lunes, marzo 31, 2008

Cosas de dragones

El otro día tuve ocasión de fotografiar una tarentola mauritanica, un pequeño dragón de jardín. Vi, entre otras cosas, que tenía:

1-La pupila vertical y la mirada perdida.

2-El lomo de dinosaurio, mortificado por un ácaro rojo

Sigo de viaje, discuplad mi poca actividad.

jueves, marzo 27, 2008

El lagarto en si. La técnica del camaleón.

¿Donde estoy? (pinchad para ampliarlas)

Puede parecer una tontería, y probablemente lo es, pero el caso es que ya llevaba años obsesionado con el lagarto ocelado. ¿Alguien recuerda la película de Almodovar donde aparece este animal como un símbolo del paraíso rural perdido? No es esa mi situación, en mi ciudad-dormitorio obviamente no hay, y en los alrededores es escasísimo. Pero, como ya conté, los reptiles me gustan mucho.

Desde el año 2000 frecuento bastante el pre-pirineo Aragonés, y allí si que hay alguno. Yo he podido ver varios, pero siempre de pasada. Una cosa es ver un reptil y otra muy diferente fotografiarlo. He preguntado por el lagarto ocelado a casi todos los habitantes de la comarca, especialmente a pastores y cazadores. La respuesta casi siempre es la misma: antes si que se veían muchos pero ahora, desde hace unos años, ni uno. De modo que el verano pasado lo dí por imposible, y centré todos mis esfuerzos en buscar culebras de agua, de escalera y víboras.

Una tarde de agosto fresquita, a la hora del último sol, me pareció un buen momento para que una serpiente se parara a calentarse encima de una piedra. Estaban los niños jugando cuando oi un ruido de reptil a unos metros y pensé que por fin podría fotografiar la víbora. Puse el 180 macro y esperé inmóvil. Y oh, maravilla, allí, estaba el increíble lagarto ocelado por el que tanto había suspirado. Y además, era evidente que ese era su refugio. Un claro en el bosque, algunas piedras grandes para esconderse, algo de vegetación. Ideal, según los libros, para el ocelado.

El lagarto en si.

Imposible lograr que los niños mantuvieran el debido silencio y la inmovilidad absoluta que requería la situación. En vano les dije que trataran de verlo, tal vez hubiera sido el primero y el último de su vida. Y ¿como van a entender ellos que llevo años esperando este momento? Pude hacer una foto testimonial pero el bicho se me escondió. A la mañana siguiente, al amanecer, allí estaba yo cámara en mano, vestido con colores discretos, con el 105 macro en la mano, y dispuesto a lo que fuera.

Y el lagarto salió. Estos bichos al ser de sangre fría en lo primero que piensan es en calentarse más que en comer. Según me habían dicho, y yo he comprobado con las lagartijas, el asunto está en quedarse completamente quieto. Tengo entendido que los lagartos tienen buena vista, pero solamente se fijan en las cosas en movimiento. Ahora bien, a la que yo trataba de acercarme, por lento que fuera, se volvía a esconder. Traté de quedarme quieto al lado de su agujero, pero solamente salía si yo estaba lejos.

Así estuvimos mucho rato, y ya pensaba que no lo lograría cuando se me apareció en la memoria el programa "La olimpiada zoológica" del Dr. Félix Rodríguez de la Fuente, donde se ve como anda el camaleón (he aprendido tantas cosas de esa serie!). Es vacilante, da un paso adelante y medio atrás, bailando lentamente como si fuera una rama movida por el viento. De esta forma, los animales que sobretodo vemos las cosas que se mueven de forma rápida y en una dirección definida, lo pasamos por alto.

Así que probé a acercarme con la técnica del camaleón, moviendo el cuerpo adelante y atrás, adelantando una pierna y retirándola parcialmente, siempre mirando a través del visor de la cámara (que es una manera de esconderse). Y me funcionó. Tardé mucho en avanzar unos ocho o diez metros, pero el lagarto me ignoró completamente, como si yo fuera invisible. Y seguramente lo era, no para sus ojos si no para su sistema nervioso. Pude fotgrafiarle razonablemente bien, pero no como yo hubiera querido, todo me parece poco para el lagarto: yo lo hubiera querido sacar en primerísimo plano, como si fuera una vedette, con el fondo impoluto y una nitidez absoluta en todas las escamas. Lo mejor fue poder seguirle y poder observar su rutina diaria de caza, las preciosas escamas azuladas, que sorprendentemente le camuflan muy bien, y su cabeza como de tortuga querida. Estuve mucho rato espiándole. Tiene, me parece a mi, una elegancia enorme. Y también una notable inteligencia y un conocimiento muy preciso de su oficio de lagarto. Pero yo diría que su mente es de tipo mineral, completamente rígida. Y creo que debe ser bastante predecible.

La cabeza de tortuga-gato del lagarto, y los ocelos azules. Una señora al ver esta foto me dijo "que precioso bolso", no se lo tuve en cuenta.

Entonces fue cuando la cagué. Tan buen resultado me dió la técnica del camaleón que pensé "Este lagarto está atontado, no es posible que con estos movimientos no me vea". Pecado enorme de soberbia. Entonces me acerqué de forma normal, despacio pero con una dirección bien definida. Y el bicho me vio, se escondió en algún lugar. Esperé mucho rato pero ya no salió más. Por la tarde volví, y a la mañana siguiente y al otro día, a diferentes horas, así hasta el fin de las vacaciones. Ya no le volví a ver más. Solamente me dio una oportunidad, espero que esté escondido debajo de una de esas piedras y poder verle de nuevo este verano.

Aquí vive el lagarto.

lunes, marzo 24, 2008

El escarabajo de peluche

Recien llegado de las mini-vacaciones de Semana Santa, mañana mismo me tengo que volver a a marchar, esta vez por motivos de trabajo. Así estoy, atareadísimo ahogándome en este vaso de agua de preparar las cosas y meterlas en la maleta. Siento mucho no poder contestar -por el momento- los comentarios, pero antes de marcharme quería subir este escarabajo que he fotografiado esta mañana.

Creo que es un cerambícido, y espero no excederme al calificarle de precioso. A diferencia de otros escarabajos que son reflectantes, este tiene una textura como de osito de peluche que lo hace muy fotogénico. Tan buen modelo ha sido que al marcharme he estado a punto de darle dos besos. Pero, reflexionando, me ha parecido extraño que el escarabajo de peluche haya aguantado una sesión de fotos sin pestañear ni moverse de la piedra donde le he encontrado. A ver si va a resultar que está muerto. Le he acercado un dedo y entonces se ha escondido corriendo. Menos mal, debía ser cosa del frío.

Con la duda de si con las prisas habré procesado bien la foto, me voy pitando a ver si puedo cerrar la maleta. Espero poder seguir subiendo algunas cosillas que ya tengo precocinadas. Por lo que me han dicho, las noches son aburridas, de modo que si el hotel tiene red lo más probable es que me quede atendiendo el cuadernillo. Hasta pronto.

jueves, marzo 20, 2008

El secreto de las mariposas dormidas

Por aquí aún son frías las noches y si tuvieramos que dormir al raso y sin ropa, lo pasaríamos muy mal. Mucho peor sería si además el campo estuviera plagado de animales enormes que quisieran comernos.

Cada noche las mariposas buscan un buen lugar para dormir. Se esconden donde no pueden verlas los pájaros, las arañas ni los murciélagos.

¿Cual será el mejor lugar para que duerman estas criaturas tan frágiles? Este sólo es uno más de los muchos secretos del bosque, pero quienes sepan la respuesta con un poco de suerte podrán observarlas al alba cuando la luz es fría y ellas todavía duermen, más indefensas y arrebatadoras que nunca.

Pontia daplidice. ¿No parece un contrasentido que una criatura tan bella esté tan desprotegida, a merced del primero que descubra su secreto?

miércoles, marzo 19, 2008

Siguiendo las vias

No recuerdo como fui a parar a la página pixelicia. El caso es que una vez allí, me encontré con una entrevista a Martín Gallego, cosa que me alegró por que le conozco personalmente y suelo leer su blog. Pero al llegar al final veo un enlace con el nombre via xataca. En este caso, esto significa que la entrevista y las fotos han sido copiadas íntegramente de la página xataca. No se si con permiso o sin él.

Estuve mirando más artículos más de pixelicia, todos ellos son via algo, via genbeta, via fotografías.net, via soy fotógrafo, etc. Esta última página soy fotógrafo, también es muy aficionada a las vias, su entrada ¿Una reflex analógica a estas alturas? es via FDlog, pero al llegar a FDlog vemos que la via continúa, la entrada también está inspirada de haciendo foco, que a su vez es via amateur photographer.

Es divertido seguir estas cadenas. A ver quien encuentra la más larga.

Algunas de estas vias no son copias literales, si no solamente referencias o copias parciales. Las que son tercer eslabón o sucesivos, podrían por lo menos haberse molestado en tirar del hilo y llegar al artículo original, digo yo. Por supuesto, no todo el mundo utiliza la palabra via, Planeta Informes copia un artículo de astrofotografía de Daniel López y dice por Caos y Ciencia.

¿Todas estas copias y refritos esto aportan algo? Se dice que el concepto de creación individual es algo del pasado, que hoy en día todo es de todos, que la red es algo así como un sistema neuronal colectivo en el que lo generado es un producto planetario de toda la especie, etc.

Pero, por lo que yo he podido observar, las personas que tienen cosas interesantes y originales para decir o hacer no recurren nunca a la copia, ni de textos ni de imágenes.

martes, marzo 18, 2008

La arquitectura y el vacío

Algún día, asqueado de tanta ciudad, tanto desarrollismo barato de parque temático, campo de golf y prostíbulo, he llegado a pensar que no hay ningún edificio que me guste más que el espacio vacío que ocupaba.

lunes, marzo 17, 2008

Probando una D300

La correa de mi D200, algo descolorida por el uso, junto a la de una D300 nueva.

Se solía decir que preguntarle a un fotógrafo que cámara usaba era como preguntarle a un escritor por la máquina de escribir, como si la magia de Cien años de soledad se debiera a la Remington de García Márquez y no a su autor. Esto sonaba muy bien, todo el mérito sería del artista y la cámara no sería más que un instrumento.

Tristemente, en términos generales esto no es cierto. Hay excepciones, por ejemplo Kim Manresa ha hecho una obra impresionante con una cámara normal (que tal vez sea lo más adecuado para no intimidar a los personajes de sus formidables reportajes). Pero, especialmente en fotografía de naturaleza, el equipo es muy importante. (También la técnica, claro está, pero eso es otro tema). Buscamos captar criaturas muy pequeñas, muy lejanas o que se mueven muy rápido, en luces muy ténues, o a veces muy contratadas. Y si el equipo es importante, habrá que hablar de equipo.

He podido probar una D300, la sucesora de la D200, y quería comentar mis primeras impresiones. Es una cámara de sensor tamaño DX que Nikon presentó al mismo tiempo que la D3, su primera cámara con sensor de tamaño igual a un negativo de 35mm. Las Nikon de tres dígitos son las de la gama media-alta, orientadas a un usuario profesional (o a un aficionado que las usa con la intensidad de un profesional), pero más pequeñas y ligeras que las de un solo dígito (D1, D2, D3).

Las novedades destacables de la D300 respecto a la D200, en mi opinión, serían:

1-Mejor comportamiento del sensor a ISO iguales o superiores a 400. Aproximadamente, se ha ganado un punto, siendo pesimista. Esto es un poco controvertido, por que depende del grado de reducción de ruido que seleccionemos. Si lo dejamos en "NORMAL", que es el modo por defecto, las imágenes a 800 salen muy limpias pero a costa de perder un poco de detalle. Por esto, en la web de Hugo Rodríguez se comenta, a la vista de las fotos de prueba que Resulta que a ISO 800 el ruido parece bajar con respecto a 400 ¿?, con lo que se sitúa a un nivel parecido al conseguido con ISO 200.

Sin llegar al nivel de calidad de las cámaras de sensor grande como la Canon 5D o la Nikon D3 (que parece ser espectacular), la D300 es mejor que la D200 y según la prueba de DPReview, en absoluto desmerece frente a los modelos equivalentes de la competencia (recordemos que en este importante punto Nikon había flojeado siempre).

Para algunos estilos de fotografía, puede usarse hasta ISO muy elevado. A los aficionados al blanco y negro que estén acostumbrados a usar película tal les sorprendan estos ejemplos, tirados con una D300 a ISO 6400 y subexpuestos un punto (es decir, 12800). También es interesante ver la foto de ejemplo "en muy malas condiciones" que Thom Hogan pone en su review. Está tirada a 3200, con luz mala y zonas oscuras, con la reducción de ruido de la cámara desactivada.

Dicho esto, para los perfeccionistas que disfruten mirando las fotos al 100%, cualquier ruido es excesivo. Si se utiliza la cámara con contraste y nitidez generosas, a ISO 200 encontraremos que los cielos y los fondos mejoran tratándo las fotos con Neat Image o un programa similar. Cosa que yo también hago con algunas fotos a ISO 100 de la D200.

2-Live-View: posibilidad de usar la pantalla como visor, igual que las cámaras compactas y algunos modelos de Olympus como la E3 (que además tiene la pantalla orientable). Esto es útil por ejemplo para enfocar las estrellas en fotos nocturnas o para macrofotografía, también para poder hacer fotos levantando la cámara con los brazos y situaciones parecidas. De todos modos, me da la impresión de que esto es algo que va a mejorar en los modelos futuros.

3-Mejor AF: con 51 puntos y diferentes posibilidades de seguimiento. Para situaciones normales, la D200 e incluso la D70 ya enfocan estupendamente, pero para situaciones difíciles como pájaros en vuelo, todas las ayudas son pocas. Se comenta que es apreciablemente mejor que la D200 y mi primera impresión es positiva, pero para confirmarlo necesitaría más tiempo. En macro (yo a veces uso AF), desde luego va bastante mejor y los 51 puntos permiten poner el foco donde se quiera.

4-Pequeñas mejoras en el cuerpo. Se han mejorado algunos detalles de ergonomía y se ha puesto una tapa mucho mejor en el conector del disparador y del flash auxiliar. Esto último parece que no tiene importancia, pero la tapa roscada de la D200 se perdía siempre, con lo que el conector (y la cámara) quedaba expuesto al agua. Se supone que la cámara está diseñada para ser resistente a salpicaduras, es una lástima perder esta seguridad por culpa de la tapa perdida. El botón QUAL, que odio especialmente, sigue sin poderse desactivar.

5-La visualización de fotos es mejor y más rápida. A esto ayuda la nueva pantalla. Si en la D200 ya era muy buena, con la 300 se ha vuelto a mejorar.

6-Para los aficionados a la fotografía nocturna, además de la posibilidad de enfocar las estrellas con el live view, la cámara tiene menos amp glow que la D200. Por contra, algunos usuarios comentan que el sensor es bastante sensible a la temperatura ambiente. Esto no lo puedo confirmar ni desmentir. Por lo que yo he podido probar, los resultados son bastante mejores que en la D200. La cámara está cerca de poder fotografiar paisajes con las estrellas correctamente expuestas, sin trazas y sin ruido. Ver por ejemplo esta foto a 3200 de la Via Láctea en el hemisferio sur (por cierto, de uno de los lectores de este blog). De todos modos, la D3 parece ser que es mucho mejor.

7-Mejor medición matricial y control del flash. ¿Como puede la cámara saber si yo quiero exponer para las luces o las sombras? Pues no lo se, pero el caso es que lo sabe y se equivoca poco. La D200 ya era bastante lista, pero la D300 la supera. Se puede decir que esto tiene poca importancia, que es el fotógrafo quien debe saber medir. Lo mismo valdría para el AF y muchas cosas más, lo cierto es que en mi caso las correcciones que quiero hacer las hago sobre el valor matricial. Solamente en situaciones realmente complicadas yo soy un poco más listo que la cámara, y en esos casos lo que hago es usar el bracketing.

8-Posibilidad de ajustar el punto de enfoque. Se da la posibilidad de que la cámara (cualquier cámara réflex) tenga backfocus o frontfocus. Esto era un incordio por que obligaba a llevar la cámara al servicio técnico y confiar en que fueran tan perfeccionistas como su propietario. La D300 y la D3 permiten realizar este ajuste mediante un menú, lo que me parece una gran cosa.

9-Sistema de limpieza del sensor, del que se comenta que no es tan eficaz como el de las Olympus, pero algo es algo. Yo no he podido probarlo. También es de destacar que la cámara parece ser que tiene una fina capa de un material electricamente conductor sobre el sensor, que se encargaría de eliminar la electricidad estática, con lo que el sensor atraería menos polvo. Atención a esto por que para limpiar el sensor de la D300 con un líquido hay que tener en cuenta que algunos pueden dañar este material conductor.

10-Mejora de la resolución. Pasar de 10 a 12 Mpixels no es gran cosa, pero algo se nota. No es, en mi opinión, lo más importante.

11-Sistema de control de las imágenes. La D300 dispone de unos menús "Picture control" que permiten ajustar el brillo, la nitidez, la saturación, corregir el color, poner filtros en las fotos monocromas, etc. Todo esto se puede grabar o leer de una tarjeta. Además, existe una función denominada "Active D-Lighting" que permite aclarar las sombras, de forma parecida a como se haría en PS. Aquí hay unos ejemplos. El sistema de medición matricial tiene en cuenta que se va a usar esta función y es más conservador con las luces altas. Si se va a usar RAW, todo esto no es tan importante por que se puede ajustar después, pero si queremos dejar las fotos "terminadas" en la cámara puede ser muy útil.

¿Sensor grande, sensor pequeño?

Quien quiera una Nikon y pueda pagar la fortuna que cuesta la D3, se va a plantear si es mejor una u otra. Ambas son de 12 Mpixels, y difieren principalmente en el tamaño del sensor. Bien, en este caso concreto, a mi entender ambas tienen algunas ventajas. Para muchas aplicaciones, la D3 es claramente mejor, por su mejor calidad de imagen y comportamiento a alto ISO. Pero, si se trata de fotografiar un pájaro o un insecto, yo ya no lo veo tan claro. Aquí se consideran los pros y los contras. La solución: ambas. Yo creo que de tenerlas, usaría las dos. ¿Alguien sabe de un banco mal vigilado?

Lo que no me gusta

Es el sofware. Para abrir los NEF de la D300 hace falta el nuevo sofware Nikon Capture NX. A mi me parece lento y poco claro. Es cierto que hace muchas cosas y que no se usarlo, pero tiene errores bastante obvios. Mucha gente prefiere usar el software de Adobe para abrir los raw, pero a mi me gusta que las fotos se queden tal y como las dejé en la cámara (ver punto 11). Esto hay que hacerlo con los programas Nikon (View y Capture), y son (como mínimo) mejorables.

sábado, marzo 15, 2008

La primera mariposa de la temporada



No es una buena foto (el fondo está muy confuso, lo que hace que el personaje no destaque) pero es la primera mariposa que fotografío esta temporada y me gustaría celebrarlo.

Si no me equivoco, es un macho de callophrys rubi, de hace un par de días. Como tantas veces, al mediodía me comí un bocadillo mientras conducía hacia las afueras de la ciudad-dormitorio. Aunque no haya llovido, ya hay que ir controlando el avance de la primavera. Fue una gran alegría volver a verlas de nuevo enfrascadas en sus luchas nupciales.

Como por la tarde tenía una reunión, para no manchar la camisa la dejé en el coche. En camiseta, todavía se agradece el calor del sol. A las horas centrales del día las mariposas están muy activas y tiene su intríngulis fotografiarlas. Tuve que perseguirla casi media hora, apurando los minutos de tiempo libre. Al fin, se posó cerca del suelo para descansar un poco y pude acercarme reptando con los codos hasta llegar a unos pocos centímetros. Debo decir que el suelo sigue siendo tan duro y rasposo como el año pasado, pero merece la pena magullarse un poco por poder verla tan bonita en el visor, capturarla en la cámara y sentir por un momento el placer de los cazadores.

Después, vestirme y salir zumbando de regreso hacia la vida normal.

viernes, marzo 14, 2008

¿Ya es pecado jugar al golf ?

Con gran curiosidad escuché por la radio que el Vaticano acaba de lanzar una lista de nuevos pecados. Entre ellos estarían el daño al medio ambiente y la riqueza desmedida. Pues jugar al golf ya debe ser pecado, me dije yo a mi mismo.

En efecto. Como saben los lectores habituales de este cuadernillo, el cesped del green no puede ser cualquier cosa, debe estar sembrado de agrostis stolonifera, que es una hierba suave como el cabello de ángel, pero que requiere de un riego abundante (a ver que harán con la sequía que se avecina). Además, la presencia exclusiva de la susodicha agrostis elimina por completo la fauna y flora autóctonas. Todo ello causa graves daños al medio ambiente.

Por si fuera poco, hacerse socio cuesta un dineral, (en el caso señalado, entre 60.000 y 90.000 euros más importe de la cuota de entrada, 20.000 euros, la cuota anual de tan solo 1.200 y dos fotos de carnet). Gastarse semejante cantidad, con lo barato que resulta el mini-golf, ¿no es un indicio seguro de riqueza excesiva? ¡Doble pecado!

Ahora hace un rato por fin he podido sentarme con la intención de divulgar esta importante novedad eclesiastica, como siempre sin ánimo de ofender a nadia. Lo primero, en estos asuntos, es hacerse con el texto original del Osservatore Romano. Y me he llevado una gran sorpresa.

Buscando un poco, he averiguado que el asunto de los supuestos nuevos pecados salió publicado en la edición italiana del Osservatore el dia 9 de Marzo (que por cierto, no hay forma de encontrar on-line). Pero era en una entrevista, no se trata de ninguna lista de nuevos pecados. Resulta que todo este asunto no es más que una inexactitud, desmentida por la agencia Zenit, próxima al Vaticano, el día 11: Nessuna nuova lista di sette peccati mortali da parte del Vaticano. Yo estoy flojo de italiano, pero está clarísimo: de lo dicho, nada.

Resulta que Monseñor Gianfranco Girotti, director del penitenciario apostólico, el organismo que supervisa la confesión y las indulgencias plenarias de la Iglesia, dijo en una entrevista al Osservatore, Uno no ofende a Dios sólo al robar, blasfemar, o desear la mujer del prójimo. También lo hace cuando daña el medio ambiente, participa en experimentos científicos dudosos y de manipulación genética; cuando acumula excesivas riquezas, consume o trafica drogas; y cuando ocasiona pobreza, injusticia y desigualdad social. Pero esto, parece ser, fue solamente un comentario a título personal, no hay nada de nuevos pecados. El resto lo han hecho unos medios de comunicación ávidos de noticias curiosas. Ocurrió lo mismo cuando, supuestamente, el anterior Papa dijo que el Infierno no existía. Se tergiversaron sus palabras, él dijo algo más sutil y muy diferente. Que tiempos corren cuando incluso el Vaticano parece a merced de los periodistas.

Pero quien sabe, tal vez esta confusión puede ser positiva, tal vez los creyentes se abstengan de jugar al golf. O, por lo menos, de construir nuevos campos ¿no les parece?

miércoles, marzo 12, 2008

Chikilicuatre, la democracia y el chikichiki

A estas alturas ya casi todo el mundo sabe quien es Rodolfo Chikilicuatre, pero resumiré brevemente los acontecimientos en atención a los lectores que no disfruten de aparato de televisión o que vivan en otro país o planeta, si fuera el caso. Tal vez ustedes no me crean, pero yo (pese a tener televisión y vivir aquí), no he visto actuar al Sr. Chikilicuatre ni he seguido su trayectoria, de modo que si cometo algún error les ruego me lo indiquen.

El caso es que últimamente casi nadie se interesaba por el festival de Eurovisión. De modo que, bajo el lema "Salvemos Eurovisión", se organizó un concurso para decidir quien sería el Representante Español. Como no deja de ser una buena oportunidad, mucha gente participó. Entre ellos, un buen actor que interpreta al freak Rodolfo Chikilicuatre, y canta una canción demasiado hortera, cuyo propósito evidente es burlarse de todo el concurso. Todo ello con el apoyo mediático de un famoso presentador de televisión de otra cadena (que, por cierto, me parece muy divertido).

Como se pueden imaginar, Rodolfo Chikilicuatre ha ganado ampliamente el "Salvemos Eurovisión" y ahora acudirá al concurso con el propósito de hundirlo definitivamente, o por lo menos pasar un buen rato en el intento. Durante las votaciones, algún representante de la empresa estatal de televisión hizo una llamada a la seriedad, lo que confirmó que la gamberrada estaba preocupando. Esto decantó los votos todavía más hacia Chikilicuatre.

A mi todo esto me parece divertidísimo. El pequeño bicho que vive dentro de mi (el mismo que me hace escribir alguna cosa con k) se alegra del lanzamiento de este simpático torpedo mediático contra la ceremonia pomposa de Eurovisión. Además, ha ganado democráticamente ¿no es asi?.

Pero hay algo que me preocupa.

Hace solamente seis años se convocó otro concurso para elegir al Representante. Entonces, también por votación popular, la elegida fue Rosa (llamada Rosa de España). Esa chica se lo tomó absolutamente en serio, adelgazó los 20 kilos que exigía el guión y cantaba (me dicen) aceptablemente bien. Todas sus peripecias y las de los otros concursantes salieron en un programa de televisión que en aquel momento tuvo gran éxito. Su derrota hizo derramar abundantes lágrimas. Es que entonces, en el 2002, Eurovisión fue algo importante y Rosa era la heroína nacional.

Si el pueblo que, mediatizado, votó con toda seriedad por Rosa, ahora ha sido mediatizado para votar por el simpático fantoche Chikilicuatre, que es la absoluta antítesis de la esforzada Rosa, ¿es muy arriesgado concluir que los medios de comunicación pueden manipular los sentimientos del público con gran facilidad? ¿hubiera obtenido Chikilicuatre algún soporte de no estar encarnado por un actor ya conocido y haber recibido soporte de otra cadena?

Todo esto, por supuesto, no tiene ninguna importancia en el caso del festival de Eurovisión, pero a mi me da que pensar. El mecanismo por el que se elige el gobierno en los países democráticos es exactamente el mismo, el mejor que se conoce, el más justo: votación popular, cada persona un voto. Pero si los medios de comunicación más que informar, opinan, al final, ¿no terminará siendo todo otro asunto de manipulación a gran escala?. ¿Somos consciente de hasta que punto nuestras opiniones pueden estar basadas en información sesgada que se nos ha hecho llegar durante años?.

¿No les parece a ustedes que cualquier día un iluminado podría ganar democráticamente las elecciones y hacernos bailar a todos el chikichiki?

Quisiera, por favor, que me dijeran que esto son paranoias mías. Que esto no ha ocurrido nunca, que mi extrapolación del chikichiki a la vida real es falaz, que jamás un país se ha dejado hechizar por las palabras, que en general los medios de comunicación de diferentes tendencias dan la misma información, que nunca ha ocurrido que millones de personas bailen al mismo son (ni tampoco a dos ritmos disonantes, lo que es casi peor), que la gente reflexiona, utiliza el sentido común y nunca se termina de creer lo que dicen por la tele si no lo ha visto con sus propios ojos. Es así ¿verdad?.


Perrea, perrea!
El chiqui-chiqui mola mogollón,
lo bailan en la China y también en Alcorcón.

martes, marzo 11, 2008

El sufrimiento de la salamanquesa

(Atención que esta entrada puede resultar desagradable)

Fue por casualidad. Llevaba la cámara cuando pasé por un jardín de uso público a última hora de la tarde. En un rincón vi una joven Tarentola mauritanica o salamanquesa (o dragonet, dragoncito). Este reptil se ha adaptado a vivir en las paredes de nuestras ciudades. Se alimenta de insectos y es completamente inofensivo, pero tiene que vencer un grave prejuicio: por alguna razón algunas señoras de mediana edad afirman que se comen la ropa de los armarios y los suelen matar a escobazos. No se puede hacer nada para convencerlas de lo contrario. Es una lástima, este es un animal precioso. Gerald Durrell le dedica un capítulo entero en uno de sus libros, donde el reptil mantiene una lucha épica con una gran mantis.

¿Qué más se puede pedir? Un precioso reptil de unos cuatro centímetros, prácticamente recién salido del huevo, en un lugar accesible y con la última luz de la tarde que tanto me gusta. Incluso su sombra me parecía digna de salir en la foto como si fuera otro personaje.

El dragonet parecía muy confiado, tal vez incluso demasiado. Había algo raro en su comportamiento, no se escondía y siempre se giraba para dejarme a su izquierda. Fijándome bien pude ver un pequeño ácaro rojo (se intuye en la foto) al lado del ojo. ¿Era ese su mal?

Me encanta su pupila vertical, que aquí está reducida casi a una línea a causa del fuerte sol de la tarde.

Seguí fotografiándola, pero la sensación de que algo no encajaba en el comportamiento del animal era creciente. Al final pude ver su lado oscuro, la causa de sufrimiento estaba en el otro ojo. La joven salamanquesa era tuerta.

Tenía el ojo derecho destrozado, no quedaba nada de su pupila ondulada de dragón. ¿Tal vez una paloma se lo arrancó de un picotazo? Se puede casi imaginar el sufrimiento del animal, medio ciego y con el humor vítreo desparramado. No tenía ninguna opción, un joven dragón cazador de insectos necesita los dos ojos para poder vivir.

Estuve un buen rato pensando que podía hacer. Es cierto, más de la mitad de mis congéneres se están muriendo de hambre y eso normalmente no me quita el sueño. Pero la visión directa del sufrimiento nos desconcierta. Me tentó llevármela a casa pero no creo que hubiera aceptado comida muerta, y sin poder cazar hubiera muerto de hambre. Además, desde otro punto de vista ¿no hubiera sido una crueldad darle hormigas?. La dejé en un lugar menos visible pero creo que hice mal, simplemente debí prolongar su sufrimiento.

Ya nos previno Lao Tse contra la benevolencia. Ni el cielo ni la tierra muestran benevolencia; tratan a las cosas del mundo como si fueran perros de paja. Tampoco el sabio es benevolente; trata a las personas como si fueran perros de paja. Pero reconozco que me falta la sabiduría suficiente, si hubiera podido la habría curado.

lunes, marzo 10, 2008

Ejercicios (banales) de macrofotografía: rojo, cristal

Comentaba el otro día que la fotografía, comparada con la pintura, tiende a ser banal, por que permite obtener imágenes con relativamente poco esfuerzo. Claro está, depende de la fotografía, algunas han llevado meses o incluso años de trabajo. Yo me refiero a la posibilidad de hacer fotos apenas sin pensar.

Como para dar un ejemplo, aquí va otro ejercicio de macrofotografía (pinchad la foto para ampliarla), es un, un .. ¿qué era eso? Ah, si, la punta de un bolígrafo bic rojo, el bic cristal, de punta normal. Ya saben (los que sean de mi edad): Bic naranja escribe fino, bic cristal escribe normal. Bueno, para este ejercicio he elegido el punta normal para no complicarme demasiado la vida (en macrofotografía, cuanto más pequeño más difícil), y además hace años que no veo ningún punta fina.

Un buen rato estuve para hacer esta foto, que tiene su dificultad técnica, y no pude dejar de preguntarme ¿para que estoy haciendo esto? ¿a mi me dice algo la punta de un bic? Me imagino que en su día el bolígrafo debió ser un gran progreso, las plumas estilográficas eran caras y el bolígrafo, esta humilde herramienta, permitió que todo el mundo pudiera escribir sin borrones. Pero yo nací bastante después, toda la vida he visto boligrafos y a mi no me dicen nada. Hice la foto por curiosidad, para ver como salía y también como un ejercicio para practicar un poco, de cara a poder fotografiar, por ejemplo, el ojo de una mariposa cubierto de rocío. A ver si lo consigo, el equipo necesario es un poco engorroso y yo no se si en el campo va a ser factible usarlo.

Volviendo a la tendencia a la banalidad. Me cuesta imaginarme a alguien pintando un objeto con el que no tenga por lo menos una cierta implicación emocional. ¿Por que? Creo que la diferencia es que la fotografía del boli me llevó en total algo menos de una hora (contando preparar los trastos y recoger), en cualquier pintura imagino que se invierte mucho más tiempo. Ese esfuerzo añadido, supongo, debe necesitar de una mayor motivación y eso debería eliminar las banalidades más grandes. ¿Es así?.

La técnica.

Otro de los inconvenientes de la fotografía es que obliga a pasarse el día discutiendo detalles técnicos que son muy importantes para conseguir lo que queremos. Sin la técnica y el equipo adecuado, las cosas no se pueden hacer por más empeño que pongamos.

La foto, que seguro que es mejorable, está hecha con un micro nikkor 60mm y un fuelle nikon PB6 que compré en ebay hace un par de años. Para quien tenga curiosidad, Roger Eritja habla del PB6 y otros fuelles aquí. Es un cacharro bastante engorroso, que por supuesto debe usarse con un buen trípode. Tal vez con un objetivo invertido, o con el Canon MP-E65 se podrían obtener mejores resultados. A ver si alguien se anima a probarlo con otros equipos y me manda un enlace con la foto. El problema del fuelle o los anillos de extensión es la difracción de la luz, que emborrona la imagen, reduciendo la nitidez al aumentar los aumentos. Tampoco me terminan de convencer esos reflejos ni el balance de blancos (usé diferentes fuentes de luz).

Actualización.

-El amigo Treehugger manda una foto mucho más interesante que esta.

-Nomesploraría reforma el ejercicio y lo lleva al terreno de los lápices de colores.

-Macroinstantes ha hecho dos tomas, controlando muy bien la luz. Una con un macro Tamron y la otra con el macro y anillos de extensión. En esta última ha usado la técnica del stacking, que espero nos cuente.

(Si alguien más quiere participar en el juego que me deje el enlace a su versión en un comentario)

viernes, marzo 07, 2008

40 años, 60 minutos en P4

40 años.

Bueno, el caso es que hoy cumplo 40 años. A medida que caía la tarde me ha ido entrando una tristeza impresionante. No por la tan temida crisis de los 40, que yo pasé a los 30, si no por que si. Son cosas que me ocurren, no se las deseo a nadie.

Como tenía unos minutos, me he puesto a escribir una cosita sobre los 40. Me ha salido un rollo negro, triste y deprimente sobre el paso del tiempo, las expectativas para mi vida futura, las cosas que ya se seguro que no voy a hacer, la enfermedad y muerte de mi padre, los amigos que ya se murieron y temas por el estilo.

Pero de pronto he recordado un comentario reciente de A, a la que no conozco personalmente, diciendo que el blog la había animado. Es muy bonito que la gente se alegre leyendo mis cosas. Así que esta tarde-noche dejo tapada esa gran olla con abundante mierda que me hierve dentro de la cabeza, guardo el texto triste para otro día, y recupero un texto de hace un par de años. Justamente ayer fui a la clase de párvulos de tres años a enseñarles los insectos a mi hijo y sus compañeros, salí de buen humor.

60 minutos en P4

Los niños de la ciudad, en estos tiempos que corren, además de las cosas esenciales como los videojuegos y los monstruos del pokemon, conocen los animales que se ven por la tele: tigres, leones, elefantes, todo tipo de dinosaurios, cocodrilos y demás. Se trata de seres lejanos, que viven o vivieron en lugares lejanos y tiempos remotos.

Algunos niños están convencidos de que el tiranosaurus rex existe, no como existen los personajes del pokemon, sino de la misma manera que el rinoceronte o el lenguado. Es el problema de excederse en lo virtual, se acaba por perder el sentido de lo que es real o irreal. (Y aquí, hablando de lo que existe y lo que no existe, quisiera mencionar el argumento ontológico de San Anselmo).

De modo que, quijotescamente, he ido al parvulario de mi hijo a predicar los insectos, que son tan interesantes como los dinosaurios, mucho más que los pokemons (creo) y además tienen la enorme ventaja de existir de verdad, solamente hay que salir de las ciudades para poder verlos.

El parvulario público en mi ciudad-dormitorio es una pequeña babel. A primera hora, las nueve de la mañana, entran los niños y niñas de cuatro añitos a la de sala de proyecciones, que ya está a oscuras. Van con la bata recién puesta. Yo les estoy esperando con mis fotos a punto. Se ven enormes en la pantalla del proyector. Los insectos tan grandes hacen mucho efecto, casi como si fuera el cine. Por allí van desfilando las hormigas, con nada menos que seis patas, cabeza, tórax y abdomen, y además ¡antenas en la frente! Las moscas, que tienen una ventosa en la boca. Una mariposa, poniendo un huevo como si fuera una gallina. Una mariquita roja y negra, a punto de zamparse unos pulgones. Una hormiga que transporta un escarabajo al nido para repartirlo entre todas. La avispa reina con su primer huevo. Mariquitas de color naranja con los topos blancos, y de color verde metalizado. Aunque parezca mentira, todo esto existe, está cerca y es lo más salvaje que nos queda.

Me gustaría que pudierais ver la cara de asombro que ponen al ver los insectos tan ampliados. Me interrumpen continuamente para contarme sus anécdotas. Las orugas les recuerdan a los gusanos de seda, que por lo visto siguen siendo un pasatiempo popular. La mayoría han visto hormigas y chinches (me refiero a chinches vegetarianos, inofensivos, que mucha gente confunde con las mariquitas). Estos animales, de extraordinaria resistencia, malviven en el solar de delante del colegio, que se usa (*) como aparcamiento, entre las malas hierbas y la mierda de perro. Los saltamontes ya les resultan más raros. Es que no todos tienen la suerte de que sus papás les lleven al monte para enseñarles los animales que tienen existencia real y próxima. Creo que algunos de estos niños no han salido jamás de esta ciudad monstruosa, excepto tal vez para ir a otra o a un parque temático.

Para terminar, pongo fotos de animales que se alimentan de insectos: una golondrina que lleva una mariposa nocturna a sus polluelos, un sapo que se traga un chiche de un lengüetazo.

Acabo rogándoles que no sean crueles con los insectos. Por que son pequeños pero muy delicados y muy bonitos. Me despido, ¡hasta el año próximo! Y se van todos tan contentos a su clase diciéndome adiós desde la fila.

Al salir de la sesión, las profesoras, auténticas heroínas, les han hecho dibujar alguno de los bichos que han visto. Y me han regalado un libro con todos los dibujos, que guardo en un lugar especial con el resto de mis tesoros.
---

(*) Corrijo. El solar se usaba como aparcamiento, ahora el ayuntamiento ha decidido vallarlo y dejarlo por tiempo indefinido sin absolutamente ningún uso, para que la gente tenga que ir por necesidad a los de pago recién construidos en el subsuelo.

jueves, marzo 06, 2008

El gran roble

Este árbol ya ha salido alguna vez más en el blog, lo he fotografiado muchísimas veces de día y de noche. Es un gran roble, enorme. Es difícil dar la idea del tamaño de un árbol en una foto, sin situar una persona al lado. Este es de los más grandes que he visto en mi vida, de los que requieren de bastantes personas dándose la mano para poder rodear el tronco. Es cierto, los hay más grandes, pero son árboles monumentales que están en los parques en Europa, salen en los libros y están protegidísimos. De los que están a su aire, expuestos al gran peligro de la necedad de las personas, este es el más espectacular que yo conozco.

Se dice que tiene cientos de años, no se si es cierto. Pero lo que si puedo asegurar es que tiene una energía increíble. Incluso los aburridos racionalistas como yo, que no creemos en esos rollos new age de las energías positivas y negativas podemos percibir claramente que debajo de esas ramas hay algo especial que te puede atravesar y te deja nuevo.

En fin, pongo estas fotos por que el otro día me dijeron que lo habían cortado. Subí corriendo y por suerte sigue casi intacto, solamente le han cortado una rama, tal vez estaba en mal estado. Le hice una foto, ya casi de noche con las primeras estrellas, y al día siguiente volví para fotografiarlo de nuevo desde otro ángulo. Por si acaso. ¿Es posible que alguien corte este árbol, que debería estar catalogado como un monumento viviente, para usarlo como leña de quemar? Pues podría ser, otros casi tan bonitos ya han caído por allí cerca. La ley los proteje, pero eso no siempre es suficiente, la multa es irrisoria comparada con el mal irreparable que se ha hecho. Yo sería partidario de pagar al propietario una cantidad razonable al año, mientras el árbol siga vivo. Es lo justo, el propietario lo percibe como algo suyo que tiene derecho a cortar y malvender, pero en realidad el árbol hace un servicio público y es lógico que entre todos le compensemos. Lo mismo valdría para muchas cosas más, desde los escarabajos rinoceronte a la selva amazónica.

miércoles, marzo 05, 2008

El vuelo migratorio de las grullas

Aunque hoy ha refrescado mucho, todo apunta a que se está terminando el invierno. Quienes vivan en un lugar decente, alejado de las ciudades y de tantísima inmundicia, habrán podido notar (entre otros prodigios) que las parejas de milanos ya se hacen carantoñas acrobáticas, y que se puede oir a lo lejos el canto nupcial de la perdiz. También me dicen que han visto a una culebra de agua tomando el sol junto al río.

No pude fotografiar ninguno de estos acontecimientos, pero si que puedo dejar una modesta constancia del paso de las grullas, que también debería indicar que llega el buen tiempo. Había ido a espiar los vuelos de los milanos, pero no pude hacer fotos. Después me fui a un lugar donde normalmente se pueden ver buitres pero la luz era pésima y hacía un viento horrible. Estaba conduciendo de regreso, un poco fastidiado por no haber hecho nada bueno esa mañana, cuando vi las grullas.

Es la tercera o cuarta vez que las veo en toda mi vida. En esta ocasión tuve suerte, por que no avanzaban si no que daban vueltas en el aire, en grupo, de forma aparentemente desordenada. Y además, estaban justo en la dirección de la carretera. De forma que me pude acercar hasta situarme casi debajo de ellas.

Primero pensé que debido al viento estaban buscando un lugar donde pararse. Después, reflexionando, recordé que cerca de allí había visto una bandada de cigüeñas negras (nada menos) haciendo lo mismo. He legado a la conclusión de que en ese lugar se forman corrientes térmicas (por eso les gusta tanto a los buitres) y que las aves migratorias también las utilizan para ganar un poco de altura.

La formación en forma de flecha debe ser la óptima para avanzar minimizando la resistencia al aire, pero cuando se trata de aprovechar las corrientes ascendentes, la rompen y cada indivíduo vuela en círculos más o menos como puede. Aquí un vídeo donde se las puede ver y oír volando en línea recta y en formación, que es lo normal.

No deja de ser extraordinario que estos pájaros sigan existiendo y continúen realizando estos viajes cada año. Son especialmente impresionantes los gritos "Trirop, Trirop" de las grullas en vuelo, que se oyen a gran distancia.

No se si alguien más habrá leído "Las extraordinarias aventuras de Nils Holgerson". Yo lo leí de muy niño y tengo un recuerdo confuso de este libro de aventuras, en el que un chaval es reducido al tamaño de un duende y recorre Suecia agarrado al cuello de un ganso. Se habla de viajes, de aves y de paisajes helados y de como las dificultades transforman al protagonista. En una de las aventuras aparecen las grullas, que me parecieron animales mágicos.

No me terminan de gustar estas fotos. La luz y el ángulo en el que las pude hacer no me dejan muchas más opciones que reducirlas a siluetas, el cielo plomizo casi me obliga al blanco y negro (la primera es en color, casi no se nota). Este tratamiento no es el adecuado para estos animales. Al día siguiente volví a verlas, con un cielo azul radiante, pero mucho más lejos.

lunes, marzo 03, 2008

El mito del lagarto ocelado

En este cuadernillo ya me he ocupado anteriormente de mis tímidas experiencias con lagartijas, tortugas y serpientes. Ha llegado la hora de contar mi encuentro con el lagarto ocelado. Pero antes, debo explicar por que me gustan tanto los reptiles. Primero tuve que averiguarlo. Después de mucho bucear en mis recuerdos, creo que ya lo se.

Yo nací en una planta baja, en el número 25 de una calle con el nombre de un santo de poca importancia. En esa zona de la ciudad, el urbanismo es especialmente mezquino. Las viviendas son casas autoconstruidas en parcelas de 4.25 metros de ancho por 40 o 50 metros de largo. Son tan largas, paralelas y apretadas que desde el aire (o desde el google earth) parecen lápices en un estuche escolar. Esta disposición unidimensional obliga a una arquitectura tuneliforme. Las casas únicamente pueden tener una ventana en la habitación que da a la calle, seguida de un pasillo de más de 20 metros con habitaciones a un lado. Son salas tenebrosas, húmedas, de luto riguroso. Al final se ve la luz, que suele ser un comedor con un ventanal que da a un patio.

Alli, en ese patio de 4.25 por 10 metros, orientado al sur, entre un palosanto y varios rosales, pasé algunos de los mejores momentos de mi infancia. Normalmente estaba solo, montando en bicicleta, sentado en la escalera leyendo las aventuras de Guillermo Brown, haciendo casas para los caracoles o tirando los gusanos de seda a la morera del vecino, Sr. Sangil. A veces, escuchando los interminables ejercicios de solfeo de mi hermana, trepando por la peligrosa barandilla metálica casi hasta el tendedero del primer piso o hablando con el setter irlandés de los otros vecinos, los Srs. Simón, que languidecía al otro lado de la tapia.

Pero lo mejor, lo que más me gustaba del patio, lo que más he echado de menos, lo que sigo soñando, eran las tortugas. Teníamos dos tortugas moras de nombre Quelo y Beta (creo que entonces eso no era ilegal). Quelo, por los quelonios, era un macho que había estado en la casa desde antes de mi nacimiento. Beta, su partenaire, era algo más joven. Comían tomates y lechuga, a veces de la mano. Tocándoles las escamas de la cabeza con cuidado, casi parecía que les gustara ser acariciadas como si fueran gatos. En invierno se enterraban en algún lugar desconocido, para renacer después en primavera con gran alegría de todos.

Pero cuando yo tenía unos diez años por fin mis padres pudieron comprar un piso en propiedad. Era más grande, sin humedad, con una habitación para mi, más soleado, y sin ratas. Pero sin patio. Me acordaré toda la vida, fuimos mi padre y yo a una tienda de animales y les dimos o malvendimos las dos tortugas. Era imposible tenerlas en el piso. ¡Cuantas veces he soñado que regresaba al patio de mi infancia y las tortugas seguían allí, renacidas después de un larguísimo invierno! Esas escamas de la cabeza de las tortugas, que eran como gatos acariciados, son lo que creo que yo busco en las escamas de todos los reptiles. Por que allí está mi infancia en el patio.

De las ratas hablaré otro día.