, no es la solución. Es cara, tampoco es inagotable (ni mucho menos), y es muy peligrosa. Los que les digan lo contrario, mienten, simplemente. Y ahora viene el gran reto: aprender a vivir con menos energía. Ya se que mis hijos no van a tener un helicóptero. Sinceramente, me conformaría con que pudieran volver a tener un Seat 850. A todos nos gusta viajar en avión y conducir buenos coches. A algunos, además, nos gustaría poder viajar al espacio, o por lo menos que otras personas lo hicieran. Pero nada de eso va a suceder, la energía es el principal factor que limita nuestro "desarrollo". Con energía podría revertirse el cambio climático y transformar los desiertos en vergeles. Pero no hay. ¿Cuando se terminará la fiesta? Nadie lo sabe. Pueden ser 5, 10, 20, 30 o 50 años, pero esto se acaba y me temo de que muchos de ustedes lo van a presenciar.

Queda la gran esperanza de la fusión nuclear, que promete ser barata, limpia e inagotable (relativamente barata, relativamente limpia y relativamente inagotable). Cuando yo tenía 20 años decían que en 50 años sería una realidad. Ahora tengo 43 y continuan diciendo que va para 50 años. Yo no creo que lo vea. Hay que intentarlo, pero la búsqueda del mirlo blanco no puede distraernos de la triste realidad: tenemos que irnos acostumbrando a pasar con menos. Menos aire acondicionado, menos calefacción, menos iluminación de noche, menos velocidad, menos viajes.

A cambio, tenemos cosas que ni mi padre ni yo habíamos podido soñar: tenemos internet, tenemos cámaras digitales, tenemos estupendos libros, tenemos ordenadores. Incluso yo, que no soy nadie, puedo escribir esto y usted puede estarlo leyendo ¿no es maravilloso?.  Todavía más: tenemos buenos amigos, hay gente con buenos sentimientos (yo conozco algunos). Hoy he visto sonreír a una persona.

lunes, marzo 14, 2011

Reactores nucleares en Japón

A ver si va quedando claro: si hay un problema en el sistema de refrigeración de un reactor nuclear, según como vayan las cosas, no hay forma humana de que el reactor resista el aumento de presión, y es imposible evitar la fuga de sustancias radioactivas.

La fuga puede ser "controlada" como parece ser que está siendo en Japón o catastrófica como en Txernobil. El problema puede ser desde un fallo en una turbina, como Vandellós, a un terremoto como en Japón, pasando por una interrupción (más o menos provocada) en el suministro eléctrico como en Txernobil. O incluso un acto de sabotaje, aunque fuera relativamente pequeño. En resumen: cualquier instalación de este tipo, por moderna que sea, implica un riesgo ENORME para la población. Es cierto que en Japón hay un edificio de contención, pero no puede estar presurizado: en el caso que nos ocupa las fugas son (repito) inevitables.

Si se hacen estudios epidemiológicos en Japón, bien pudiera ser que dentro de 10 o 20 años resulte que ha matado más gente la radioactividad que el terremoto y el tsunami juntos.

Por consiguiente, las centrales nucleares no son aceptables en absoluto y no se entienden más que desde la lógica de la guerra fría, que es para lo que se concibieron: para generar material necesario para las bombas termonucleares. La electricidad era un subproducto, muy útil, pero un subproducto. Por esto las quiere Irán y por esto Francia apostó por la nuclear después del desastre en la segunda guerra mundial, y por esto allí no la cuestiona nadie.

Las cosas son así, y si dentro de cien años el mundo sigue existiendo, así las van a contar los libros de historia.

sábado, marzo 12, 2011

El mejor de los mundos posibles

Es ciertamente singular la belleza de la ciudad-dormitorio y no todos alcanzamos a comprenderla. A unos pocos, esta extensión de construcciones desparramadas que ha logrado omitir no solamente los árboles si no incluso las calles, nos parece una triste aglomeración de intereses mezquinos.

Esto es un error, como han declarado repetidamente las mentes preclaras que desde el Consistorio rigen nuestros destinos. Si acaso existiera alguna infinitesimal imperfección en el urbanismo -declaran ellos- se debería a circunstancias históricas. A mi me parece muy densa esta frase en boca de unos señores que llevan 32 años consecutivos mandando y así se lo hice saber en cierta ocasión a uno de los Concejales, pero me hizo callar diciéndome que yo soy un demagogo.

De todos modos, se acercan las elecciones municipales y todo hace pensar que volverán a ganar los mismos. Esto me deja confuso. Tal vez si que esta sea la mejor de las ciudades posibles, y seguramente todo el problema esté en mi mente. Y lo peor es que si ganan los otros, probablemente todo siga igual.

martes, marzo 08, 2011

Aullando por pena de una luna muerta

Esta es la luna cenicienta de ayer, justo antes de ponerse, y ya casi moribunda me pareció arrebatadora.

sábado, marzo 05, 2011

jueves, marzo 03, 2011

¿La cámara miente?

 Lago Ness, verano de 1999.

«Sólo con esfuerzo se puede obligar a la cámara a mentir: básicamente es un medio honesto (...)» Edward Weston

«...la fotografía miente siempre, miente por instinto, miente porque su naturaleza no le permite hacer otra cosa. Pero lo importante no es esa mentira inevitable. Lo importante es cómo la usa el fotógrafo, a qué intenciones sirve. Lo importante, en suma, es el control ejercido por el fotógrafo para imponer una dirección ética a su mentira. El buen fotógrafo es el que miente bien la verdad.» Joan Fontcuberta

¿En que quedamos pues? Mi opinión siempre ha sido la de Weston. Decir que la fotografía miente es como decir que los termómetros mienten por que a veces los niños traviesos los acercan a la bombilla para simular que tienen fiebre y poder librarse de la escuela. A todos nos gustan las travesuras, y todos nos hemos reído con las bromas. Yo mismo he empezado esta entrada con una.. pero ¿vamos a darle la culpa de nuestras travesuras a la fotografía?.

Digo más: cuando tenemos tos persistente ¿no vamos a hacernos una radiografía del tórax para descartar un tumor? ¿No respiramos aliviados al ver que no hay ninguna mancha? (y la radiografía es una fotografía hecha con luz de otra longitud de onda, simplemente).

La cámara es un instrumento que registra fielmente la luz que llegó al sensor en un determinado instante. El registro de dicha luz puede ser sometido a cambios tales como el contraste, la saturación o el equilibrio de color sin que por ello la imagen resultante pierda su honestidad fotográfica (en el sentido de Weston). Este tipo de ajustes, que pueden llegar a ser muy complicados, se hacen rutinariamente en fotografía científica, por ejemplo se en las fotos que toma el telescopio Hubble, y nadie piensa por ello que las imagenes sean "falsas" o que "mientan".

Se ha hablado y hablado de exoplanetas (planetas que giran alrededor de otras estrellas). Han sido detectados con toda clase de instrumentos pero lo que todo el mundo esperaba para poder asegurar su existencia era.. una fotografía. Hace poco se consiguió, y merece la pena verla:

The HR 8799 planetary system, as directly imaged by Christian Marois and colleagues. The speckled area in the centre is the residual light from the host star, while the red dots at 2, 5 and 10 o’ clock are the orbiting planets, imaged in the infrared. (Credit: National Research Council Canada).

Somos animales visuales, necesitamos ver para creer. Yo apuesto por el valor documental de la fotografía. El arte, si lo hay, consiste en ser subjetivos sin dejar de ser objetivos. Lean "El criterio fotográfico" de Xavier Miserachs.

miércoles, marzo 02, 2011

Melancólico reflejo antes del alba

Ah, a beleza que existe
a beleza que não é só minha
que também passa sozinha

Recordando a la garota de Ipanema, y la irreversibilidad del tiempo.