domingo, enero 31, 2010

Marte, en oposición

Marte, arriba a la derecha, de color rojo, en Cancer y cerca del cluster M44.

Quienes denunciamos con más constancia la total ausencia de fundamento de las predicciones astrológicas somos los aficionados a la Astronomía, y es una notable paradoja que precisamente seamos nosotros los únicos que en verdad podamos decir que nuestras actividades se rigen por el curso de los planetas.

Digo esto porque si ustedes siguen la actualidad, sabrán que el pasado jueves 29 de enero Marte estuvo en oposición. Es decir: el sol, la tierra y Marte formaron una línea recta, de modo que la distancia de Marte a la Tierra fue mínima, y el brillo y tamaño aparente del planeta máximos (*). Esto ocurre una vez cada algo más de dos años y, a pesar de que yo llegué cansado del trabajo, me pareció un buen motivo para subir al tejado a sacarle una modestísima foto al planeta rojo, dios de la guerra para griegos y romanos.

Marte (a la izquierda de la Luna), algo mustio pese a estar en oposición desde la ciudad-dormitorio.

Esa noche la luna no andaba (aparentemente) lejos de Marte en el cielo y entre eso y las luces de la ciudad-dormitorio, el pobre Marte, otras veces tan espléndido, se veía francamente deslucido a pesar de ser su día más señalado. De modo que abro la entrada con una otra foto de la semana pasada, hecha en un ambiente menos humanizado y con la luna mejor situada.

Yo suelo dar charlas de divulgación en escuelas (desinteresadamente) y espero tener ocasión de usar estas fotos algún día, para que los niños puedan ver algo inaudito: los planetas no solamente se ven en los planetarios y en los documentales de ciencias, si no que además existen y algunos días basta con salir a la calle y mirar al lugar adecuado para poder verlos, incluso desde las ciudades.

(*) Si no se tiene en cuenta el efecto de la excentricidad en la órbita de Marte.

jueves, enero 28, 2010

Mahina omotohi sobre el moai severo

Después de fotografiar la Vía Láctea sobre los Moais el cielo se tapó casi por completo y yo me fui a dormir unas horas. Me levanté mucho antes del amanecer para llegar a tiempo al lugar previsto, junto al océano, donde estaba el moai que según mis cálculos debía tener la luna detrás. No solamente mi cálculo había sido apresurado y un poco incierto, si no que apenas había tenido unas horas para recorrer la isla y tenía la duda de si sería capaz de encontrar el lugar de noche (yo, que no se ni los nombres de las calles de mi barrio y que siempre me pierdo).

Al llegar, el ahu estaba absolutamente solitario y no había ninguna luz artificial a la vista. Soplaba un fuerte viento del sur que empujaba las nubes a toda velocidad por el cielo y el Océano Pacífico rugía, invisible, unos metros detrás del altar. Cuando finalmente se abrió un claro pude comprobar que efectivamente allí estaba Mahina Omotohi, la luna llena, dejando a sus pies al moai de mirada más severa. Y a la izquierda, Júpiter, el impertinente, el todopoderoso, el que se atreve a desafiar incluso a la luna con su brillo. Era una escena sobrecogedora en un lugar sagrado.

Ahora todo esto ya es un recuerdo, inolvidable pero al mismo tiempo doloroso de tan bello. Me explica la antropóloga María Eugenia Santa Coloma que en Rapa Nui, hetu'u significa estrella y hetu'u hiku es un cometa. Quien pudiera fotografiar un cometa asomando entre los moais.

Por otra parte, yo por la presente le ruego a su alteza el Príncipe (por ejemplo) que me conceda graciosamente una beca vitalicia para estudiar los nombres de los objetos celestes en toda la Polinesia y compilar un catálogo ilustrado en tres volúmenes que él mismo podrá ofrecer en mano a todos los soberanos del Pacífico. Mientras se demoran los trámites, ya he instalado un programa que me informa puntualmente y con rigor acerca de las condiciones meteorológicas en Hanga Roa.

Pero el caso es que en el futuro previsible no tengo otro plan que sobrevivir en la fecal ciudad-dormitorio, agrimensurando sin cesar hasta altas horas de la noche y aguantando las malditas mentiras que dice la tele. Benditos los que han tenido el coraje de ser libres.

martes, enero 26, 2010

La radio ácrona siempre hablará de Tlön

He pensado en crear una emisora de radio, de filiación surrealista, que informará puntualmente y con rigor, pero de acontecimientos ocurridos en otra época, o tal vez en otro mundo inexistente al que llamaremos por ejemplo Tlön. Podremos ir por la calle con los auriculares puestos, e incluso con un casco de vídeo, que siempre proyectará imágenes soberbias y se adornará con el perfume de la lavanda, que es magnifico antes del ocaso.

De este modo, si estamos siempre conectados, podremos fácilmente hacernos a la idea de que vivimos una vida estupenda, pero en otro lugar y fuera de este tiempo. No veremos los excrementos ni oiremos la crónica política y así seremos felices día tras día.

Hasta todo se haya jodido, y vengan a buscarnos a casa unos señores con uniformes desconocidos, para deportarnos a un campo de concentración. En la cola de la cámara de gas preguntaremos angustiados que ha ocurrido, pero nadie lo sabrá y todos hablaran de las cosas del otro mundo, al que habíamos llamado por ejemplo Tlön.

lunes, enero 25, 2010

Rios... y almacenes de residuos nucleares

(Esta entrada está programada, yo no estoy pero les agradezco mucho sus comentarios)

El cielo lleva un par de meses completamente gris, pero el curso de las estaciones, por el momento sigue siendo implacable y en un par de meses los ríos volverán a ser lugares repletos de vida.


En otro orden de cosas, es un escándalo grave que el Ayuntamiento de Ascó, que fue elegido por un período de cuatro años, pueda decidir presentar una candidatura para la construcción de un almacén de residuos nucleares de alta actividad, si se tiene en cuenta que esta instalación hipoteca el futuro de toda la comarca a perpetuidad. Entre estos residuos probablemente se encuentra el plutonio-239 (si es que no se lo ha quedado el gobierno francés), un isótopo radiactivo creado por el hombre para la fabricación de bombas atómicas (no existía previamente en la naturaleza). De tremenda toxicidad, un sólo gramo de este elemento es capaz de causar cáncer a un millón de personas. Este isótopo emite radiactividad durante cerca de 250.000 años, lo cual supone 25 veces más tiempo que la Historia conocida de la Humanidad. (cito de aquí).

Además, esta instalación imagino que tiene dos problemas: (i) Los residuos seguirán generando calor por tiempo indefinido (a escala humana) y deben ser refrigerados. La solución menos mala debe ser hacerlo por aire, que tras entrar en contacto con los contenedores de residuos, deberá ser evacuado al exterior y (ii) será necesaria una infraestructura de seguridad impresionante para evitar robos y un despliegue casi militar durante las operaciones de carga, con todos los inconvenientes que esto va a tener, será peor que vivir junto a una cárcel.

Los enormes costes de todo esto naturalmente los van a asumir los accionistas de las empresas eléctricas que en su día ganaron dinero con la electricidad producida. Es broma, claro: los pagaremos entre todos, igual que el seguro de responsabilidad civil de las centrales nucleares (no hay ninguna empresa que acepte asegurarlas).

Para situar todo esto en un contexto, recuerden que no hace mucho justamente en Ascó se escaparon unas partículas radioactivas y no obstante se permitió que los escolares siguieran visitando la central.

Como siempre, esta decisión del Ayuntamiento se ha tomado con nocturnidad (ha preparado la candidatura sin informar a nadie y la votará el último día), desinformación (nadie sabe realmente que implica esa instalación) y vagas promesas (creación de puestos de trabajo ... de guarda de seguridad, respirando el aire caliente que salga del almacén). Este es el futuro.

jueves, enero 21, 2010

De nuevo, bailando junto al faro del fin del mundo


Los asíduos del blog recordarán que hace unas semanas publiqué una foto hecha junto a un faro en el que se veía a una pareja bailando. En realidad yo estaba fotografiando las estrellas, o tratando de hacerlo, por que la noche estaba muy tapada, cuando una pareja bajó de un coche y sin decir nada se puso a bailar en silencio debajo del faro. Yo cambié el encuadre pero no pude mover la cámara ni iluminarles. No estuvieron más de un par de minutos allí. Esa es la primera foto.

Me pareció que se veían demasiado pequeños en el encuadre pero que la escena podria quedar bien. La noche siguiente convencí a una pareja de amigos para que repitieran la escena. Después de cenar, entre risas, nos fuimos al faro y tiré la segunda foto. ¿Qué les parece?. Yo tengo una favorita pero no diré cual es.

Ideas para comentar: ¿Cual de las dos les gusta más? ¿Esto es algo así como un lobo amaestrado? ¿Está feo fumar? ¿Todavía tengo amigos después de haberme confesado misántropo? ¿Alguno de ustedes se ha ido con su pareja a bailar debajo de un faro sin música? ¿Qué es el amor? ¿Y la vida?

lunes, enero 18, 2010

La búsqueda de los siete catálogos

Orión, tal como aparece en el Kitab Suwar al-Kawakib del año 986.

Hasta donde yo se, se debe a T. Fujiwara, H. Yamaoka y S. J. Miyoshi el primer esfuerzo sistemático para utilizar datos astronómicos compilados en la antigüedad. En su artículo Survey of long-term variability of stars, aparecido en 2003 en el Astronomy & Astrophysics, razonan extensamente la importancia de los datos observacionales de épocas pretéritas, citando entre otros temas de interés, el estudio de las estrellas binarias eclipsantes de largo período. Son siete los grandes catálogos que analizaron:

1. Almagesto (Ptolemeo AD127–141)
2. Kitab Suwar al-Kawakib (al-Sufi 986), el libro de las constelaciones de las estrellas fijas
3. Ulugh Beg’s Catalogue of stars (1437)
4. Astronomiae Instauratae Progymnasmata (Brahe 1602)
5. Uranometria (Bayer 1603)
6. Historia Coelestis Britannica (Flamsteed 1725)
7. Uranometria Nova (Argelander 1843)

Las circunstancias de la vida (y mi obsesión por acudir siempre a las primeras fuentes) me han llevado a arder en deseos de consultar, cuando menos, el libro de al-Sufi, extrañamente ilustrado con las constelaciones vistas del derecho y del revés, como si al-Sufi hubiera viajado al hemisferio sur (vean esta entrada). Al parecer, se conservan seis copias manuscritas del libro de al-Sufi, en el que entre otras cosas se habla de las estrellas Mizar y Alcor y se dice que esta última fue olvidada por Ptolomeo:

Above Mizar, there is a very small star that is almost attached to it that the Arabs called Al- Suha. In other Arabic dialects it is called al- Saidaq or Nu’aysh, and was not mentioned by Ptolemy. It is the one with which people test their vision.

Al-Suha significa, al parecer, la olvidada. Yo pensaba, ingénuo, que dada la importancia de los siete catálogos clásicos, existirían traducciones a por lo menos alguna lengua occidental, disponibles en amables pdfs para que la gente pudiera bajárselos y consultarlos en lugar de embrutecerse con El mundo deportivo. Pero no los he encontrado, ni tan siquiera el al-Sufi (del que si hay una edición facsimil, en árabe, muy poco operativa).

Dense cuenta de que aquí están todos los elementos del misterio bibliográfico, al estilo de Borges: libros antiguos, perdidos en alguna biblioteca (digital en este caso), textos de resonancias alquímicas como el Almagesto ... ¿Alguno de ustedes, que ande fino con el google, se anima a ayudarme buscarlos?

sábado, enero 16, 2010

Teología ficción: el cruel Dios de la Excelencia

El credo del Dios de la Excelencia (alabado sea su nombre) no niega la existencia del cielo y del infierno, pero afirma que después de la muerte las personas no serán juzgadas por su fe ni por su bondad, si no exclusivamente por sus trabajos.

A las puertas del cielo, unos ángeles severos examinarán los cuadernos escolares de cuando fuimos niños, las instalaciones eléctricas que hayan hecho los electricistas, los cuadros de los pintores, los artículos de los periodistas, los canelones de los cocineros, las fotos de los fotógrafos, los viajes de los viajeros, las operaciones de los cirujanos, los libros de los escritores...

Una sola tarde pasada en casa tranquilamente viendo la tele será tenida por un grave pecado, si es que hubiera podido ser dedicada a perfeccionar la obra que cada uno tuviera entre manos. El Dios de la excelencia es cruel y severo, cada tachón en el cuaderno, cada cacofonía en el blog, cada repetición de éxitos anteriores... todo será tenido en cuenta. A los fotógrafos se les mirarán incluso las fotos que no publicaron: todas ellas serán examinadas por las potencias celestiales y será juzgada su composición, su oportunidad y su calidad técnica.

Muy pocos serán los elegidos. Solamente verán el cielo aquellos que no hayan flaqueado jamás en su tormento continuo, ni se hayan concedido ni un solo instante de reposo. Allí estará Van Gogh, aunque no vendiera ni un solo cuadro. Y también Von Braun, que además de los hermosos cohetes Saturno V que mandaron naves a la luna, concibió las terribles V2. Y ya en América, los infinitamente más mortíferos misiles intercontinentales, diseñados para transportar las bombas nucleares que probablemente exterminen nuestra especie.

Tal vez algunos de ustedes estarán pensando que ese Dios es malvado y que no les gusta. Pero tengan en cuenta que son los dioses quienes eligen las doctrinas y los hombres tan solo pueden acatarlas o someterse a su castigo. Yo llevo dos días perdiendo el tiempo en tonterías y eso no puede ser perdonado.

Más teología ficción: La hipótesis del champiñón perfectamente feliz, la doctrina del perpetuo revivir.

jueves, enero 14, 2010

La maniobra de Heimlich

Antes de que empezara la que había de ser la última comida de Navidad, cuando ya estaban a punto de entrar en el salón, Don Braulio les reunió en un corrillo y les habló con la voz quebrada por la emoción: "Yo lo se mejor que nadie, este año las cosas son más difíciles y precisamente por eso no he querido suprimir esta celebración. Compañeros, con el trabajo de todos os aseguro que nuestra Empresa va a salir adelante."

Su tono de voz hizo que el contable Carlos, hombre de confianza y amigo de toda la vida, recordase los tiempos en que el joven Braulio había liderado una agrupación de estudiantes, y por un momento pensó que de nuevo levantaría el puño para cantar La Internacional. Pero solamente dijo: "Si os parece empezaremos con este aperitivo mientras nos sirven los platos principales".

Todos tomaron asiento alrededor de la mesa, en el centro del enorme reservado blanco que Don Braulio había elegido para la ocasión. Las paredes, extrañamente distantes y sin ninguna clase de adorno, casi se perdían de vista y se confundían con el suelo. El camarero, muy anciano, empezó a servir lentamente los platos de aceitunas y rogó disculpas por si hacía un poco de frío, pronto empezaría a notarse que la calefacción estaba encendida. Eran más de las tres de la tarde y las aceitunas, que eran grandes, negras y con hueso fueron recibidas con alegría.

Nicanor, el conserje, había llegado a la empresa mucho antes de que la heredara Don Braulio y siempre había sido un modelo de seriedad y corrección en el vestir. Tomó la primera de las aceitunas con la mano derecha y se la llevó a la boca sin tocarla con los labios. Estaría distraído, o tal vez quiso hablar a destiempo, porque la aceituna se le atragantó. Empezó a toser, primero sentado y tratando de guardar la compostura. Después, aterrorizado, se puso de pié y con la mirada vidriosa siguió y siguió tosiendo con todas sus fuerzas para tratar de librarse de aquel cuerpo extraño que le estaba asfixiando. En vano trataron la becaria Angelines y el comercial Marcos de darle palmadas en la espalda, en vano acudió el contable Carlos hacerle la maniobra de Heimlich: a los cuatro minutos Nicanor ya estaba en el suelo inconsciente y azulado. Carlos, consternado, anunció que había muerto.

"Esto es terrible", dijo Don Braulio, "que final más desgraciado ha tenido el pobre Nicanor, ahora que su jubilación ya se veía próxima. Pero el camarero ya ha llamado a la ambulancia y cuando llegue ellos sabrán que hacer con él. Yo se que os parecerá extraño lo que voy a decir, pero estoy seguro de que el buen Nicanor hubiera querido que siguiéramos comiendo. Y por otra parte su trabajo en la Empresa ya no era tan necesario: hoy en día se puede pasar perfectamente con un portero automático y cada vez se utiliza menos el teléfono. Compañeros, en homenaje al desaparecido Nicanor, os propongo que sigamos con este aperitivo, ahora que ya son casi las cuatro de la tarde y los platos principales no pueden tardar en llegar".

La joven becaria Angelines fue la segunda. Su aceituna tal vez era demasiado grande, o quizás ella quiso tragarla de golpe, o se olvidó del hueso. Era una chica alegre, muy guapa y muy querida en la Empresa y más de uno debía de estar prendado de ella, de modo que todos acudieron a socorrerla. Cuando la maniobra de Heimlich ya hubo fallado y Angelines ya estaba en el suelo con las primeras convulsiones de la muerte, Carlos estuvo pensando si a ella debía hacerle masaje cardíaco y respiración boca a boca, pero como a Nicanor no se lo había hecho, no le pareció procedente. Por otra parte, con aquel cuerpo extraño en la tráquea, poco había que hacer.

"Esto es terrible", dijo Don Braulio con una lágrima en el ojo derecho, "la pobre Angelines ha muerto. Ella que era tan vital y tan trabajadora, que tenía toda la vida por delante y que tanto empeño ponía en ir aprendiendo las normas de la Empresa... justamente ahora que ya estaba a punto de disfrutar del primer contrato remunerado. Pero yo os propongo que sigamos con el aperitivo, ahora que los platos principales ya deben de estar a punto de llegar. Desde el punto de vista de la Empresa, Angelines últimamente solía retrasarse en sus tareas y además el volumen de negocio ha disminuido y creo que con el esfuerzo de todos podremos seguir funcionando sin Angelines. Prosigamos, estoy seguro de que es lo que ella hubiera preferido... Marcos ¿no le apetece a usted una aceituna?".

Al final Don Braulio pidió la cuenta y dejó una buena propina. Antes de salir, miró por última vez el desmesurado salón blanco. Seguía igual de glacial que cuando llegaron, pero ahora estaba tan silencioso que podía oírse perfectamente el eco de los pasos del camarero recogiendo para la cena. Repasó con la mirada los restos mortales de todos sus antiguos empleados y se marchó aliviado.

martes, enero 12, 2010

La tierra es redonda como una naranja

Los niños habían de recordar por el resto de su vida la augusta solemnidad con que su padre se sentó a la cabecera de la mesa, temblando de fiebre, devastado por la prolongada vigilia y por el encono de su imaginación, y les reveló su descubrimiento.
-La tierra es redonda como una naranja.
Úrsula perdió la paciencia. «Si has de volverte loco, vuélvete tú solo -gritó-. Pero no trates de inculcar a los niños tus ideas de gitano.» José Arcadio Buendía, impasible, no se dejó amedrentar por la desesperación de su mujer, que en un rapto de cólera le destrozó el astrolabio contra el suelo.

Gabriel García Márquez, Cien años de soledad.

Pongan sus astrolabios a salvo que yo creo que en esta entrada vamos a demostrar, por fin y de forma irrefutable, que la tierra es redonda como una naranja. Observen estas fotos, realizadas con unas semanas de diferencia:

En esta foto primera foto, hecha en el desierto de Atacama (bendito desierto, ¿alguien reconoce esas rocas?), de izquierda a derecha se ven Vega, Altaïr y Júpiter. Pinchen para ampliar, si es necesario.
En esta segunda, del Alto Aragón, se ve lo mismo pero justo al revés: Júpiter, Altaïr y Vega. Júpiter se habrá movido un poco pero no se si eso se aprecia. En la primera foto, en el hemisferio Sur, disparé mirando al Norte, que es por donde pasa el sol. Mientras que en la segunda, hecha en el hemisferio Norte, tuve que apuntar al Sur para que se vieran los mismos astros. Y claro, se ven al revés. Puesto que no se aprecian discontinuidades angulosas que puedan hacer pensar que la tierra sea de naturaleza poliédrica, yo creo que debe ser aproximadamente esférica, como una naranja. O por lo menos esa es la única explicación que yo concibo para este prodigio. Y en las antípodas en realidad la gente está cabeza abajo. Que fuerte, ¿no?

Es este el momento de dedicarle unos segundos a San Agustín, quien en "La Ciudad de Dios" afirma:

Lo que como patrañas nos cuentan que también hay antípodas, esto es, que hay hombres de la otra parte de la tierra dónde el sol nace, cuando se pone respecto de nosotros, que pisan lo opuesto de nuestros pies, de ningún modo se puede creer, porque no lo afirman por haberlo aprendido por relación de alguna historia, sino que con la conjetura del discurso lo sospechan.

Pero surgen dos cuestiones ¿Como es que la gente de las antípodas no se caen?. Esta es fácil, la gravedad les sostiene. Y la segunda: ¿Como es que no se dan cuenta de que están cabeza abajo? Puesto que "abajo" es la dirección en la que caen las cosas, hacia el centro de la Tierra. ¿Elemental?

domingo, enero 10, 2010

El síndrome de Van Gogh y los colores de las estrellas


Aquí estamos los estudiosos del síndrome Van Gogh, exultantes por la reciente publicación en una fantástica web de toda su correspondencia: en formato facsimil, en la lengua original (francés, normalmente) y traducidas. Es un ejemplo modélico de como tratar los archivos.

Van Gogh es un personaje interesantísimo y su síndrome, que consiste en morirse sin haber vendido ni un solo cuadro debe ser estudiado, en mi opinión, para evitarlo a cualquier precio. Bueno, vendió uno que se usó para tapar un agujero en un gallinero. ¿Era un necio, un loco, un vociferador, un asocial, un monstruo? ¿Por eso no vendió nada? Sus cartas, espero, me iluminarán sobre el tema. Por el momento les he podido dedicar un ratito y a mi me parece un señor sensible, culto, muy leído, y que vive en el mundo. A mi Van Gogh me da mucha pena.

A (su hermana?) Willemien van Gogh le escribió en Septiembre de 1888:

I definitely want to paint a starry sky now. It often seems to me that the night is even more richly coloured than the day, coloured in the most intense violets, blues and greens. If you look carefully you’ll see that some stars are lemony, others have a pink, green, forget-me-not blue glow. And without labouring the point, it’s clear that to paint a starry sky it’s not nearly enough to put white spots on blue-black.

Repito: I definitely want to paint a starry sky now. Pero yo hoy quería hablar de los colores de las estrellas y de la noche. Es fisiologicamente brutal que diga que los colores de la noche le parezcan más intensos que los del día. Los colores son reflejos de la luz incidente. Si se trata de una noche de luna, no son tan diferentes a los diurnos. Pero los ojos humanos tienen células de dos clases, y las que están adaptadas para ver con poca luz no perciben el color. ¿Exagera Van Gogh? ¿Era su retina diferente? O más bien había entrado tanto en el tema del paisaje nocturno que su mente ponía los colores ella misma. Y después, los colores de las estrellas. Si Van Gogh por su propia observación llegó a esa conclusión, a esos tonos amarillos, azules, rosados.. me parece muy notable, y tal vez si que su visión era diferente. Las estrellas son de colores. Hasta donde yo se, solamente erró en el verde, no hay estrellas verdes pero si cometas.

Pero después de esta declaración, en su cuadro, ¿de que colores pintó las estrellas?. Unas semanas más tarde le escribe a su thermano Theo:

Included herewith little croquis of a square no. 30 canvas (se refiere a Starry night over the Rhone, el de arriba, que es anterior al famoso Starry night) the starry sky at last, actually painted at night, under a gas-lamp. The sky is green-blue, the water is royal blue, the fields are mauve. The town is blue and violet. The gaslight is yellow, and its reflections are red gold and go right down to green bronze. Against the green-blue field of the sky the Great Bear has a green and pink sparkle whose discreet paleness contrasts with the harsh gold of the gaslight.

Lo primero que llama la atención es que estos colores no coinciden demasiado bien con los de las reproducciones que hay en la red ¿son malas las reproducciones? ¿o los colores se han alterado? Además, no utiliza los colores que dice ver si no los que van a quedar mejor, tonos cálidos sobre fondo frío, como si hubiera asistido a un curso de Tino Soriano. Por último, sitúa el carro donde a él le interesa, no donde está realmente (según se dice aquí), pero pinta frente a la escena real, de noche en su caso. Van Gogh era fiel a la realidad solamente hasta el punto de superarla con su interpretación.

Pero ¿de que colores son las estrellas? Si tienen paciencia, otro día les muestro unas fotos de un objeto celeste, de colores, que en realidad no existe.

jueves, enero 07, 2010

Solamente Sirio

He estado unos días en las montañas y creo que allí uno podría ser feliz como Heidi, pero mi intención no era ser feliz si no hacer fotos del cielo nocturno, a pesar del frío y de la luna llena. El tiempo ha sido un desastre: borrascas, frentes atlánticos, nubes, depresiones y chaparrones han ido desfilando uno detrás de otro por encima de nuestras cabezas, como si el cielo se hubiera olvidado de hacer el color azul.

La última noche el tiempo pareció mejorar un poco. Si yo viviera allí me hubiera quedado al lado del fuego y hubiera esperado a una ocasión más propicia, pero como vivo en la ciudad-dormitorio, tuve que probar suerte. Monté en el coche decidido a buscar aunque solamente fuera una estrella visible en algún lugar del Pirineo. Ocho horas estuve conduciendo y blasfemando por las carreteras heladas en busca de un claro en las nubes.

Al fin pude fotografiar a Sirio encima de un río, en un estrecho cañón. No se si en la foto se apreciará pero la escena era impresionante. Las aguas bajaban haciendo un estruendo enorme, muy crecidas por la lluvia y la nieve de las últimas semanas. En las Américas todo es más grande, el Aconcagua es más fragoroso, el Yosemite más bello, el altiplano chileno es más desolado, sin contar con la posibilidad de ver un puma, pero (¡que carajo!), en el Pirineo también hay cosas de las que te dejan sin aliento.

La fotografía (a no ser que uno se gane la vida con ella) es un vicio absurdo, como enamorarse perdidamente de una mala mujer/hombre, una obsesión enfermiza que te hace acercarte más y más al agua buscando un encuadre, y repetir la foto una y otra vez hasta que no sale cortado ningún remolino, hasta estar seguro de que el reflejo de la luna en las piedras mojadas va a ser claramente visible, meterte dentro de un río la noche del uno de enero, helarte los pies a pesar de las botas, arriesgarte a caer en los rápidos y tener un problema serio.

Dijo Ansel Adams que con una buena foto que se haga cada año ya se puede estar contento, y no pude quitarme esa frase de la cabeza en toda la noche. Otro día les hablo de Galen Rowell y de su concepto de la rata.

miércoles, enero 06, 2010

La cabalgata de los Reyes Magos

Atención: esta entrada es amarga.

Algún eco ancestral de algo terrible debe subyacer en la cabalgata de los Reyes Magos.

No se en otras partes, pero aquí son los ciudadanos más acaudalados quienes actúan de Reyes y Pajes, y detrás de las carrozas ponen discretos anuncios de sus principales empresas, que son de los sectores de la construcción y del vicio. Con cara de felicidad, los Próceres de la ciudad-dormitorio tiran puñados de caramelos a la multitud que les aclama, kilos y kilos de caramelos sin etiqueta, de los más baratos que existen, y al lanzarlos dicen tomad pobrecitos, tomad idotas y comed de la sal que nosotros os damos, mirad que buena es la mierda si viene de augustas manos. Y la gente grita ¡aquí, aquí!, ¡majestad!, ¡más, más!, y se mata por los caramelos, que quedan en el suelo junto a los excrementos de los caballos, de donde los recogen con codicia como si no tuvieran nada más para cenar. Y aclaman a los Reyes, gracias, gracias.

Y los peores no son los niños, si no sus padres y sobretodo sus madres, recién salidas de la peluquería, las que más afán ponen en la recolección de caramelos, las que traen una bolsa grande de plástico, las que ponen el paraguas al revés para recoger la lluvia de caramelos de fresa química, de limón de plástico y de menta de culo de botella. En casa dicen fijaros cuantos hemos recogido, pero había una rubia teñida que tenía muchos más, por poco me pisa la muy lagarta, de donde habrá salido esta gentuza, esto aquí no se había visto nunca. Y después de dos semanas, cuando la bolsa ya empieza a ser un estorbo en la cocina, la tiran a la basura. Excepto las más bondadosas, que la llevan a los asilos y a los hospitales, para los abuelitos o para los pobres de verdad.

Todo esto es bien sabido desde hace tiempo, pero este año he descubierto unos detalles que me han horrorizado. Durante el desfile yo me muestro circunspecto, reprimo mi natural impulso de insultar a los próceres disfrazados, procuro que no me de un caramelo en el ojo, y contengo mi ironía, apenas si grito el nombre del alcalde, o pregunto a los agentes municipales si las carrozas han pasado la ITV. Pero vengo observando que hay gente que conoce a los pajes, aunque vayan pintados de negro, gris o marrón. Resulta que estas personas, los que conocen a los Próceres, son los ciudadanos Principales, y al final del desfile son admitidos en la Casa Consistorial, en la planta primera, en comunión con los Santos, los Concejales y los Funcionarios del Ayuntamiento.

Allí pueden contemplar a las multitudes apiñadas en la plaza, que miran hacia arriba fascinadas por la cercanía del poder, y atienden al discurso del Alcalde como si fuera un enviado de Dios. Y entre bastidores se reparten las golosinas buenas, y en voz bajita se revelan los nombres de todos y cada uno de los Próceres, de los que han pagado miles de euros por el placer de tirar caramelos baratos, que si Gaspar es el de la inmobiliaria Tal, que si Melchor es el presidente del equipo de fútbol, que si los ocho pajes de Baltasar en realidad eran sus hijas.

Y a la mañana siguiente estos cotilleos se propagan al pueblo llano, para que de esta forma el escalafón social se consolide, y cada uno pueda admirar la riqueza del escalón superior, y complacerse dando envidia al inferior. Como las orugas procesionarias.

martes, enero 05, 2010

¿Se ven los satélites de Júpiter con un 50mm?

Júpiter fotografiado con un 50mm y una cámara de 12 Mpixels en el maravilloso cielo de la ciudad-dormitorio ¿Se distinguen los satélites?

Nos preguntábamos el otro día si una cámara con un objetivo "normal" (50mm) puede discernir los satélites de Júpiter, demasiado cercanos a Júpiter para que los vean nuestros ojos, y que no se descubrieron hasta que Galileo apuntó a ellos con su telescopio. Ya les advierto que este artículo es un poco cerebral y que casi no me meto con el clero. Sigan leyendo solamente si les gusta la fotografía o la optometría..

Parece ser que el astrónomo chino Gan De pudo ver los satélites de Júpiter a simple vista, 2000 años antes que Galileo los descubriese. Esto es difícil de creer, pero dicen los entendidos que la visión humana, si es perfecta, puede diferenciar entre dos líneas separadas 0.35 mm a un metro de distancia, lo que equivale a una distancia angular de 1.2 minutos. Me he informado un poco y los oculistas utilizan el test de Snellen, que considera que la visión es perfecta si puede resolver ángulos de un minuto. Y Calisto, el satélite más alejado, llega a estar a más de 8 minutos de Júpiter en su posición aparentemente más alejada del planeta, de modo que en teoría debería ser perfectamente visible. Pero las cosas son algo más complicadas.

Para empezar, ¿quien tiene una visión perfecta? Desde luego mis ojos son incapaces de estos prodigios, esos 1.2 minutos me parecen una distancia angular realmente pequeña. Por ejemplo, la distancia entre Mizar y Alcor, la estrella doble en el carro, es mucho mayor, de 11 minutos y yo las distingo pero con alguna dificultad (aunque en parte se debe a que a que Alcor es relativamente poco brillante, de magnitud 4).

No obstante, el problema es que el brillo de Júpiter tapa a sus satélites. Según parece, Gan De se sirvió de la rama de un árbol, perpendicular al plano de la órbita, que hubiera ocultado a Júpiter pero no a sus satélites y por tanto permitido la observación. Yo soy un poco escéptico por naturaleza, la fuente que afirma el descubrimiento de Gan De no se si es totalmente imparcial. Me gustaría saber si alguien ha logrado realmente realizar esa observación a simple vista.

Pero ¿y la cámara? ¿puede una cámara de 12 Mpixels con un 50mm ver los satélites de Júpiter? Esto de algún modo equivale a preguntar si nuestra vista es de más o menos de 12 Mpixels.

Con una D700 y un 50mm, el campo fotografiado es de 39.59 grados en horizontal, que dividido por los 4256 pixels de resolución nos resulta que salen 0.55 minutos por pixel, es decir ¡mejor que la visión humana!.

Calisto, en su separación máxima, debe de estar a más de 14 pixels de Jupiter. Pero una cosa es la teoría y la otra la realidad. De modo que una noche, estando Calisto en la posición más favorable (la más alejada del planeta), subí al tejado con la montura Astrotrac para probar si realmente se veía en el 50mm. La foto que tomé es la que abre la entrada, esta segunda es una ampliación 100%:

Júpiter fotografiado con un 50mm y una cámara de 12 Mpixels - recorte al 100%

Calisto se ve, abajo a la derecha de Júpiter (si pinchan para ampliar la foto), pero no tan bien como debería. El problema son las líneas que la difracción de la luz de Júpiter produce y que ocultan los satélites. Para evitarlo, hay que tirar a diafragmas abiertos, pero entonces la aberración de coma hace su aparición por las esquinas, a no ser que uno tenga un buen objetivo de 50mm. Ninguno de los Nikon de 50mm debe ser lo bastante bueno para eso, excepto el carísimo Noct Nikkor, o el 24-70 2.8. Es una curiosa paradoja que para fotografiar (o ver) estrellas, sean necesarios equipos ópticos de gran calidad. Por ejemplo, el telescopio de Galileo servía perfectamente para ver barcos y para otros asuntos terrenales, pero al apuntarlo a las estrellas generaba reflejos que parecían duplicarlas. Galileo era un gran observador y tenía una visión muy aguda que le permitía discernir lo que era real de lo que no, pero hasta cierto punto es lógico que se dudase de que lo que decía ver era realmente cierto (lo que no justifica la amenaza de la hoguera, en mi opinión).

Pero la respuesta es clara: la cámara de 12 Mpixels si que detecta un satélite e incluso dos (¿ven a Ganímedes en la anterior foto?).

Esta es la misma foto, pero hecha con el 105 macro, que amplía aproximadamente el doble que el 50. Revela dos satélites a ese lado de Júpiter: Calisto y Ganímedes, y además Europa al otro lado. Solamente Io no se puede ver en esta foto:

Júpiter fotografiado con un 105mm, el que uso para las libélulas, y una cámara de 12 Mpixels - recorte al 100%

¿A qué están esperando? Salgan ahora mismo a la calle, y si Júpiter todavía se ve, a primera hora de la noche, mírenlo con unos prismáticos o un pequeño telescopio, no les va a defraudar.

lunes, enero 04, 2010

Modesto aunque sentido homenaje al maestro NMP

El maestro, fotografiado con una F3.

Pueden ustedes dormir tranquilos. Aunque aparentemente el mundo sea pasto de la vulgaridad, aunque en la tele resuene el Disney Chanel y las calles se llenen con el fragor de los villancicos perpetuos, aunque Paulo Coelho sea elevado a los altares, aunque el golf sea declarado obligatorio (e incluso si Raphael alcanzase la inmortalidad) hay un hombre que desde la sobriedad de su estudio continuará por los siglos de los siglos su lucha incansable y generosa en favor de la decencia y del buen gusto.

El es el faro que nos ilumina, el centinela que nos custodia, la flor que nos perfuma, la estrella que nos guía, la esperanza de la ufología, el apostol de la manzana, el príncipe de los mentalistas, el hacedor de los canelones, el tormento de los horteras, el que desenmascara falsedades, el que baila en la oscuridad, el que alumbra nuestros destinos, el que siente el monte, el que susurra a las orquídeas, el dos punto ocho de los objetivos, el que se acerca a las focas, el que cierra el paso a los malvados y el titiritero de los cyber-homúnculos.

Y además es mi amigo desde que hace años tuve la suerte de conocerle (en sentido laico) y hoy quisiera felicitarle, él ya sabe el motivo pero no son cosas de decirlas en público. Ahora completamente en serio, además de todo lo anterior yo creo que NMP es un tipo divertido, inteligente y generoso. Cosas que por separado ya son poco frecuentes pero juntas son la caraba.