lunes, diciembre 31, 2007

Fin de año

Sirva este 31 de diciembre como excusa para repasar algunas entradas del 2007. He seleccionado cinco, que tal vez alguien no leyó en su día y -a lo mejor- le pueden hacer pasar un rato distraido. Nada me haría más feliz.

Teología-ficción: La doctrina del perpétuo revivir

Experiencia mística con una lagartija

Parménides, Zenón y la hoja que no puede caer

De entre las ruinas

El reloj omphalos y el aniversario del Génesis












Mis mejores deseos para todos en el próximo año.

domingo, diciembre 30, 2007

Borges según Bioy (i)

Entonces Bioy Casares recordó que uno de los heresiarcas de Uqbar había declarado que los espejos y la cópula son abominables, porque multiplican el número de los hombres.
Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, Borges, 1944.

La Dra.G. me ha prestado el monumental Borges, de Adolfo Bioy Casares, que en estos momentos está en mi mesilla de noche. Durante años, Borges y Bioy fueron todo lo amigos que pueden serlo dos personas. Casi a diario comían juntos y conversaban durante horas. Especialmente de literatura, algunas veces de política. Bioy anotaba un resumen de las conversaciones en su diario. Antes de morir, separó -y editó- todo lo que tenía que ver con Borges.

De este océano de conversaciones privadas emerge un Borges que es interesante no solamente como autor si no como personaje. Pero, atención: Borges (según Bioy) resulta ser un tipo cargante, elitista, que normalmente si habla de un autor es para destrozarlo. En rarísimas ocasiones emite un juicio favorable, prácticamente nunca muestra la menor compasión por nadie. Ya me lo advirtió la Dra: mejor no lo leas, más vale que te quedes con su obra.

Pero yo no desistí y he navegado -en diagonal- las 1600 páginas con un lápiz en la mano en busca de algunas claves para Borges (El índice de autores y temas citados es totalmente erróneo, inservible). Debo aclarar que no conozco ni tan solo una parte infinitesimal de los autores que ellos citan. He capeado el temporal, saltando párrafos enteros. Comento algunas cosas, y si veo que esto interesa a alguien, otro día continúo (omitiré por el momento el debate acerca de si es lícito difundir las conversaciones privadas de un amigo):

-La erudición. Ambos, Borges y Bioy, tienen una cultura sobrehumana. Yo ignoro a casi todos los autores de los que hablan. Pero me alegra ver que dejan bien, por ejemplo, a Graves, a Swift, las 1001 noches (las 1001 noches es uno de sus temas preferidos). Me pregunto que hubiera pasado si, mediante algún prodigio como una máquina del tiempo, yo hubiera podido materializarme en una de aquellas cenas en casa de Bioy. Pasado el primer interés de dos autores de ficción por conocer a una persona del futuro, me hubieran dejado fatal.

-El valor, el honor, la heroicidad (absurda). Borges descendía de militares. Uno de sus antepasados avanzó heroicamente a pecho descubierto para que el enemigo lo matara a tiros, como es debido. Este tema se repite una y otra vez en sus conversaciones (ver, por ejemplo, 17/12/1959, 15/5/1960) y en sus cuentos, por ejemplo, en El incivil maestro de ceremonias Kotsuké no Suké y en Emma Zunz). Emma Zunz, a mi entender, contiene otra de las claves para entender a Borges.

-La civilización. El 11/6/67, Borges dijo: En una guerra entre un país bárbaro y uno civilizado, aunque la razón estuviera del lado de los bárbaros, habría que desear el triunfo de los civilizados, para el bien del mundo. Borges es deliberadamente injusto por que considera la civilización como un bien superior que debe ser preservado. No puedo estar más en desacuerdo.

-La religión. Alguien, al leer el Argumentum Ornitologicum de Borges pensó que era creyente. Pero yo creo que no hay nada más lejos de la realidad. Es impagable su comentario del 2/9/56, Qué época rara aquélla. Había dioses o las personas se creían dioses. Están crucificando a unos hombres; uno le dice a otro que es un dios; el otro le cree; el primero le dice que esa noche estarán juntos en el cielo. Y, te das cuenta, la burla. La inscripción: Rey de los judíos. Y los soldados jugando a los dados. Y el que lo traiciona es el que le da el beso. Todo eso escrito en unas pocas líneas –uno escribiría páginas y páginas– y allí están, los mejores detalles circunstanciales, la historia más extraordinaria, contada al pasar. ¿Y qué me decís de las últimas palabras? “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” En ese momento comprendió que no era dios ni nada: un hombre muriéndose. Y esas palabras las registran quienes quieren probarnos que era un dios. Todo es rarísimo. Algunas veces Borges parece incluso mejor como conversador.

Actualización: Un amable
lector anónimo me manda un enlace al índice analítico corregido (yo no he podido comprobar si es mejor que el que viene en el libro). Si alguien lo hace le ruego me informe. Por favor lectores amables no sean anónimos.

jueves, diciembre 27, 2007

La cópula de la mosca asesina, el arroz y la gripe

Tenemos en casa una persistente epidemia de gripe, ¿preludio de alguna variante apocalíptica que nos exterminará a todos de la faz de la tierra?. Esta noche ha sido especialmente perruna, con una tos fortísima que me ha dejado dolorido de todas partes. Y lo peor no es la propia tos si no oir a los niños tosiendo en su cuarto.

Pero en estos momentos tengo en el fuego una pseudo-paella, preparada con los restos de comida que había en casa: muslo de pollo, costilla de cerdo, judias verdes, ajo, pimiento rojo y tomate. La antiquísima tradición de la paella establece que una vez se ha puesto el arroz y después el agua (¡por este orden!) ya no se debe ni mirar hasta que no termina la cocción. Si se ha hecho todo correctamente, al cabo de un cierto tiempo el arroz estará en su punto. En caso contrario, no hay nada que hacer. Con esta fe, dejo el arroz a su aire y vengo a cocinar una entradita.

Hoy os dejo dos moscas asesinas copulando, con el deseo de que seais todos muy felices en estas fechas tan entrañables. Por que si incluso estas feroces criaturas encuentran un ratito para el amor ¿como no vamos a querernos nosotros los unos a los otros?



Merda. Puse el fuego demasiado fuerte.

domingo, diciembre 23, 2007

Malos tiempos para ser rarito

Se supone que yo ahora debería estar en mitad del monte, lo suficientemente lejos de todas las manifestaciones navideñas y de mi bonito pueblo. Pero una epidemia de gripe ha hecho estragos en nuestra casa, de modo que la escapada ha sido aplazada. Haciendo de tripas corazón he bajado a por el periódico, en un último intento para encarar de forma positiva la semana de gripe navideña que se nos espera. Pero ya en el quiosco, he comprobado con desolación que todos los periódicos:

1-Están envueltos en los resultados del sorteo del Gordo.
2-En primera página informan abundantemente sobre el partido Barcelona-Madrid de esta tarde (que ahora se llama el clásico, en una nueva vuelta de tuerca de la creación de lenguaje con la que los peridodistas deportivos llenan los espacios vacíos).
3-Dedican los suplementos a anunciar Perfumes y dar Consejos de Belleza y de Cocina para la noche de fin de año.

Tristemente, pienso que debo ser el único habitante de este país al que no le importan en absoluto ninguna de las tres cosas. No es posible, seguro que hay alguien como yo (socorro).



De modo que os dejo con la ninfa de empusa, que no es un animal que destaque por su vida social, pero también ocupa su lugar en este mundo. Digo yo.

PS. Agradeceré comentarios pero no puedo prometer contestar, la fiebre me sube y la moral me baja. ¡Feliz Navidad, en la medida de lo posible!

sábado, diciembre 22, 2007

Sobre la educación

Yo no se en otras partes, pero aquí en mi pueblo, durante los últimos años a los niños no se les ponían notas en el cole. Solamente "necesita mejorar" o "progresa adecuadamente". Por otra parte, el otro día en un museo vi a un profesor de secundaria tratando de evitar que sus alumnos se comportaran como dementes. No le tenían ninguna clase de respeto, ni el que se le debe tener por ejemplo a un camarero.

El Conseller de enseñanza dijo que eso del respeto tal vez se debe a que los chavales de 15 años entienden más de "nuevas tecnologías" que sus profesores. Y que esto de que un señor pretenda estar una hora hablando de un tema, pretendiendo que sabe más que los estudiantes de secundaria, ya ha pasado a la historia (la escritora Empar Moliner ironiza sobre estas declaraciones).

Además, con tanto cuidado que se tiene con lo políticamente correcto, continuamente salen por la tele anuncios en los que los profesores de secundaria son presentados como viejos idiotas. Conste que no es esa mi profesión.

A mi todo eso (y muchas cosas más en la misma línea) me parecen un despropósito y una estupidez colectiva. A no ser que se trate de un plan deliberado para cretinizar a las masas, que esa sería otra posibilidad a tener en cuenta.

Pero se ven indicios de cambio. El jueves por la tarde se presentó mi hijo, que hace primero de EGB, con sus primeras NOTAS. Venían acompañadas de una carta explicando que en virtud de una de tantas leyes, se pone otra vez Bien, Notable, Insuficiente, etc. Y me parece estupendo.

Le han puesto Suficiente en Caligrafía (cosa que me parece benévola por que hace una letra fatal y además está empeorando, tal vez hubiera sido mejor un insuficiente). Es evidente que hay un pequeño problema, tiene que esforzarse más, y me alegro de que la profesora nos lo diga. Antes, con la pamplina del "progresa adecuadamente", que cubría de suficiente a sobresaliente, no hubiéramos tenido esa información. (Es posible que alguien piense que yo digo esto por que fui un estudiante modélico. Nada más lejos de la realidad.)

A nadie le resultan fáciles las cosas difíciles. Sin llegar a estresarles, hay que enseñar a los niños que las dificultades solamente se vencen con esfuerzo. Lo contrario es encerrarles en una urna protectora que tarde o temprano se les va a romper, dejándoles totalmente indefensos, totalmente incapaces de enfrentarse al mundo laboral que es cada día más duro.

La atención y la capacidad de concentración se adquieren ejercitándolas. Si un profesor de ESO no puede estar una hora seguida explicando, ¿como se van a enseñar por ejemplo las derivadas?. Y ¿como se imaginan los gobernantes que funcionan las "nuevas tecnologías"? Pues con la física y las matemáticas, con la trigonometría y los logaritmos, naturalmente. Y dominando el lenguaje para ser capaces de ordenar los pensamientos y explicar claramente las cosas. Si la población queda reducida al analfabetismo funcional, vamos a ser meros USUARIOS de teléfonos móviles y malviviremos trabajando en las ciudades turísticas de cartón-piedra que las multinacionales tengan a bien instalarnos.

Por otra parte, Finlandia, que no hace tanto era un paraje desolado, ahora está a la cabeza del mundo en muchas cosas. Y, que coincidencia, aparece en primer lugar en el informe PISA. Yo quisiera que el ministro competente tuviera en cuenta estas cosas y acabara con esta irracionalidad de que suspender y hacer que los jóvenes se esfuercen es antidemocrático.

viernes, diciembre 21, 2007

El sueño de los licénidos

(pinchad para ampliar la foto)

Los licénidos son unas mariposas pequeñas que pueden pasar desapercibidas. Hay muchísimas especies de licénidos, y diferenciarlas es algo superior a mi capacidad. Ahora bien, por lo que yo he podido observar, prefieren dormir posadas en una espiga, cabeza abajo. En primavera o verano, si paseais por un prado al atardecer, es posible que sorprendais a una en el momento de acostarse. Y si esperais a que se duerma profundamente y sois cuidadosos, podreis mirarla desde muy cerca sin asustarla. Asi fue como yo empecé a fotografiar mariposas.

También quería decir que esto que van a hacer en los Monegros me parece una barbaridad. Pero esto lo pongo al final para no ponerme pesado con tantas causas perdidas. Hay gente que empieza a moverse en contra.

jueves, diciembre 20, 2007

El regreso de la primavera



Regresará la primavera, pero ¿yo seré el mismo que ya corrió detrás de las mariposas?

miércoles, diciembre 19, 2007

Las herejía del arzobispo Elipando de Toledo y las andanzas de su inconsciente discípulo el arzobispo Félix de Urgell

Quisiera contar el caso de Elipando, el herético arzobispo de Toledo a finales del siglo VII.

Algo más de un siglo después de ser oficialmente abolido el arrianismo, el arzobispo Elipando sostuvo una versión propia del adopcionismo, afirmando que Cristo es Hijo de Dios no por naturaleza, sino por adopción del Padre.

Esta desviación de la doctrina era grave y no podía dejarse pasar. Ya dijimos al hablar del deismo que las herejías más plausibles son las más peligrosas. Tertuliano, uno de los padres de la Iglesia, afirmó que quien confiase en sus experiencias personales y en su razonamiento propio, acabaría por rechazar los dogmas de la ortodoxia. (Como para dar ejemplo, el propio Tertuliano acabó sus días entre los herejes Montanistas).

De modo que como era previsible, el Santo Padre Adriano I condenó la herejía adopcionista y llamó a Elipando al orden. Pero fue en vano, el Santo Padre no podía someter al hereje Elipando más que con la fuerza de la razón, al estar Elipando en Toledo, bajo dominación musulmana. Por su parte, Elipando se permitió la simetría de condenar por hereje al Santo Padre. Fue uno de los pocos herejes que jamás tuvieron que retractarse. Por lo que en este momento, de forma oficial está en el infierno.

(Hay que hacer notar que en el Toledo musulmán se toleró la práctica del cristianismo y los obispos al parecer podían continuar ejerciendo)

Menos suerte tuvo su discípulo Félix, obispo de Urgell, muy renombrado por su piedad, que acudió valientemente a Regensburg en el 792 a defender el adopcionismo de Elipando nada menos que ante Carlomagno (que estaba considerando la posibilidad de invadir la península con alguna excusa, y el adopcionismo hubiera podido valer). Las discusiones teológicas fueron árduas, pero el tema acabó en tablas y se convocó un nuevo concilio en el 789, al que el valiente Félix acudió por segunda vez, también sin resultado concluyente. Como no hay dos sin tres, Félix se arriesgó a salir de la península el 800 para ir a Aix-la-Chapelle a un nuevo debate, donde como era de esperar fue obligado a retractase y encarcelado hasta su muerte el 815.

Después de haberse retractado ¿salvó su alma el temerario Félix de Urgell? No. Después de muerto Félix, el arzobispo Agobardo de Lyon rebuscó entre sus cosas, y encontró pruebas de que su retractación no había sido sincera.

martes, diciembre 18, 2007

lunes, diciembre 17, 2007

La desconcertante taxonomía de la libélula tigre

Busquen las diferencias entre estas dos libélulas tigre (pinchar para ampliarlas):


Los Onychogomphus son unas libélulas grandes, con la piel rallada de amarillo y negro y los ojos azules, que frecuentan charcas y riachuelos de toda la península. En casa las conocemos como libélulas tigre. Lo que ya resulta más deconcertante es que hay por lo menos dos especies de Onychogomphus, muy parecidas. ¿Era necesario?

Yo se que mucha gente duerme feliz sin preocuparse por esta multiplicidad de libélulas tigre, pero a mi me angustia un poco. Entre otras razones, por que a pesar de lo mucho que me gustan, y lo que llego a disfrutar mirando de cerca sus ojos de holograma, soy incapaz de diferenciarlas.

Mi libro de cabecera, el Dijkstra-Lewington, da varias claves: difieren principalmente en algún detalle de las alas, en la pinza para agarrar a las hembras durante la cópula y en la vulva. Las diferencias en la disposición de las rallas, o los ojos, no son concluyentes (vienen a ser, por ejemplo, como el color de la piel en nuestra especie). Estos detalles bastan para que sean dos especies distintas, su apareamiento es imposible (ignoro si hay híbridos).

Onychogomphus forcipatus (recorte de la anterior).

Pero esta tarde he dado con una clave certera, que el Dijkstra-Lewington apenas menciona: el Onychogomphus forcipatus tiene una mancha amarilla los ojos y el Onychogomphus uncatus, no. Siento decir que dentro de unas horas no voy a recordar cual es cual, espero retener por lo menos el detalle de la mancha. La taxonomía y la ortografía me resultan dificilísimas. Repito: forcipatus macha, uncatus liso, forcipatus macha, uncatus liso..

El uncatus tiene restos de comida en la boca, pero eso es pura casualidad.

Onychogomphus Uncatus (recorte de la anterior).

domingo, diciembre 16, 2007

La Luna

Toda la tarde detrás de los insectos. Y la luna llena me sorprendió en el campo.

A mi amiga Luna

sábado, diciembre 15, 2007

Sobre la caida libre. Análisis cinemático

(Con cariño, a todos los profesores de ESO. Aunque el conseller de educación os maltrate verbalmente, este humilde blog siempre estará con vosotros).

El otro día comentaba que Aristóteles se equivocó en su descripción del movimiento de caída de un objeto. Pero es fácil hablar. Tal vez los que se equivocaron fueron Galileo, y después Newton y todos los que vinieron detrás. Y quienes tenían razón fueron Aristóteles y el Santo Padre Urbano VIII ¿quien sabe?. Vamos a hacer un experimento para comprobarlo.

El montaje que propongo consiste en fotografiar el objeto que cae varias veces, a partir de su paso por una barrera de rayos infrarrojos. Una cámara no es lo bastante rápida para hacer estas fotos, lo que haremos será tomar una sola foto iluminando el objeto en diferentes posiciones con un flash estroboscópico. Para evitar el retraso de la cámara, he programado mi controlador de modo que al interrumpirse la barrera dispare el flash en modo estroboscópico. Hice ocho disparos a una frecuencia de 50Hz, es decir, uno cada 1/50 s=20 milisegundos. Primero, el controlador abre el obturador (como en estas tomas) y después acciona el flash cuando se interrumpe la barrera. Después de los ocho flashes se cierra el obturador.

Se obtiene una foto como está:

El problema es que los objetos estáticos, como la barrera (arriba a la derecha) están ocho veces más iluminados (3 puntos) que el objeto que cae. Además, tuve que dejar el flash más lejos de la cuenta con lo que está todo francamente mal expuesto. Jugando con los niveles, se puede obtener una imagen más clara como esta:

Ya a simple vista se aprecia que cada vez va más rápido. El siguiente paso es identificar el centro de masas del objeto en todas las imágenes. En el caso de la pelota, es el centro geométrico. Como cuesta saber donde está, marqué una línea tangente por arriba y una por abajo: el centro debe estar en la mitad. Puse la cinta métrica pero al final me pareció más fácil y más exacto utilizar como unidades de distancia los pixels de la cámara.

A partir de las posiciones del centro de la pelota en cada imagen, se puede calcular su velocidad instantánea aproximada restando dos consecutivas y dividiendo por la diferencia de tiempos, que es de 20ms entre imágenes. Si el resultado se representa en función del tiempo (tomando como cero la primera imagen), se obtiene (aproximadamente) una línea recta:

Yo sabía que el resultado tenía que ser una recta. Pero ¡que alegría verla en la pantalla! Nos indica que en efecto, se trata de un movimiento uniformemente acelerado. Galileo y Newton tuvieron razón. Aristóteles no: la pelota no tiene una velocidad natural de caída. Este placer de la confirmación experimental, que en teología se reserva a los santos y a los místicos, está al alcance cualquiera en física.

La hoja de cálculo nos ayuda a encontrar la recta que más se parece a nuestras observaciones, que resulta ser:

Y=51652.X+18186 (pixels/s)

Es decir, la velocidad en el instante de la primera imagen es de 18186 pixels/s y la aceleración es de 51652 pixels/s^2. Buscando la equivalencia aproximada entre pixels y metros (en base a la cinta métrica posterior), se obtiene un valor de g=9.4 m/s^2. El valor real es de 9.8 m/s^2. El error es del 4%, no está mal. Al repetir el experimento con la pinza de la ropa, la recta obtenida fue

y=51607.x+19029 (pixels/s)

La velocidad inicial es algo mayor, pero esto se debe a que solté la pinza desde un poco más arriba. Lo importante es que la aceleración, que no depende de la altura de lanzamiento, es la misma para dos objetos diferentes. El error es de menos del 1%. Es decir: Ambos objetos caen de la misma forma.

Se puede objetar que la masa de la pelota es parecida a la de la pinza. Hubiera tenido que tirar un objeto más pesado pero ya era la 1 de la madrugada y mis vecinos no tienen la culpa de nada. Queda pendiente hacerlo al aire libre, una noche de verano.

El próximo día explico como se puede medir el retraso de la barrera de infrarrojos, lo que en realidad era mi objetivo.

viernes, diciembre 14, 2007

Sobre la caida libre. Nueva refutación de Aristóteles

El gran Aristóteles, el inventor de los silogismos (que todavía resuenan en algunas tertulias), el primero que dio por cierta la existencia del Pyralis sin haberlo visto, el que dijo que los hombres tenían más dientes que las mujeres sin molestarse en contarlos, el teórico que utilizó Santo Tomás para las bases de su Escolástica, el mismo que dijo que los pulpos son estúpidos, también la cagó completamente en la física.

Galileo hizo un excelente resumen de la física aristotélica para mejor refutarla. En el diálogo Consideraciones y demostraciones matemáticas sobre dos nuevas ciencias, Simplicio sostiene los puntos de vista de Aristóteles, que Salviati (Galileo) va refutando. Dice Aristóteles que un cuerpo, moviéndose en un medio, tiene una velocidad fija determinada por la Naturaleza, la velocidad natural, que es constante y proporcional al peso.

Es decir, que si las dejamos caer al mismo tiempo, una piedra que pesa dos kilos llega al suelo en la mitad de tiempo que una de un kilo. Esto es totalmente falso: No existe tal velocidad natural y la velocidad de caída no es proporcional al peso ni es constante, como demostraremos con un experimento fotográfico (y herético) que todos ustedes pueden repetir en su casa.

No obstante hay que aclarar que los objetos se ven frenados por el aire en su caída (como saben muy bien los paracaidistas). La resistencia del aire al movimiento no depende de la masa del objeto, si no de su superficie, velocidad y forma. Por lo que a mayor masa, esta resistencia se hace relativamente menos importante y por eso una lata de cerveza llena cae más rápidamente que una vacía.

Se puede objetar que Aristóteles no disponía de los instrumentos que ahora nos permiten refutarle tan fácilmente, pero tampoco los tuvo Galileo, que si se las ingenió para comprobar sus hipótesis experimentalmente.

Lo cierto es que Aristóteles no se molestó en contar los dientes de las personas, ni en verificar la existencia del Pyralis, por que él (como antes Platón y todavía antes Pitágoras) no le daba ninguna importancia a la comprobación experimental. Si después de Aristóteles hubieran habido otros pensadores de su capacidad, posiblemente las ciencia moderna hubiera sido descubierta dos mil años antes.

Galileo era un escritor enormemente inteligente y de gran capacidad de persuasión. Además, tenía razón. Esto, junto con su tono levemente irónico, era algo intolerable, y el diálogo le costó la condena de la Iglesia, que le obligó a retractarse de sus teorías. Es muy meritorio que después de la condena Galileo siguiera escribiendo diálogos y fundara toda la física moderna, refutando a Aristóteles. Es por ello que en mi opinión, Galileo figura entre los hombres más eminentes de todos los tiempos.

En la próxima entrada haremos los cálculos, comprobaremos que dos objetos diferentes caen a la misma velocidad uniformemente acelerada y aplicaremos este método al cálculo del tiempo de retardo de una barrera infrarroja para fotografiar fauna.

jueves, diciembre 13, 2007

Después del fin



A veces me da la impresión de que cuando todos hayamos muerto la naturaleza podrá purificar la tierra en un tiempo relativamente corto. ¿Volverán a cazar los lobos en las calles absurdas de mi ciudad? Quien pudiera verlos corriendo detrás de los ciervos, entre grandes robles que rompieran el asfalto con sus raíces. Solamente quedarían en pie algunas ruínas de los edificios más tenaces. Y en el cielo, los buitres esperarían su parte del botín con la dignidad de las bestias salvajes. Que yo nunca tuve.

miércoles, diciembre 12, 2007

martes, diciembre 11, 2007

Mi héroe: Un hombre contra el golf y los dólares

Seré breve. El Sr. Donald Trump es un magnate que quiere construir en Escocia el mayor campo de golf del mundo. Se planea que sea extraordinariamente lujoso y con un hotel de 450 habitaciones. Allí está lloviendo casi continuamente y el golf no es un problema medioambiental: las exquisitas hierbas que se precisan para el correcto deslizar de la pelotita pueden vivir plácidamente sin necesidad de regarlas. No hay nada que objetar (excepto que hace unos años estuve por allí y siento que se arruine un paisaje tan precioso con semejante horterada).

Pero el Sr. Trump tiene un problema, y es este hombre, Michael Forbes, humilde pescador de salmón que NO quiere venderle su tierra a ningún precio. Trump está ofreciendo 750.000 dólares. Forbes dice que no es problema de dinero. No vende y si el proyecto sigue adelante, se va a quedar en el centro de los greens rodeado de golfistas como un Asterix de nuestro tiempo.

Aquí y aquí se cuentan más cosas. Por esta vez he copiado la elocuente foto de Michael Fobes de aquí.

Sr. Forbes, cuando usted pase por aquí ya sabe que mi casa es su casa. Para los que piensan que el dinero todo lo vale, es usted un ejemplo. Todo mi afecto y admiración. Es probable que pronto empiece una campaña a gran escala para difamarle, pero yo le apoyo. Viva el mini-golf.

lunes, diciembre 10, 2007

El quebrantahuesos en el bosque

Otra de mis fotos del quebrantahuesos en vuelo, esta vez en un paisaje de bosque, que es un escenario menos habitual para ver a este animal mítico.

Como en la última que subí, la foto está un poco (bastante) justita de calidad, ruego disculpas.

miércoles, diciembre 05, 2007

Una pluma atrapada en el hielo

Este rio es tan pequeño que no tiene ni nombre, o por lo menos nadie parece saberlo. Yo he pasado muchos ratos recorriéndolo y por eso me refiero a él de un modo especial. Cuando voy a verle, le llamo por este nombre secreto y me imagino que él ya me entiende.

El clima es duro: en verano suele secarse, en primavera a veces deja de ser pequeño y en invierno se hiela.



El otro día había una pluma atrapada en el hielo. Me gustaría saber como llegó alli.

martes, diciembre 04, 2007

La segunda grieta

Aquella tarde bajamos ordenadamente las escaleras y tomamos asiento en las sillas de madera, amedrentados por el olor a cirio. Se apagó la luz, no hizo falta que las catequistas pidieran silencio, ya sabíamos que algo importante estaba por suceder.

Empezó la proyección, eran unas filminas de las misiones en Africa. Salía un joven sacerdote y misionero, con mucha convicción, que cruzaba el mundo desde Roma hasta un poblado circular de chozas amarillas, como la casita de paja del certito tonto. Y alli vivían unos negritos muy pobres, que sin ser malos del todo ignoraban las cosas de la fe por que nadie les había enseñado ni la catequesis elemental. Andaban en taparrabos y yo me avegoncé de preguntarme si se verían las tetas de las negritas, como en el documental de los Yanomamos. Pero no. Se veía algo más profundo: el corazón.

Los negritos al principio tenían el corazón negro por sus pecados y yo pensé que era lógico siendo negros. Poco a poco el misionero bueno los iba purificando y entonces se les veía el corazón cada vez más blanco, se lo había limpiado el Niño Jesús, ya estaban preparados para la Primera Comunión. Excepto el brujo, que era malísimo, viejo, con cara de mono, ese se quedó con el corazón negro hasta el final.

Una mañana ocurrió algo terrible. A un niño muy pequeñito le picó una serpiente venenosa. Se formó un corrillo de negritos asustados. El brujo venga danzar y gritar, como en las de Tarzán de los monos. Ya se veía que no podría curarle, menos mal que está el misionero. Pidió paso y los negritos con su nuevo corazón blanco se apartaron y pudo acercarse un poco al pobre niño que se estaba quedando rígido por el veneno. Parecía que iba a curarle, que tenía una medicina, por que si no ¿por que gritaba otra vez pidiendo paso?, ¿como es que empujó al brujo malo para abrirse camino?.

Y por fin llegó al lado del niño, lo cogió de los brazos de su madre llorosa. Casi no respiraba. Menos mal, ahora le hará un corte y le sorberá el veneno como en las del Oeste. El misionero sacó un frasco, será el antídoto, será una inyección. Hará un milagro, como Jesús. Pero no, era para bautizarle, justo justito antes de morir.

-Ahora ya está en el reino de los cielos con el Niño Jesús.

No pude entenderlo. Años más tarde, en segundo de BUP, cuando un amigo se pegó un tiro en la cabeza con la pistola de su padre, pasó unas horas agonizando con el cerebro destrozado. Y en lugar de dar la clase de latín, nos hicieron bajar a la Capilla y el Padre dijo que no quería tentar a Dios pidiendo la curación. Y yo pensé: como el misionero.

lunes, diciembre 03, 2007

Mi primera comunión y las grietas en la fe.

Después de mi primera comunión yo fui un ferviente niño cristiano. Pero dos pequeñas grietas que habían quedado en mi edificio doctrinal se fueron agrandando con el paso de los días. Y por ahí se me escapó rápidamente casi toda la fe. En tan solo unos pocos meses ya había perdido todo el interés por la Misa.

La primera grieta doctrinal fue de naturaleza estadística, la segunda resultó más dramática.

Al salir de colegio, los martes y los jueves nos íbamos cada uno a su parroquia para prepararnos para la primera comunión. A mi me tocó en nuestra enorme y glacial iglesia. Nos hacían pasar en silencio a la rectoría. La catequista era una señora de mediana edad, razonable y bondadosa. Nos hacía sentar alrededor de una mesa ovalada. Y allí dibujábamos escenas del nuevo testamento con los colores plastidecor.

Todavía resonaban los ecos del concilio vaticano segundo, y la catequista pasó casi de puntillas por encima de los tormentos del infierno. No recuerdo que mencionara el purgatorio y apenas insistió en los pecados contra el sexto mandamiento. ¿Tal vez esa suavidad doctrinal fue el error?

Pero a pesar de todo, a mi me parecía difícil alcanzar el cielo, con tantos pecados y tanto amor que había que tener por el prójimo. No me veía capaz, sinceramente. Y pregunté:

-¿Cuanta gente va al cielo?

Yo entonces tartamudeaba. Se quedó algo sorprendida la señora catequista, no me entendió o fingió no haberme entendido. Pero yo insistí:

-¿Cuantos van al cielo? ¿Casi todos, casi ninguno, la mitad? ¿Que porcentaje? Es que si no va casi nadie, a lo mejor es que es tan difícil que no merece la pena tratar de observar tantos mandamientos.

Dudó unos segundos, y yo creo que vi la verdadera respuesta en su mirada: ¿Como quieres que yo lo sepa? No hay forma ninguna de saberlo. Pero se sobrepuso para decir:

-No.. bueno.. si que va gente, si. Mmm, bastantes, si, bastantes.

Pero eso pasó. La catequista insistió algunas veces y mi débil voluntad de niño aceptó sus razones, creo que en realidad yo quería ser engañado. Hice la primera comunión con toda devoción en la enorme iglesia, atento al misterio de la Transubstanciación y vestido con pantalón corto, a pesar de que el día amaneció helado. Las anginas me dejaron dos semanas fuera de combate con antibióticos.

La segunda grieta fue algo más persistente, y la contaré otro día.

domingo, diciembre 02, 2007

La insurrección de la panificadora

(Mi primer plum cake, enfriandose justo después de sacarlo de la panificadora).


Me resisto a creer en la existencia de grandes complots pero la realidad es tozuda.

Hace unas semanas fui a mi horno favorito a comprar pan. Está en un pueblo especialmente remoto, y normalmente te atienden en el obrador. Hasta hace poco era una maravilla ver salir los panes del horno de leña y respirar el olor a harina y pan recién hecho. Pero el otro día, al abrir la puerta me vino a la nariz un olor químico, como a lejía, que me recordó al pan que venden en la gasolinera de la esquina.

Efectivamente. A pesar de mantener el horno de leña, a pesar de estar en un lugar perdido entre las montañas, han optado por la via de los mejorantes panarios. El olor no engaña. Y lo han hecho con la alegría de los nuevos conversos. El pan redondo, de kilo, ya no dura una semana (sin exagerar), ni está más bueno al segundo día que al primero, ni tiene la textura densa y rica del pan de pueblo. De pueblo de antes, quiero decir. Ahora es como los de todas partes: caro, malo, indigesto y probablemente nocivo.

No se por que han optado por la química, tal vez los clientes están mal acostumbrados a las porquerías de la ciudad, tal vez les da menos trabajo, o les cunde más la harina. Me da igual, yo ya no voy a comprar más. El horno de leña, que tanto impresiona a la gente, en realidad no es importante si se van a usar productos químicos. El pan no está en la cámara de combustión (por suerte) y el calor es solamente calor, da igual de donde proceda.

La solución: LA INSURRECCIÓN DE LA PANIFICADORA. Que se vayan al carajo los panaderos corruptos y los fabricantes de mejorantes panarios. ¡Ya no les necesitamos!. Hace unos días, en uno de los reportes de la mítica Zbelnu aparecía, como si fuera un personaje más, la máquina mágica que hace pan. Yo había oido hablar de ella a unos amigos que vivieron en Suecia, pero era muy cara. Ahora, por tan solo 60 y pico de euros se puede comprar una. En casa compramos una Kenwood, la más barata de los dos modelos que hay. Llamo desde aquí a la insurrección de la panificadora. Digamos todos con voz clara y alta: ¡Que se vayan a hacer puñetas ellos y su asquerosa química!.
Ojalá todos los problemas fueran tan fáciles de resolver. ..
Ahora, si me disculpais, me parece que el plum-cake ya se habrá enfriado. Con harina totalmente natural, levadura de verdad, dos huevos de corral que me quedaban, mantequilla, miel, pasas.. creo que habrá salido bueno ¡Que se joroben los mejorantes panarios! Y quien quiera ver cual puede ser el destino de los panaderos malvados, que lea este cuento de las 1001 noches. Vereis, vereis.

¿Como funciona la panificadora? ¿Es difícil? ¿Cuesta limpiarla? Se meten los ingredientes (hay que pesarlos) y se pulsa un botón. Al cabo de unas tres horas, se saca el pan (de molde) sin ninguna dificultad, se pasa el molde por debajo de un grifo, con una esponja y un poco de jabón y ya está.

¿Pero.. la máquina amasa y hornea? Si, exactamente. Amasa, mantiene en reposo y después hornea, es un pequeño horno eléctrico. Incluso yo soy capaz de hacerlo.

¿Donde se compran los ingredientes? ¿son caros? El pan lleva harina, agua y
levadura (que son unos hongos unicelulares que hacen subir la masa). En el lidl tienen unas harinas con la levadura ya mezclada, por un euro salen dos panes de 900 gr. Pero no es totalmente natural, lleva algún aroma y propelentes. Si se quiere harina biologica (de trigo cultivado sin abonos químicos) y levadura, hay que acudir a una tienda de productos naturales. Cada pan de 900 gr nos han costado 2 euros, seguramente se puede encontrar más barato.

¿Sale bueno? Ajajá, el pan es exquisito. El plum cake ahora lo probaré. Incluso con las harinas del lidl ya es mucho mejor que el 95% de los que venden en los hornos.

sábado, diciembre 01, 2007