lunes, enero 31, 2011

Una insensata vindicación del paganismo

Poseidón, propiamente divino, dios del mar que ocasionalmente agita la tierra. Fotografiado por este humilde agrimensor con una diapositiva (con su dominante) en el Museo de Atenas, en 1998.

Esto de que el mundo ha sido obra de un Dios único, omnipotente, omnipresente e infinitamente bondadoso, a mi que me perdonen, pero ya se ve que no puede ser. ¿No les parecería más lógico pensar en diversos dioses, cada uno de ellos (y ellas) con unas capacidades sobrehumanas pero limitadas? El mundo sensible sería el resultado de sus conflictos. Allí están Afrodita, Atenea, Eos (la aurora, de dedos de rosa). Esto no será cierto, pero es verosímil, que es lo mínimo que se le puede exigir a un buen guión.

La hipótesis monoteísta obliga a retorcer tremendamente las cosas para explicar por ejemplo como es que un rayo ha matado a una familia entera (o que el planchista más honrado del planeta muriera dos días después de su jubiliación sin haber llegado a cobrar la primera paga). Zeus lo hace todo mucho más claro.

Uno de las explicaciones a este tipo de sucesos es que no podemos comprender a Dios puesto somos infinitamente imbéciles a su lado. I beg your pardon, pero si entendemos muy bien lo que sucede en el interior del sol (demasiado bien, tristemente lo hemos usado para hacer bombas), se me hace raro que la mente del Creador, que nos hizo supuestamente a su imagen y semejanza nos pueda resultar tan complicada. Esta hipótesis de estupidez no la necesitaban los griegos, que salían al mundo pensando que tal vez Poseidón fuera un cabronazo, pero que sus motivos tendría. Piensen ustedes que destruir la autoconfianza y la autoestima es una de las claves para dominar a la gente.
Atardecer en el templo de Poseidón, en Sunion, del 1998.  Yo no se si podré volver a ver este lugar.

Se ha hablado mucho de la persecución de los primeros cristianos, y yo no estaba allí para poder emitir una opinión razonada, pero quisiera llamar la atención sobre otra persecución, la que sufrieron los dioses ¿verdaderos? del Olimpo. Solamente recordar que la propia palabra "paganismo" ya es en si despectiva. Dice la wikipedia: paganismo y pagano son palabras que provienen del latín "paganus" que era el término que designaba a una persona que residía en el campo o simplemente campesino.. Los cristianos urbanos de Roma utilizaban este término de forma peyorativa haciendo alusión a las religiones de los campesinos, lo cual hizo que con el tiempo adquiriese un nuevo significado, es decir "hombre sin Dios", ya que de acuerdo al criterio cristiano de aquella época su religión era la única religión valedera.  Decir "pagano" en el siglo IV era como decir paleto, ignorante, rural. No me llamen pagano que me ofendo.

De todos modos, en gran parte el occidente cristiano no es realmente monoteísta. El monoteísmo radical es un sistema demasiado abstracto, que no tiene la pizca de magia necesaria para que todo el mundo pueda sentirse a gusto. Naturalmente, se inventaron los Santos y las Vírgenes para aportar este ingrediente. Lo de menos es la letra, lo importante es la música, el salmo que hipnotiza y adormece, el run run de la liga de fútbol que siempre da motivos intrascendentes para que la gente hable. Etcétera.

domingo, enero 30, 2011

Viajar, Lao Tse y la depresión



Fotos: Mercado en Túnez, niebla en Tenerife, pareja elegante en Venecia (diapositiva del año 98).

Encerrado en casa esta mañana de domingo, recuerdo haber dicho tiempo atrás que era inútil viajar puesto que si se mira atentamente todos los lugares en realidad son perfectamente equivalentes. Es posible que Lao Tse hubiera sentenciado que el hombre que realmente ha entendido el Tao no tiene el menor interés en saber que hay detrás de la colina que tiene a doscientos metros de su casa. Allí vivirán los mismos políticos, los mismos notarios, los mismos boticarios embaucadores, tal vez con otros trajes y otros nombres.. pero en el fondo serán los mismos personajes. No merece la pena conocerlos.

Estos serán tal vez pensamientos de los que hayan alcanzado la sabiduría absoluta, pero también son pensamientos de un depresivo, que se ha refugiado en una esquina del mundo asqueado de las intrigas de la corte, como Lao Tse (hay muchas clases de corte), o con el sistema nervioso destrozado después de haber estado sometido a un stress continuado durante años.

Ahora me doy cuenta de todo esto y ambiciono poder salir de nuevo a ver lo que hay al otro lado de la colina, más allá del mar, al otro lado de Orión incluso. Entre tanto hoy sigo en casa, viajo con la mente, con los recuerdos, con las fotos. Viajo hacia dentro de mi mismo, busco la maravilla en la mirada de los supervivientes que revuelven las bolsas de basura delante de mi casa, en los misteriosos negros vendedores de bolsos falsos que hay en la plaza (cada uno de ellos podría ser un Odiseo, si yo fuera Homero y si ellos me quisieran contar sus historias).

Hay que seguir luchando, carajo.

viernes, enero 28, 2011

Un camaleón en el comedor

A mi me encanta la gente excéntrica que se entrega a sus pasiones sin importarles un pito lo que los demás puedan pensar ni que es lo "normal". Para poder fotografiar las serpientes con más soltura, hice un cursillo de reptiles orientado a veterinarios. Allí aprendí muchas cosas y pude conocer a gente realmente especial. Entre ellos, mi amigo Kiko y su señora, apasionados de los reptiles. Quedamos un día en su casa y estuve fotografiando a su camaleón, sus serpientes pitón y un montón de animales más que viven con ellos en buena armonía. Otro día les subo más fotos. A mi este camaleón me parece un animal precioso. ¿ Sabían que cuando los camaleones están gravemente enfermos se ponen de color negro ?

jueves, enero 27, 2011

A través del tronco de la sequoia

Solamente tuvimos un día de primavera para poder visitar el parque del Yosemite (lo habré contado alguna vez), que es un lugar en el que uno gustosamente pasaría una vida entera. Fuimos a media tarde a conocer las sequoias, pero antes de llegar a las sequoias hay unas coníferas que ya son enormes, absolutamente magníficas, y más cuando los rayos de sol cruzan el bosque en diagonal, iluminando el aire cargado de polen embriagador que reluce como la luz zodiacal

De pronto, una gran piña se desprendió de su rama en lo más alto del bosque y tardó unos segundos en llegar al suelo, rebotando de rama en rama hasta llegar a los pies de mi amigo el matemático R., que ahora vive en Ecuador. Entre risas dijo que ver aquella piña cayendo ya había merecido todo el viaje, pero yo entoces no supe entenderle.

Cuando finalmente aparecieron las sequoias, los dos insistimos en entrar en un gran tronco caído, que ya estaba allí en los tiempos de John Muir. Siguiendo a unos (otros) turistas nos agachamos para entrar a conocer el interior de la sequoia, como Alicia detrás del conejo. Fuimos pasando y pasando por pasos cada vez más estrechos, yo haciendo fotos y él esperando pacientemente. Por fin, después de haber tenido que reptar los últimos metros, llegamos al otro lado, y salimos de nuevo al mundo de Alicia, que es tan vulgar (o tal vez tan maravilloso) como este desde donde ustedes ahora me están leyendo.

miércoles, enero 26, 2011

Viejos paisajes, buenos recuerdos

Ya empiezo a tener fotos digitales un poco "antiguas". Esta, nocturna, es de diciembre del 2005, tirada con la D70 y el 18-70. Tres minutos a F4.5, ISO 200. ¿Ven las luces verdes de ese pueblo?. Son lamparas fluorescentes, que ahora apenas se verían al lado de las amarillas de tungsteno que han puesto para que la iglesia se vea a 10km de distancia.

Me gustó tanto esa niebla que me quedé a dormir en el coche para fotografiar el amanecer, que no fue tan espectacular como yo lo había imaginado (otro día se lo enseño). Son buenos recuerdos en cualquier caso, y para eso sirven las fotos después de todo, para recordar los buenos momentos ¿no?. 

martes, enero 25, 2011

Este es el sírfido

¿Recuerdan que el otro día les hablé de un sírfido que vino a posarse en mi mano para calentarse? Pues este caballero es un sírfido. Ahora mientras me tomo el primer café del día he abierto el Lightroom más o menos al azar, como quien hojea una revista despreocupadamente. Ha aparecido esta foto, entre tantas otras fotos perdidas en esta especie de abismo caótico que es mi catálogo, y he pensado en enseñárselo. No deja de ser una especie de mosca, aunque parezca una avispa. La delatan sus ojos de mosca, aunque sean rojos, sus antenas cortas, y ese gesto tan moscuno de limpiarse las patas traseras frotándolas contra el abdomen.

Los animales venenosos, como las avispas, están acostumbrados a que se les respete y tienen una gran seguridad en si mismos, que en el fondo nace de su autoestima. De modo que hace algunos millones de años, después de leer diversos manuales de autoayuda, algunas moscas empezaron a parecerse un poquitín a las avispas, aparentando ser venenosas cuando en realidad no lo eran. No resultó ser mala estrategia. Como no les fue mal la vida, pudieron reproducirse y sus hijos continuaron por el mismo camino. Así, después de muchas generaciones, la evolución ha creado esta casi perfecta avispa (que en realidad no es consciente de estar aparentando ser una avispa, ella simplemente nota que la dejan pasar en la cola del super y cosas por el estilo).

Muchos de estos encantadores animales, que comen se alimentan de flores cuando son adultos y de pulgones en su infancia, y que ni pican ni muerden, han sido asesinados justamente por parecerse demasiado a las avispas. Hace unos cuantos años, un amigo me llamó a casa para contarme que había podido capturar un mosquito tigre. Fui corriendo a verlo, esperando poder hacer una foto.. pero tal vez ya han adivinado que el mosquito tigre en realidad era un sírfido. Me constó convencer a mi amigo, pero finalmente pude abrir la tapa del bote de cristal y le dejé salir.

Pero ya me terminé el café. Buenos días.

lunes, enero 24, 2011

Luces nuevas, luces viejas

La noche del 24 de diciembre es costumbre subir a una montaña que queda cerca de la ciudad-dormitorio para celebrar la misa del gallo. Este año, a pesar de que la temperatura era de unos tres grados bajo cero, y de que hay que subir unos 400 metros de desnivel andando, a las 10 de la noche empezaron a llegar los primeros feligreses. Algunos de ellos se refugiaron dentro de la iglesia románica para cenar algo esperando hasta que a las 12 de la noche empezara la misa. Muchas de estas personas son por lo menos tan ateas como yo, si no más, pero esta misa es una tradición tan montañera como religiosa. Los jóvenes, a la izquierda, llevan frontales con luces led, que son blancas, y los mayores prefieren seguir iluminando con velas. Unos y otros charlaban animadamente y compartían la comida entre risas. Risas alegres pero casi silenciosas, como para no perturbar el ambiente sacro del lugar.

Si os fijáis, en esta foto cada luz tiene su color: las velas son rojas y los led blancos. A veces hay que dejar que cada luz nos hable mostrando su color, como enseña Tino Soriano en sus charlas y como el otro día explicó Jordi Busqué en el encuentro del IEC. Otras veces, hay que corregirlas como explicó Siqui con una foto de un quirófano. Claro, cada cosa tiene su contexto y su motivo, cada uno tiene que encontrar su lenguaje.

Volvamos a la misa del gallo. A pesar de no tener fe debemos ser fieles, dice André Compte-Sponville, fieles a nuestra milenaria cultura y a nuestras tradiciones, para salvarnos del nihilismo y de la barbarie. No lo sé. Yo tiré un par de fotos, me comí unas almendras y, para ser fiel a mis propias tradiciones, salí al exterior a fotografiar estrellas. No tuve paciencia para esperarme hasta las 12, aunque me hubiera gustado fotografiar la iglesia llena.

Y ya de bajada me crucé con el sacerdote, de quien después un amigo habló muy bien. Era un hombre de edad avanzada al que le suponía un esfuerzo evidente superar el desnivel. Tal vez el próximo 24 de diciembre subamos con los niños.

Pero ahora ya son las dos de la madrugada. El fin de semana ha sido muy interesante, lo hemos pasado muy bien en el taller de Paisaje Astronómico y acabo de enviar unas fotos a una revista. La cabeza me hierve de ideas, ya les iré contando. Les dejo la entrada programada para mañana a las 8. Buenos días y sean felices, en la medida de lo posible.

jueves, enero 20, 2011

Vidas ejemplares: Santa Jennifer del Puigsec

Abundan las anécdotas entretenidas y los sucesos milagrosos en la vida de Santa Jennifer del Puigsec, como su conversión de la mano de St. Llibori, pero en este resumen debo ceñirme a los hechos más relevantes de su existencia. En otra ocasión les hablaré de su alocada juventud, de su temprana afición a la fotografía y de los años que desperdició con el photoshop, los malos consejos de los foros de fotografía y el HDR hortera.

Su camino de santidad empieza cuando, aconsejada por St. Llibori, decide dedicar su vida a la fotografía de paisaje. A tal efecto, establece su residencia eremitica en una remota cueva del Puigpelat, donde por toda lectura tiene las Bases laicas para un misticismo ateo de St. Llibori y el Mountain Light de Galen Rowell (obras ambas agotadas). Acosada por toda clase de demonios y tentaciones, pronto se da cuenta de que solamente la vía más radical podrá salvarla del pecado. No tarda en producirse la primera aparición del Espíritu Santo, quien tras revelarle que todas las religiones son falsas y que Dios no existe, pero que para los verdaderos santos esto no tiene importancia, le encomienda la misión de su vida: realizar 36 fotografías verdaderamente sublimes del Pugipelat, utilizando una Nikon F sin fotómetro, un 24mm F2.8, un trípode y un único carrete de diapositivas.

Por fin su vida adquiere pleno sentido. A sabiendas de que todas las fotografías deben ser absolutamente maravillosas, Santa Jennifer sube y baja incansablemente el bellísimo Puigpelat por todos los rincones, aprende meteorología, óptica y astrofísica, estudia todos los encuadres y todas las luces posibles. En una pared de su cueva graba las palabras de St. Llibori: Dios no existe, pero en las montañas se le puede llegar a encontrar. Sobrevive milagrosamente a base de tomillo, romero y gusanos de tierra. Aplaca las tentaciones de la carne recorriendo día y noche la montaña hasta la extenuación. Siete víboras se turnan, milagrosamente, para defender la entrada de su cueva de los cretinos que podrían perturbarla.

Durante los cuatro primeros años, las dudas sobre encuadres, distancias hiperfocales y tiempos de exposición la atormentan y no toma ninguna foto. Pasada esta primera fase, su peor temor es hacer una fotografía técnicamente correcta pero mediocre y sin emoción. Es St. Llibori, ya después de su ascensión a los cielos, quien la guía en un sueño profético: "No temas, vas por el buen camino: cuando llegue el momento de disparar, sabrás reconocerlo".

Transcurridos siete años más,  una fría noche de invierno la montaña nevada se cubre parcialmente de niebla. Santa Jennifer asciende a oscuras hasta divisar las primeras estrellas, y en la precisa interfase entre las nubes y el cielo sereno, aguarda hasta la salida de sol para realizar la primera fotografía. Es de un amanecer absolutamente glorioso, con el sol abriéndose paso entre la bruma roja para iluminar la montaña nevada. Así prosigue, realizando a veces una sola fotografía en un año entero, a veces dos... y a veces ninguna.

Atraídos por su fama, suben en peregrinación hasta su cueva fotógrafos que han perdido la vocación frente a las pantallas de ordenador o ensuciándose en diferentes lodazales de la red. Las víboras examinan la honestidad de su porfolio y a los honrados, aunque todavía no sean buenos, la Santa les recibe en persona. Tiene palabras de apoyo y consuelo para todos, y siempre aconseja "pureza, determinación y rigor", para terminar con las palabras que el gran Jordi Busqué ya hizo célebres: "Perseverancia salvaje".

Finalmente, con su último soplo de vida, desciende de la montaña el 15 de enero del 2018 para revelar el carrete completamente expuesto. Andrajosa y esquelética, consumida por el ayuno, el frío y la mortificación, mendiga para pagar el revelado. Y es entonces cuando descubre que las diapositivas han dejado de procesarse. La Santa es entonces presa de un rapto y ya está echando espumarajos de rabia por la boca, cuando la misma SANTA ILUMINATA BLACANGUAIT, tan justamente invocada por su representante en la tierra la fotógrafa Colita, desciende de los cielos en un carro alado, portando un Minilab y un escanner para realizar el milagro del último procesado E6.

Tras ver las diapositivas, auténticamente inspiradas por la mano del Señor, la Santa muere con una beatífica sonrisa en sus labios, no sin antes exclamar: "de modo que esto ha sido la vida... no me importaría volver a vivirla otra vez exactamente igual". Vosotros mismos podéis juzgar sus diapositivas, si las buscais en el google. Los originales, de incalculable valor, así como las reliquias de la Santa, ahora son objeto de veneración en un museo propiedad de la Caja de Ahorros, que alegó ser propietaria de los terrenos de la cueva.

Santa Jennifer del Puigsec es patrona de los paisajistas suicidas, de los fotógrafos que pasan hambre y frío, de los que necesitan contemplar la belleza para vivir, y en general de todos los artistas honestos que mueren en la indigencia. Cada vez que alguien, Photoshop en mano, copia un pájaro o un árbol de una foto para pegarlo en otra, a la Santa se le clava una espina en el corazón. Vosotros mismos veréis.

miércoles, enero 19, 2011

Aprendiendo de la cabra montés

El como la hice: Me gustan mucho las cabras salvajes, y aprecio especialmente su saber estar.  Parecía estar esperando a que llegara yo para fotografiarla, y desde luego cuando la vi allí arriba me quedé maravillado. Retrocedí, para salir de su ángulo de vista y estando a cubierto monté el tele (sin trípode). Salí reptando estilo Rambo pero como tengo que ir vestido de colorines para que los cazadores no me peguen un tiro a mi, ella me vio enseguida y con toda la tranquilidad se puso un poco más adelante para confundirse con la montaña. Espectacular inteligencia la de la cabra.

La filosofía: Una buena parte de nuestro cerebro es como el de una cabra montés. Espero que eso me autorice a decir que este animal se siente feliz de haber llegado hasta allí, que no está mal para tratarse de una cabra (y os juro que no se por donde habrá podido subir) pero que siente un poco de miedo pensando en que tarde o temprano deberá bajar. Estas cosas suceden.

La técnica fotográfica: (i) No estoy seguro de haber revelado bien esta foto, y probablemente se ve mal en el blogspot pero ustedes ya se la imaginarán si les digo que la nitidez es correcta. De hecho, lo que ustedes ven no es la foto si no una miniatura, o una representación aproximada o como le quieran llamar (ii) He encontrado (hasta cierto punto) la solución al problema del teleobjetivo ligero para cuerpos Nikon pero otro día les hablo de técnica y equipo.

El curso de las cosas: Voy a tope de trabajo y terminando de actualizar el material para el taller de Paisaje Astronómico del sábado... pero cuantas más cosas tengo entre manos y más agobiado estoy, más necesito escribir entradas para el blog. Sean ustedes felices, en la medida de lo posible. Muchas gracias por sus comentarios afectuosos.

martes, enero 18, 2011

Los primeros insectos y otras reflexiones

Esta vez sin tiempo ni para buscar fotos que ilustren esta entrada, quisiera decirles que ayer subí a ver el amanecer. Salí a las 5 de casa y estuve andando hasta que salió el sol. Realmente lo necesitaba. Vi imágenes inesperadas que me entretuvieron y no pude llegar a las 8 al lugar que yo tenía previsto. Me quedé absorto fotografiando y disfrutando de las mejores luces del día. Entonces ocurrió algo inesperado: un insecto amarillo y negro empezó a revolotear junto a mi. A primera vista me pareció una avispa pero una mirada más detenida me hizo descubrir su bonachona cara de mosca disfrazada. Era un sírfido, una mosca buena que come pulgones en su infancia y néctar de las flores cuando es adulta. De tan inofensiva como es ha optado por disfrazarse de peligrosa avispa para que la dejen en paz. Seguramente estaba aprovechando esos primeros rayos de sol para volar un poco. ¿ Sírfido, que quieres de mi ? Ni picarme ni robarme. Solamente quería el calor de mi cuerpo, y fue a pararse en mi mano derecha durante unos instantes. Ya casi había olvidado lo maravillosos que son los insectos.

Había inversión térmica y ese relativo calor en lo alto del monte era un frío intenso en las hondonadas. Regresando en coche, en una curva a la izquierda resultó que había un poco de escarcha, o hielo, o que se yo.. El coche dio un trompo, giró 180 grados y fue a chocar con el lado derecho contra una gran roca a la izquierda de la carretera. Rebotó y quedó atravesado en mitad de la carretera.  Pude ponerlo en marcha y en una cuneta doblé el parachoques que tocaba con la rueda, pero no pude torcer la chapa de debajo, de forma que ahora apenas se puede girar. No quiero ni pensar que hubiera pasado si hubiera subido alguien o si esto hubiera sucedido dos curvas más abajo, donde en lugar de la roca hay una valla y un barranco impresionante. Como pude, regresé a la ciudad pensando una vez más en que nadie sabe en que curva está escrito su nombre ni cual ha de ser la célula maligna que le ha de matar. Pensaba que no me había asustado, ni siquiera llegué a sentir esa especial lucidez que efectivamente tenemos en los momentos realmente jodidos, pero a bajar del coche me di cuenta de que las manos me temblaban. Cada amanecer puede ser el último y como tal hay que vivirlo.

domingo, enero 16, 2011

Dia 15, fotografía de paisaje: algunas conclusiones

Bueno, después de la jornada de fotografía de paisaje del sábado 15 en Barcelona, lo primero sería dar las gracias a todos los participantes (y a Jordi Busqué que llevó gran parte del peso de la organización, de forma impecable). Fue un gran éxito de convocatoria y poco faltó para que muriéramos de éxito. A sugerencia de Albert Masó, hubo que habilitar dos salas para que todo el mundo (o casi) pudiera acceder a la sesión. La sesión empezaba a las 10, y se había pedido a los asistentes que llegaran a las 9:30 para poder empezar puntualmente, pero a las 8:45 ya había gente esperando en la puerta.

El edificio del IEC es espectacular, con un claustro impresionante y unas salas preciosas. Esto siempre predispone favorablemente. Nos hace sentir parte de una civilización y una cultura que lleva ya muchos siglos en marcha, y a la que nosotros simplemente estamos aportando nuestro granito de arena. Todo funcionó razonablemente bien, aunque tuvimos que ser un poco prusianos con el control del tiempo para evitar retrasos. Esto siempre es desagradable, pero es muy importante, en mi opinión, respetar los horarios a rajatabla y ser meticulosos con la organización (cosa que da mucho trabajo).

A mi personalmente me gustaron mucho las intervenciones de todos los ponentes, así como el debate. La fotografía es algo muy personal y -afortunadamente- cada uno de los fotógrafos tiene su propio estilo, pero más allá de saturaciones y contrastes, yo creo que todos (Jordi Busqué, Jep Flaqué, Joan Guillamat, Albert Masó, Francesc Muntada y yo) expusimos un método de trabajo similar: una mezcla de preparación y improvisación, de perseverancia para poder captar las buenas escenas y de ideas creativas para cuando los planes fallan. Se vio como, en todos los casos, las imágenes finales, una vez reveladas no diferían tanto de los archivos RAW originales. Albert Buendía, que intervino como diseñador gráfico, nos mostró sugerentes relaciones entre fotografía y pintura y nos explicó como utiliza las fotos como material para sus diseños. Maria Rosa Vila, editora gráfica de Descobrir Catalunya, nos habló del factor clave en el paisaje: la capacidad de transmitir emociones, y nos mostró una selección de fotografías realmente magníficas. José Joaquín Moreno, impresor, hizo una presentación más técnica ... y sobretodo: deslumbró con la calidad de las copias que trajo. Por gentileza suya y con la colaboración de HP, Jordi Busqué y yo regalamos dos copias de fotografías nuestras a los ponentes. Se sortearon copias firmadas, que yo creo que fueron muy bien recibidas.

Naturalmente, faltó tiempo. Pero siempre faltará tiempo cuando se habla de un tema apasionante y complicado como es la fotografía. Hay que repetirlo (y en Celístia Fotografia ya estamos pensando en otras propuestas).

Se han hecho resúmenes de la jornada en otros blogs (por orden cronológico de su aparición): Oriol Alamany, Jep Flaqué, Joan Guillamat, Martín Gállego, Maria Rosa Vila, Siqui Sánchez, Pere Soler, Albert Buendia, Jordi Busqué ...

(Si estuvieron allí y quieren hablar del tema, denme su enlace y lo añadiré gustosamente a la lista)

viernes, enero 14, 2011

A punto de empezar

Recuerdo perfectamente cuando hice esta foto. Estaban todos los elementos para un amanecer extraordinario: la niebla a su justa altura, el horizonte despejado, la silueta de una montaña querida en el fondo. Solo faltaba el sol .. y efectivamente, apareció a la hora exacta, impetuoso y dispuesto a disolver las tinieblas. Y fue increíble, un espectáculo de rojos que me hizo gritar de emoción desde detrás de la D200.

Se suele decir que con la fotografía digital todo es muy fácil puesto que podemos ver el resultado al instante y repetir las tomas. Pero esto es una verdad a medias: el amanecer dura minutos. Son minutos intensos y gloriosos que hacen que el pulso se nos acelere, pues no hay apenas margen de error y la emoción es grande.

Mañana hago un estriptís integral, con raws incluidos. Haré la presentación con el Lightroom 3, directamente sobre los archivos originales. Esto es una temeridad por que hace solo unos meses que uso el programa y no lo domino en absoluto.  Esperemos que St. Llibori de Puigpelat me ampare.

Esperemos también que nadie de los que no haya podido tener plaza se enfade más de la cuenta, haremos otras ediciones. Para los que se quedan por la tarde hay una sorpresa. Aprovecho para recordar que solamente quedan unas pocas plazas (creo que se pueden contar con los dedos de una mano) para el taller de Paisaje Astronómico del día 22. ¡No lo dejen para el último momento!

jueves, enero 13, 2011

La respuesta de las lagartijas

Después de mucho observar a las lagartijas, he llegado a la conclusión que cuando inclinan la cabeza es porque quieren vernos mejor.
Con cariño para mi amiga I.N.

miércoles, enero 12, 2011

Preparando el encuentro de fotografía de paisaje del sábado

La jornada de fotografía de paisaje de este sábado ha sido un gran éxito de convocatoria. En este momento, ya son más de 260 las personas que han reservado una plaza, de modo que no todo el mundo podrá conseguir una de las 160 plazas de la sala Prat de la Riba del IEC. Además, por cuestiones de seguridad, nadie puede permanecer de pie o sentado en el suelo una vez haya empezado la sesión. Por un momento, hemos temido morir de éxito pero en Celístia nuestro lema es "Perseverancia salvaje" de modo que para solucionarlo -con el soporte del IEC al que debemos agradecer su colaboración-, hemos hecho lo siguiente:

-Habilitar una segunda sala en la que se va a retransmitir en directo lo que vaya sucediendo en la primera. Los que estén en esta segunda sala no van a poder intervenir en el debate ya que el sistema de vídeo y audio es unidireccional. Es decir, casi todo el mundo podrá venir.

-Extender la sesión dos horas por la tarde, de 16 a 18h, para poder disponer de un poco más de tiempo y hablar con más tranquilidad.

Atención: Si ustedes ya saben que no van a poder venir, por favor manden cuanto antes un correo para ceder su plaza a otra persona.

Recordatorio: Les rogamos lleguen a las 9:30. Antes de comenzar debemos repartir las plazas y debido a que seremos del orden de 250 personas, vamos a tardar un buen rato y debemos empezar a las 10:00 con puntualidad británica.

martes, enero 11, 2011

El devenir del mundo

Agosto del 2010. Gira la tierra y se mueven los astros por el cielo. La cámara, sobre una montura ecuatorial, compensa esta rotación celeste pero las estrellas que se reflejan en el lago parecen avanzar el doble de rápido. Dos estrellas fugaces, cruzan (aparentemente) la Vía Láctea, cerca de la Nebulosa de Norteamérica, mientras miles de bombillas arden inútilmente para velar el sueño de los turistas en tantas y tantas urbanizaciones que hay 500 metros más abajo. Casi tan fugaz como las estrellas será nuestra civilización. Y yo, solo en la montaña desde hace horas, me siento absolutamente insignificante.

Nota: Hemos introducido algún cambio para que pueda venir más gente a la sesión del sábado, mañana se lo anunciamos. Gracias a todos por su interés. Las más de 250 reservas han desborado nuestras expectativas más optimistas. Todavía quedan plazas para el taller de Paisaje Astronómico del día 22, pero no lo dejen para el último día.

lunes, enero 10, 2011

Babilonia y los dedos que apuntan a Antares en el Escorpión


Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación. Y me llevó el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.

Babilonia es en el Apocalpsis la metáfora de la civilización decadente y corrupta que perseguía además a los primeros cristianos. Impotentes, imaginaron que la ira de Dios mandaba terribles desgracias a Roma - Babilonia (y por cierto, mucho después, Bob Marley llamó Babilon by bus al álbum de su gira por los USA). A veces parece que el cielo se abre, y si estuvíeramos en tiempos de profetas tengan por seguro que yo ya me hubiera retirado al desierto a orar y a admirar las estrellas. Que lástima que Dios no exista, aunque no fuera completamente bueno, sería todo mucho más fácil.

domingo, enero 09, 2011

Orión sobre la Foradada de Cantonigrós y las fotos que me queman en las manos

Esta foto de Orión sobre la Foradada de Cantonigròs ha salido publicada a doble página en el Descobrir Catalunya de este enero, cosa que naturalmente me ha alegrado mucho. Costó lo suyo encajar la constelación en esa V que hace la montaña, sin dejar de limpiar la lente frontal del 14-24 de las salpicaduras de la cascada. La calidad de la copia impresa en la revista es realmente buena, cosa que no es fácil en las fotos nocturnas, y la maquetación es exquisita.

Esta era una de las fotos del 2010 que me estaban quemando las manos. Me explicaré: a finales del 2009 hice un resumen con las mejores fotos del año. 2009 fue un buen año, pude hacer varios viajes y uno de ellos, de una semana entera, pude dedicarlo casi en exclusiva a hacer fotos. En cambio, en 2010 no he podido salir de España ni una sola vez, pero en lugar de explorar paraísos lejanos, he descubierto lugares cercanos realmente sorprendentes, sobretodo de noche, he aprendido algunas técnicas nuevas y he evolucionado.

De modo que algunas de mis imágenes del 2010 me gustan casi más que las mejores del 2009. Sin recurrir al exotismo de los moais he hecho una foto nocturna por lo menos igual de buena, y más didáctica, en un lugar cercano y muy conocido. La diferencia es que no puedo colgar esas fotos en la red hasta que no estén publicadas. Se las he mostrado a algunos amigos, naturalmente, pero no las he "publicado" en la red. Esto me cuesta horrores por que soy un poco infantil y lo que me gustaría es poder mostrarles lo que me ha salido mejor a las pocas horas de haberlo hecho. No obstante, debo esperar un poco mas.

Volviendo a la Foradada de Cantonigròs, esta foto tiene algo realmente duro, que no se ve en la miniatura que he colgado, y apenas en la foto grande que viene a doble página el en Descobrir. Pero esto se lo cuento en otra entrada.

viernes, enero 07, 2011

El desconcierto de Robin Hood

Dicen que, milagrosamente, Robin Hood permaneció largos siglos durmiendo en los bosques de Sherwood (que por cierto merecen una visita), hasta que el grito de alarma de una doncella le despertó.

Era una pobre chica que había sido estafada por una empresa telefónica, o tal vez una compañía aérea, o un banco que la desangraba lentamente a base de comisiones... en este detalle la leyenda no es muy clara.

El asunto es que el pobre Robin, que despertó con su vigor intacto, pretendía seguir robando a los ricos para hacerles justicia a los pobres. Pero nunca pudo encontrar quien era el culpable del delito. El personal de la compañía aérea que cobraba más por facturar una maleta que por el vuelo aseguraba cumplir normas y no tener ninguna culpa ni mucho menos remordimiento. Los empleados de banca le aseguraron a Robin que las comisiones eran un problema informático, completamente fuera de su responsabilidad. El kafkiano teléfono de atención al cliente de telefónica terminó de marearle ya para siempre. Por no hablar, claro está, de todo el tema de la crisis.

¿Donde están -se preguntó- los malos hoy en día? Si resulta que los pobres empleados realmente son pobres empleados que se ven obligados a engañar a los clientes para seguir trabajando (¿es así?), y si no hay forma de saber quien se está quedando toda la pasta, si (extrañamente) el gobierno no protege a los ciudadanos con leyes que impidan estos y otros muchos abusos, ¿quienes son emtonces los malvados?

Ah que tiempos aquellos en los que el Príncipe Juan mandaba a desalmados recaudadores de impuestos ... que podían después ser robados de nuevo para retornar el dinero a los niños pobres. ¿Quien es ahora el que tiene el hilo de todos los hilos donde terminan todas las madejas?

El logo de Celístia fotografía


Celístia fotografía

¿A qué es bonito el logo de Celístia fotografía que nos ha hecho Albert Buendía? Estas cosas, una vez hechas, parecen fáciles, se ve como evidente que esa era la única forma posible, o por lo menos la mejor. Pero para verlo antes, y saber encontrar la solución al problema, hace falta un diseñador gráfico.

Celístia es la luz de las estrellas, cuando no hay luna. Es una luz en verdad sutil y asombrosa, sorprendentemente clara cuando el centro de la Vía Láctea es visible, pero que en nuestro continente normalmente está oculta por la luz de las ciudades incluso muy lejanas.

Celístia fotografía somos Jordi Busqué y servidor de ustedes. En Celístia discutimos sobre fotografía, organizamos talleres, conferencias y debates para promover una fotografía basada en la experiencia personal en el mundo como contraposición a la fotografía creada delante del ordenador.

La primera sesión de debates es el próximo día 15, con 250 inscritos. Ha sido un éxito de convocatoria, hasta el punto de que no todo el mundo va a caber en la gran sala del IEC. La siguiente actividad es el Taller de Paisaje Astronómico, el día 22 de Enero en Vacarisses, cerca de Barcelona. Todavía están a tiempo de apuntarse (pero debo recordarles que el anterior taller se llenó, y que los participantes ya corren por el mundo haciendo fotos como estas o estas).

miércoles, enero 05, 2011

El intenso reflejo de Júpiter

A la luz de la luna pasé andando junto al ibón y me detuve a sacar una foto del reflejo de Júpiter en las aguas. Júpiter a veces brilla de tal forma que me hace pensar en si no habría algo de verdad en el  politeísmo de Griegos y Romanos, que por lo menos permitía explicar el mundo de forma bastante razonable como el resultado de una serie de poderes no absolutos en permanente lucha de intereses.

Al oírme andar a la luz de la luna cargado con el trípode los jóvenes que habían acampado se sorprendieron y me pareció correcto comentarles que unas horas después, poco antes del amanecer, yo volvería a pasar por allí haciendo fotos y que -tal vez- la posición de los astros me hiciera situarme cerca de sus tiendas para buscar los mejores encuadres. Un ibón es un lugar pequeño y el silencio es un bien muy preciado en estas noches en el Pirineo.

Ahora estoy confinado en la ciudad-dormitorio, griposo y adolorido, y me parece imposible que yo pudiera tomar estas fotos el agosto pasado, cargado como una mula y con un vigor (si me lo permiten) casi homérico ... por lo menos al lado de mi estado actual. Para esto sirve la fotografía de naturaleza, para vivir más intensamente y para recordar lo vivido.

Ya no quedan plazas para el debate de fotografía de paisaje del día 15 de enero, pero pecuerden que si se apuntan hoy mismo todavía tienen el descuento en el taller de Paisaje Astronómico.

martes, enero 04, 2011

Casi en blanco

Debo dejar esta entrada casi en blanco: una gripe tremenda se ha apoderado de mi, yo que me creía a salvo de los virus después de mi última metamorfosis. Vuelvo a la cama y disculpen si no atiendo la parada o si he dejado de contestar correos importantes.

lunes, enero 03, 2011

La Vía Láctea a la luz de la luna

Pueblo abandonado y Vía Láctea a la luz de la luna.

Si no hubiera atmósfera incluso de día veríamos las estrellas y la Vía Láctea en todo su esplendor, pero el aire dispersa la luz del sol. Por eso el cielo es azul y por eso en una noche sin luna tenemos que esperar a que pasen dos horas después del ocaso para que la oscuridad sea completa (en ausencia de contaminación luminosa). Si estamos a una altura considerable sobre el nivel del mar, la atmósfera es un poco más delgada y este efecto disminuye: los cielos tienden a ser más oscuros. Además, la luz de la luna es mucho más tenue que la del sol. La combinación de los dos efectos permite, según la fase lunar y si estamos a una cierta altura, ver la Vía Láctea a la luz de la luna. Y esto es algo muy hermoso.

Dentro de unas dos semanas la luna volverá a ser llena y yo les animaría a que salieran de las ciudades y, en un lugar sin sombras (ni peligros), apagaran por un momento su linterna para andar bañados por la luz de la luna. Y que vieran las sombras de la luz de la luna, recordando por ejemplo aquella canción de Mike Oldfield.

Nota: Me temo que ya no quedan plazas para el encuentro de fotografía de paisaje del día 15, estamos en lista de espera. Pero ahora mismo todavía pueden apuntarse al taller de Paisaje Astronómico, con un descuento importante si lo hacen antes del día 6.