jueves, mayo 31, 2007

Nemoptera sinuata poniendo huevos



He pasado un rato sumergido en las profundidades de la Neuropterología, que es la ciencia que estudia a los neurópteros. Parece ser que mi Nemoptera bipennis en realidad es una Nempotera sinuata, que es una de las dos especies que se encuentra en Turquía.

El entomólogo Daniel Grustán me ha confirmado la clasificación con estas palabras "La N.sinuata (felicidades por la determinación) se distingue porque tiene dos zonas oscuras en el área costal del ala anterior (entre la costa del ala y la primera vena, que es la subcostal) que se aprecian muy bien en la foto. Coincide su área de vuelo (Turquía y países limítrofes) con la especie N.coa que se parece más a bipennis".

A mi la entomología me parece una cosa muy difícil.

Aquí hay un pdf con casi todo lo que se sabe de la Nemoptera sinuata. Los adultos se alimentan de flores y viven unos 20 días, las larvas miden 2mm y tienen una existencia subterranea. Las hembras ponen 70 huevos esféricos.



Deduzco que este indivíduo es una hembra que estaba poniendo huevos (si pinchais en las fotos observareis el abdomen abultado y las pequeñas estructuras esféricas que salen), voy a mandarle la fotografía a A.Popov del museo de historia natural de Sofía, Bulgaria, que es el autor del artículo anterior.. a ver que dice.

A mi me parece maravilloso que existan estos animales, pero tristemente, también debo informar de la existencia de un caballerete (que no quiero calificar por que me vería en la necesidad de insultarle) que vende cadaveres de Nempotera sinuata por 100 dólares.

miércoles, mayo 30, 2007

De entre las ruinas (II)

(pinchad las fotos para ampliarlas)

Andando entre las ruinas y las amapolas pude ver un animal extraordinario, un unicornio entre los invertebrados, un príncipe entre los insectos que yo nunca había visto antes.

Me avisó de su presencia uno de mis compañeros de viaje. Traté de fotografiarlo pero se escapó. Tiene un vuelo elegantísimo, lento pero decidido. Yo le perseguí saltando entre piedas y columnas, a la luz de los últimos rayos de sol.

Y fue a posarse en la trayectoria de una turista que amenazaba con pisarlo. Jadeando, llegué a su lado y señalé al animal. Se encogió de hombros y continuó andando, de modo que para que no me lo asustara tuve que gritar ¡NEMOPTERA BIPENNIS! y lanzarme cuerpo a tierra a fotografiarlo. La señora, estupefacta, corrió a reunirse con sus amigos y creo que pronunció la palabra lunatic. Son cosas que pasan.


Se trata de un neuróptero, pero no se con certeza si es la nemoptera bipennis o un animal parecido. Algunos de los insectos más interesantes y menos conocidos son neurópteros. Este orden ha producido criaturas aparentemente muy diferentes entre si: las crisópas, las moscas-escorpión, las hormigas-leon, los ascaláfidos, la espectacular nemoptera bipenis que hoy os presento y la mítica mantispa. Pero vistos de cerca todos tienen la misma cara de neuroptero.

En esta península nuestra, ya casi enteramente asfaltada, la nemoptera bipennis solamente puede encontrarse en algunas zonas. El amigo Oscar de Blas es un reputado especialista en su fotografía, merece la pena ver esta foto.

Me gustaría saber para que le sirven esas enormes alas posteriores que son preciosas pero a primera vista parecen un engorro. Observad como se curvan sobre si mismas para formar la pala final. Si existiera Dios (que no creo) y yo fuera al cielo (menos todavía), es una de las cosas que le preguntaría.

Pero la nemoptera bipennis no fue la ultima sorpresa de la tarde.. (continúa)

martes, mayo 29, 2007

De entre las ruinas (I)



Hitler y su arquitecto Speer pasaron muchas tardes decidiendo los detalles de las obras faraónicas que debía erigir el tercer Reich. Les preocupaba el aspecto que tendrían dos o tres mil años después, una vez reducidas a ruinas. Querían que fueran tan espléndidas como las de los templos griegos y romanos. Por ello evitaban en la medida de lo posible el uso de hormigón armado, ya se sabe que los hierros retorcidos hacen feo.

Estas cosas pensaba yo el otro día estando en Turquía (por motivos de trabajo). Una tarde, a última hora, nos escapamos a visitar unas ruinas romanas. La luz era espléndida y disfruté muchísimo, como un auténtico Frikosal. Para mi, visitar este tipo de cosas supone sobretodo una experiencia estética, de modo que no intento entender que es cada cosa, simplemente paseo asombrado, hago fotos y toco las inscripciones de las piedras. Esto es lo que me gusta hacer, ¿será cosa de mi ignorancia?.

La primavera estaba en su apogeo. Entre las columnas caídas corrían unos lagartos impresionantes, crecían las amapolas y copulaban los ortópteros. ¿Que hubieran pensado los amigos Hitles y Speer si me hubieran visto a mi tumbado en el suelo fotografíando bichos y florecitas entre las ruinas?

Continúa aquí.

lunes, mayo 28, 2007

Noche de estrellas y rayos junto al gran roble



Cada verano en agosto me propongo hacer alguna foto nocturna. Esta es del 2005 y le tengo mucho cariño. El árbol es un roble enorme que dicen tiene más de 500 años (pero el día menos pensado va a ser talado).

Mi intención era hacer una toma realmente larga dejando el roble al norte, de modo que se viera rodeado por las trazas de las estrellas. El cielo estaba despejado. Aunque hacía algo de viento, parecía una buena noche para la fotografía. Preparé dos cámaras, una Nikon F3 cargada con Velvia y una D70. La D70 en realidad era para usarla de fotómetro.

Viendo que la cosa iba para largo, bajé andando al pueblo para advertir a mi Santa de que estaría fuera un par de horas o más mientras se completaba la exposición. Incluso pensé en dejar la F3 toda la noche, según como se viera que salía la toma de la D70. En este lugar se puede dejar una cámara toda la noche sin vigilarla, el único peligro es que un jabalí tumbe el trípode.

Pero al subir de nuevo al roble (unos 30 minutos) ¡sorpresa! El viento había traído aires de tormenta y ya caían las primeras gotas. Cerré el obturador de la D70 y el resultado me decepcionó, las nubes habían estropeado la toma. Mientras recogía la D70, dejé la F3 en marcha. Un poco de agua no es nada para una F3, pero vi algun rayo y me apresuré por que los trípodes son mala cosa para una noche de tormenta.

Y tuve mucha suerte por que la F3 captó los rayos. Dos semanas después, al revelar, salió esta toma con rayos y estrellas.

sábado, mayo 26, 2007

Pyronia bathseba devorada por un tomísido



Si alguna vez veis una mariposa que se detiene mucho rato en la misma flor, mal asunto. Tal vez se la esté comiendo un tomísido. Estas arañas cazadoras se esperan durante días camufladas en una flor hasta que se presenta una presa adecuada.

Son exactamente del mismo color que su flor y pasan realmente desapercibidas, pero no he podido averiguar con certeza si es que existen varias especies de araña de diferentes colores y cada una tiene busca su flor o si por el contrario, adoptan el color de la planta donde se hospedan. Creo que es lo primero.

(Debo decir que estoy de viaje y no tengo apenas tiempo para comentar nada, estas entradas las tenía preparadas desde hace días.)

jueves, mayo 24, 2007

Teología ficción: La doctrina del perpétuo revivir

Si existe la ciencia ficción, ¿por que no va a existir la teología ficción? Allá voy.

La doctrina del perpétuo revivir

Después de muertos, debeis saber que justos y pecadores iremos juntos al mismo lugar, que a primera vista nos parecerá un cine de los de antes con butacas de madera.

Y alli cada uno de los mortales volverá a presenciar toda su vida, a la velocidad real, sin poder cambiar ni un solo detalle. Volveremos a vivir el primer beso, las angustias de los exámenes y los dolores de las caidas, volveremos a dormir las mismas noches y a soñar los mismos sueños, volveremos a cometer los mismos errores.

Pero ahora nos serán reveladas las consecuencias de nuestros actos. Los generales sufirán por el dolor que causaron sus guerras. Los poetas que murieron jóvenes podrán gozar del amor que se adornó con sus versos.

Así, entre penas y glorias, entre atascos interminables y orgasmos fugaces, irán pasando los días y al fin reviviremos nuestra muerte. Entonces, la pantalla se pondrá en blanco apenas un segundo y la película volverá a empezar, volveremos a oir nuestro primer llanto y volveremos a notar las manos de nuestra madre. Asi una y otra vez, de forma periódica y por tanto eterna.

Y este perpétuo revivir para unos será un premio y para otros un castigo. Los que obraron bien, no malgastaron su vida en cosas absurdas e hicieron felices a los demás, volverán a disfrutarla eternamente. Los que robaron, mataron y destruyeron, serán castigados a sentir una y otra vez el mal que causaron sus actos. Los que vivieron una vida de castidad y penitencia esperando recibir su recompensa en el otro mundo, tendrán toda una eternidad para arrepentirse de su error. Y asi cada uno de nosotros.

Hago notar que esta doctrina unifica premio y castigo en una sola cosa, por lo tanto requiere de menos hipótesis que la cristiana (que precisa de cielo, infierno y deidad que juzga), y es por tanto algo más plausible, sin dejar de ser teología-ficción.

¿Como sería el mundo si la doctrina del perpétuo revivir tuviera 2000 millones de creyentes?

miércoles, mayo 23, 2007

Nieve de mayo



Estoy en un bosque frondoso al lado de un río. Hay un sendero magnífico. Entre sombras, rodea prados repletos de los insectos más variados y lujuriosos. Vuelan los azulones, las palomas torcaces, las oropéndolas. A lo lejos una garza real está pescando en una piedra. El camino está cubierto de semillas de chopo. Hasta el punto de que en algunos lugares parece nieve.

Y una zarza vigorosa se abre paso, entre esta nieve de mayo.

Son momentos de profunda paz interior y felicidad, yo creo que solamente la naturaleza puede darnos estas sensaciones.

martes, mayo 22, 2007

La reina prudente



Como comentaba el otro día, las jóvenes avispas reinas de polistes se apresuran a construir un castillo de papel y se esconden detrás. Son momentos críticos para su futuro imperio, cualquier contratiempo les costaría la vida y el reino. Deben ser prudentes.

Pero si nadie se lo impide, dentro de unas semanas va a contar con numerosas princesas-obreras, y podrán permitirse algunas bajas en combate. Entonces serán más temidas por todos los animales, incluyendo a los fotógrafos.

Mi teoría es que antes de picar a un intruso le avisan, rodeándole varias veces en un vuelo rápido. Este es el momento en que el fotógrafo prudente, que está atento a los zumbidos amenazadores, se aleja unos metros. Por que si una de ellas te pica (a mi nunca me ha pasado), libera una feromona que induce a las demás a volverte a picar. Mal asunto.

lunes, mayo 21, 2007

26 horas esperando al pájaro inverosímil (iv-fin)

(viene de aquí, pinchad las fotos para ampliarlas)





8-Admirar a los necrófagos y temer a la muerte

Es la tercera y última sesión. ¿Podré ver al quebrantahuesos posado?

Llevo los pesados bidones llenos de carroña hasta el punto indicado. La comida para los buitres debe ponerse lejos de la del quebrantahuesos, según me dice el guarda, para evitar que compitan por el mismo alimento. El buitre es más agresivo y expulsaria al quebranta.

Vuelco el primer bidón en el suelo y caen incontables patitas de cordero. Son las extremidades de corderitos jóvenes, casi niños, que hemos matado para comernos sus costillas. El primer día ya olían mal, esta mañana apestan y por la noche cuando las recoja, todavía será peor. Pero hay más, cae algo que no esperaba. Es un líquido amarillento, un lixiviado putrefacto que segregan los despojos al corromperse. Huele a orina de enfermo y a muerte.

Este olor ha traspasado los guantes de goma, que estaban mojados por dentro después de la lluvia de ayer, y lo voy a tener en los dedos todo el día. No se si volveré a comer carne de cordero en una temporada.

No estamos preparados para admitir la muerte, ni siquiera la de los animales. Me comenta el guarda que es vegetariano y le entiendo (pero al bajar, por la noche en el hotel me esperará mi amigo JAB y nos comeremos unos trozos de lomo a la plancha. Estamos hechos de la misma sustancia que los buitres).

9-Ultimo día en el hide

Entro en el hide. Pasan tal vez seis horas sin apenas actividad. De pronto entra un buitre. Mira decidido la carroña y se abalanza sobre ella. Mete la cabeza en el abdomen de un cadaver y engulle grandes trozos de carne. De un tirón rompe el cuerpo que el guarda había atado a una estaca días antes, para evitar que cayera por el precipicio. Al cabo de unos segundos baja otro y luego otro y otro más hasta que pierdo la cuenta. Al ver las fotos me doy cuenta de que solamente son cuatro o cinco, parecían cien.

Los buitres volando son criaturas esquivas que parecen pacíficas, pero cuando comen su verdadera naturaleza queda al descubierto. Miran fíjamente, saltan, se intimidan unos a otros con las alas abiertas, estiran el cuello, avanzan, comen y retroceden. Es difícil describir la escena, que está entre un baile y un combate. Sabía que era impresionante pero todas las narraciones se quedan cortas.






10-El pájaro marcado

Pasan varios, incluso muchos quebrantahuesos. Decido no fotografiarles para ver si se posan. Apunto el objetivo hacia el suelo para que el reflejo no les asuste. Con el fondo nevado y la luz buena, es un esfuezo sobrehumano no fotografiarles. Esperemos que sirva para algo. Tan solo uno de ellos me llama mucho la atención y le fotografío. Al ver las imagenes en la pantalla lo entiendo: está marcado. Quedan tan pocos indivíduos que (imagino) los guardas los conocen casi personalmente.



11-El milano negro y el rebeco

Se oye un grito, es un milano negro (pero en aquel momento a mi me parece un ratonero). Entra a comer despojos, pero no está tranquilo. Los animales saben que hay algo raro en este lugar y se sienten intimidados. Un cuervo le disputa la comida. El milano le expulsa pero poco después decide que no merece la pena pelear para comer en un lugar tan peligroso. Se marcha.





Yo también debo marcharme. Apenas hay luz y ya han pasado más de 12 horas. Es mi última sesión y definitivamente el quebrantahuesos no ha entrado a comer. Me siento decepcionado.

Pero sucede algo inesperado. De pronto se oye un ruido. ¿Será un zorro? El corazón se me acelera, se oyen más pasos. Es una especie de cabra, me viene a la cabeza la palabra "isard", rebeco, pero no estoy seguro de que lo sea. Mira hacia mi pero no se asusta, no ve nada raro. Mira al otro lado, y sigue su camino. Apenas ha estado unos segundos en mi campo de visión. Como estoy tirando en prioridad a la velocidad e ISO automático, las primeras fotos han sido a 1600. Después, he bajado la velocidad y he podido tirar con menos sensibilidad.



Me confirman que es un isard, rebeco, sarrio. Un regalo inesperado. Hubiera dedicado gustosamente una semana de mi tiempo libre para hacer una foto como esta, pero como se me ha presentado por casualidad, no me siento especialmente contento. No solamente se trata de hacer fotos, hay que sentir que realmente nos merecemos haberlas hecho.

12-Las secuelas

Ya en casa, durante varias noches soñé que estaba en un lugar extraño y era visitado por animales prodigiosos: águilas reales, buitres, incluso quebrantahuesos. Me sentía permanentemente en estado de alerta, atento al cielo, pendiente de los ruidosos aleteos, espiando el horizonte, haciendo cábalas acerca de las luces y las sombras, ajustando la exposición. Fantástico.



He dejado esta foto colgada en el comedor.

sábado, mayo 19, 2007

Mis 3.4 metros cuadrados de green, la agrostis stolonifera y los bichos asquerosos

Queridos amigos,

Lo que hace el insomnio, estuve echando cuentas y si hay más de 300 campos de golf en España, supongamos que de 50 hectáreas cada uno, y somos 44 millones de personas, ¿a cuantos metros cuadrados de green salimos cada capullo? Pues a 3.4 metros cuadrados. Si sacamos la raiz cuadrada, salen 1.8 x 1.8 metros. Eso es casi un dormitorio de matrimonio.

Estas y otras consideraciones me preocupaban, asi que mientras no se decidía a amanecer, innaguré la sección "Golf para entomólogos" para ir adelantando trabajo.

Ya pasando a cosas más importantes, el amigo Treehugger sugería en un comentario la posibilidad de utilizar tomillo, Thymus vulgaris en lugar de cesped, para jugar al golf sin necesidad de riego intensivo.

¡Esto no es posible! ¿Cual seria la gracia si valiera con cualquier plantita vulgaris?

Para jugar al golf parece ser que es imprescindible que el cesped sea Agrostis estolonifera, que "necesita mucho riego y abono" y "tolera mal la sequía". O sea, la especie ideal para cubrir más de 300 campos de 50 hectáreas en un país a mediterraneo en proceso de desertización.

Además, el Thymus vulgaris atrae a unos bichos muy asquerosos. Y el golf, parece ser, se caracteriza por la elegancia.

viernes, mayo 18, 2007

Amanecer con una princesa


(pinchad en la foto para ampliarla)

Si en primavera teneis la voluntad de levantaros realmente pronto, con un poco de suerte a lo mejor podreis llegar a un campo cubierto de rocío antes de que salga el sol.

Mirando atentamente entre las flores, tal vez descubrais un secreto muy bien guardado: el lugar donde duermen las mariposas. Son listas y cada una sabe elegir las plantas que mejor la camuflan, de modo que no es nada fácil.

Pero si las encontrais, aunque solamente fuera una, entonces podreis acercaros todo lo que querais y admirar los detalles de sus alas y las gotas de rocío que le cubren los ojos. Es más, incluso podreis fotografiarlas. Pero debereis daros prisa, los primeros rayos de sol le devolveran la vida rápidamente. El hechizo se romperá, y la princesa dormida volverá a ser una atareada mariposa.

Son momentos mágicos en los que cualquier cosa parece posible. Incluso amanecer con una princesa.

jueves, mayo 17, 2007

El golf (una vez más) y la cigueña negra

Esto del golf no pasaría de ser un pasatiempo inocente, propio de los lluviosos y aburridos prados de Gran Bretaña, si no fuera por el tremendo impacto ambiental que tiene en nuestro país. No es solamente por el brutal consumo de agua, si no también por la sustitución de flora autóctona por un monocultivo absurdo de césped. Eliminando la piel de nuestro mundo también exterminamos la fauna autóctona. Todo esto, algún día nos va a pasar factura a todos, que nadie lo dude.

Me he entretenido en hacer una gráfica con la evolución del número de campos de golf en España, los datos son de aquí.



Ya se ve que el crecimiento es exponencial, igual como lo debe ser la superfície edificada, el consumo de agua y energía, etc etc. Cualquier persona con un mínimo de sentido común, viendo esto, se dará cuenta de que asi no podemos seguir: O frenamos la destrucción del medio o nos vamos a la mierda todos.

Mi amigo Mosquito está metido en una lucha desigual contra unos gigantes que quieren perpetrar un campo de golf en la Dehesa del Boyal de Piedralaves. Las circunstancias parecen ser las usuales: el afán de lucro de algúnos, el soporte explícito del ayuntamiento que cede terreno y la desinformación de la opinión pública. Las excusas también: creación de puestos de empleo y prosperididad ilimitada para la zona.

Pero este es un caso especialmente grave por estar en una dehesa donde nidifica la mítica cigüeña negra. Pronto habrá más campos de golf en España que cigüeñas negras. A mi esto me causa una indignación tremenda.



En mi pueblo (yo le llamo pueblo pero en realidad es una ciudad-dormitorio) ocurrió lo mismo hace años. En cuanto anunciaron la construcción del golf, nos manifestamos los melenudos de siempre. Pero fue en vano, los informes medioambientales fueron favorables (?!) y los permisos se concedieron enseguida. Se interpusieron querellas y rollos judiciales pero todas estan siendo leeentas lentísimas. Unicamente se les pidió que no cortaran unos árboles, ellos los cortaron y no pasó nada.

Ya se acabó el campo, se edificaron las urbanizaciones de rigor, los que se tenían que forrar (los de siempre) ya se forraron. Se habían prometido enormes beneficios y empleo, pero como es más que evidente no ha sido asi. Ni tan siquiera el comercio se ha beneficiado: los golfistas llegan de la capital, juegan y se marchan sin molestarse ni tan solo a entrar en el pueblo.

Ruego un poco de soporte, aquí se explica como hacerlo.

(Si alguien quiere usar mi foto de la cigüeña negra para campañas CONTRA el golf, estaré encantado, por favor avisadme.)

miércoles, mayo 16, 2007

Un ratón "cazado" con el método San Francisco



Hacia el mediodía, a finales del pasado mes de Abril, yo estaba andando por un sendero cuando de repente oi un ruido. Parecía un reptil, pero sonaba demasiado fuerte para ser una lagartija.

De entre la hojarasca apareció este precioso roedor que estaba preparando su nido. Nunca los había visto antes tan cerca y a plena luz del día.

Moviéndome muy lentamente, dejé la bolsa de la cámra en el suelo, me arrodille, la abrí y saque la cámara con el 50-500, sin dejar de mirarle. Increible pero cierto, alli estaba el ratoncito, como petrificado. Pobrecito.

Le pude hacer unas fotos antes de desapareciera entre las hojas.

Fue un San Francisco total.

martes, mayo 15, 2007

Como una reina


(pinchad en la foto para ampliarla)

Como una reina se portó esta reina de polistes. Aguantó toda la sesión sin rechistar, muy profesionalmente, y fue una delicia hacerle las fotos. Creo que pronto eclosionará su primer huevo y entonces, cuando la larva sea mayor, ya tendrá una obrera para ayudarla en las tareas domésticas. Y después dos, tres, cuatro...

No se si entonces me dejarán acerarme tanto como ahora. Para hacer esta foto pude meter los dos anillos kenko pequeños entre el 105 y la cámara, esto implica acercarse bastante a la avispa.

Es que las reinas de polistes, cuando están solas, saben que si se arriesgan demasiado pueden perder su vida y toda la colonia. Y son prudentes. Es más, el problema es que se parapetan detrás del nido para esconderse de los intrusos.

lunes, mayo 14, 2007

Lo mejor contra el stress: el bostezo del Nycticorax

No puedo evitar bostezar cada vez que miro esta foto. ¡Que pachorra tiene este bicho!

A pesar de estar yo haciendole fotos a escasos metros, el tio seguía la mar de tranquilo sesteando, hasta el punto de que se le escapo un tremendo bostezo.

Ojalá yo fuera capaz de hacer lo mismo y tomarme las cosas con más tranquilidad..


viernes, mayo 11, 2007

Una galería web con mis fotos de naturaleza

He montado una galería con algunas de mis fotos. De momento está en un espacio que me ha cedido el amigo Marmorlu, si merece la pena ya buscaré un lugar definitivo.

Esta foto de la avispa de ojos verdes con cara de sorpresa sigue siendo una de mis favoritas.



Decía Susan Sontag que la fotografía es el único arte en que una obra es el resultado de apretar un botón.

No es así: en esas 84 fotos está una parte importante de mi vida en los tres últimos años.

jueves, mayo 10, 2007

Nycticorax nycticorax ganduleando


(pinchad en la foto para ampliarla y que se vea bien)

El sol ya estaba alto, pero en una sombra este joven Nycticorax seguía sesteando mientras el agua fluía lentamente a su alrededor. ¡Que placer!

No en vano, en gallego se llama Garza denoiteira.

miércoles, mayo 09, 2007

26 horas esperando al pájaro inverosímil (III)

(viene de aquí)

7. El quebrantahuesos

(pinchad en las fotos para ampliarlas)

Ruego respetuoso silencio, pasa el quebrantahuesos.









En el hide no hay forma de manejar la cámara estando sentado. Por lo menos yo no la encontré. La única solución para poder fotografiar al quebrantahuesos es arrodillarse frente al trípode. El vaho de la respiración empaña el visor y los latidos del corazón podrían mover la cámara. Me mira fijamente mientras vuela en círculo. Cuando tiro la primera ráfaga de fotos experimento una sensación de alivio cercana al placer físico.

Arrodillado ante el quebrantahuesos pienso que parezco un sacerdote de una antigua religión, o tal vez de una doctrina futura que todavía no se ha formulado. Será un culto pagano a la naturaleza, algún día tendrá muchos adeptos, o volverá a tenerlos ¿quedarán quebrantahuesos para poder adorarles? ¿quedarán personas que les rindan homenaje?

(continua aquí)

martes, mayo 08, 2007

500F4

(Basado en una conversación real)




Bienaventurados aquellos que hayan podido comprarse un 500F4 (o 4.5, o 300F2.8, que tambien tienen lo suyo), sepan usarlo y tengan tiempo para disfrutarlo.

Bienaventuradas sus esposas, por que de ellas será el reino de los cielos.

Asi sea.

lunes, mayo 07, 2007

Frikosal, censurado en la China


Como era de esperar, Frikosal está censurado en la China. ¿Será por mi cuento taoísta?.
Algunas tardes veía que entraba un tipo desde Pekín, debe ser una especie de ciber-Torquemada que vela por el régimen, como se hizo aquí no hace tanto.
Por lo que estoy viendo la mayoría de páginas están censuradas. Si no teneis nada mejor que hacer, entrad aquí y mirad si vuestro blog es visible en China. Se agradecería me dijerais el resultado.

De todos modos, China no es un país democrático y tiene armas de destrucción masiva, o sea que pronto la van a liberar los buenos. ¿No es asi como funciona esto?

viernes, mayo 04, 2007

26 horas esperando al pájaro inverosímil (II)

Alli en lo alto, dicen, vive el quebrantahuesos (Pinchad las fotos para ampliarlas)

(Viene de aquí)

3. El quebrantahuesos, el neurocirujano y las aspirinas

Lo más inverosímil del quebrantahuesos no es que exista, si no que no haya desaparecido todavía. Parece ser que hace un siglo había en todas las zonas montañosas de la península, ahora solamente quedan algo más de cien parejas en el pirineo.

Es un animal muy especializado, si fuera médico sería, digamos, un neurocirujano. Tanta especialización solo puede tener sentido en un mundo en el que gran cantidad de herbívoros pasten libremente y sean cazados por depredadores, dejando suficientes restos para una variedad de carroñeros. Cuando los cuervos, los buitres y los milanos han terminado de comer (y no antes), el quebrantahuesos, que es el más especializado, toma su parte: los huesos.

Pero si una crisis hiciera cerrar todos los hospitales con sus quirófanos y tan solo quedaran puestos de primeros auxilios con tiritas y aspirinas, ¿qué sentido tendría ser neurocirujano? Así se encuentra el quebrantahuesos, en la cúspide de una pirámide de papel.

En la dieta de los carroñeros, los restos de animales domésticos sustituyeron por algún tiempo a los animales salvajes. Este mundo rural basado en las bestias de carga, también ha desaparecido. En el actual paisaje de montaña, donde los asépticos campos de golf acechan en los valles, las urbanizaciones trepan por las laderas y las pistas de esquí convocan multitudes en las alturas, el quebrantahuesos, el pájaro inverosímil, es verdaderamente una reliquia. Y si todavía no ha desaparecido es por los enormes esfuerzos que han hecho algunas personas para evitarlo. Gracias a todos ellos.

El interior del hide (con un gran angular).
4. La espera

Todo esto –y mas cosas- pensaba yo al llegar al pueblo. En el hotel habían anotado “fotógrafo” y tuvieron el detalle de dejarme una habitación con vistas. Pero en recepción estaba colgada una foto de la perdiz nival y en el bar había una exposición de fotografías de osos. Glups. “Bueno, yo no soy más que un aficionado, haré lo que pueda” dije.

Mi principal temor era que la pista estuviera intransitable. Para conjurarlo, le había puesto unas ruedas de tacos nuevas a mi coche. Operación que me dejó la tarjeta de crédito en estado terminal pero me permitió dormir más tranquilo.

Pero por suerte, la pista estaba despejada de nieve de modo que el domingo ya pude subir acompañando a los guardas. Las fotografías se hacen desde un hide, que para entendernos viene a ser como un zulo con una ventana tapada por una red de camuflaje y el suelo mojado. Si tuviera solamente quince centímetros más de altura, ya se podría estar de pie y seria una gran ventaja, por que hay que entrar antes del amanecer y salir después del ocaso. De todos modos, ya está bien como está.

Allí dentro hay que comer, beber, orinar en botella o garrafa y defecar en bolsa de plástico. Yo pasé frío, dolor de huesos, aburrimiento, leve claustrofobia, nervios, sueño, asco por el olor a carroña y más dolor de huesos. Menos mal que contaba con mi amigos ibuprofeno y omeoprazol.

Para el que realmente disfrute de la naturaleza, todo esto se verá compensado con creces por las escenas que se pueden contemplar a través del objetivo y se marchará con pena y ganas de regresar. Es mejor que un hide "normal" pero mucho más duro que un observatorio de aves. No es una actividad para todo el mundo ni se pretende que lo sea.

Cuervo y mosca alimentándose de restos a medio comer.

5. La secuencia de carroñeros

Los primeros en llegar a la carroña son siempre los omnipresentes córvidos. No son carroñeros especializados, su pico no puede perforar el cuero de un animal y deben contentarse con devorar los ojos y poco más. Y esperar... por que allí donde se convocan los cuervos van los buitres, atraídos por los brillos de sus plumas negras. Estos si que pueden desgarrar animales, meter su largo cuello dentro de la cavidad abdominal y comer rápidamente. De los restos que dejan los buitres comerán los cuervos. Y finalmente, cuando el festín haya terminado, el quebrantahuesos entrará a comer el esqueleto.

Yo había aprendido esta secuencia de carroñeros en “El hombre y la tierra”. Como he visto el capítulo de los buitres más de quince veces, el graznido del primer cuervo y el kiaaa de la chova piquirroja me sonaron a gloria. Pronto estarán aquí los buitres, pensé.

Pero los minutos fueron pasando, cayó la tarde, el cielo se cubrió de nubes y la primera sesión, que excepcionalmente empezó un domingo a las seis de la tarde, llegó a su fin sin pena ni gloria, acompañada de las primeras gotas de lo que había de ser una tormenta con aparato eléctrico.


Parece que va a llover, ¿no crees? Y en efecto, menuda cayó.

6. Frikosal versus Frankenstein

“Antes de bajar, recoge lo que no se hayan comido y mételo en los botes. Si no, el zorro se lleva restos y los esparce. Si el quebrantahuesos tiene comida en otro lugar, no te entrará”, me dijo el guarda. De modo que me armé de valor, me puse los guantes y empecé a recoger la carroña.

Bajo la tormenta, allí estuve un buen rato llenando dos bidones de unos quince kilos. Me vino a la cabeza una secuencia de Frankenstein. Imaginad a un tipo con impermeable oscuro sorteando esqueletos y pellejos mientras recoje vísceras sangrantes, trozos de hígado, intestinos, huesos y patas de cordero, en la cumbre de una montaña nevada, entre rayos y truenos.

Todo ello con el propósito de fotografiar a un pájaro mítico que solamente come huesos. Quimera no menos incierta, pensé, que la del doctor Frankenstein y su mónstruo. El sentido del humor a veces es una gran ayuda.

Al bajar, la pista estaba francamente embarrada y deslizante. Al pasar por el lado del barranco, me alegré de haber cambiado las ruedas.

Continúa aqui.

jueves, mayo 03, 2007

La típula, esa gran desconocida



¿ Os habeis fijado alguna vez en una especie de mosquito gigante con patas descomunales que vuela torpemente por la habitación ? Si lo habeis matado pensando que semejante mónstruo podría haberos desangrado de un picotazo, habeis cometido una grandísima injusticia, por que este bicho no es un mosquito si no una típula, que aquí podeis ver de cuerpo entero. Ni pica ni muerde ni es promotora urbanística, como se demuestra en esta toma de perfil: no tiene agijón.

Es cierto que es un poco torpona, pero si podeis verla de cerca cuando se posa, vais a quedaros maravillados con la forma de sus alas.

miércoles, mayo 02, 2007

Escarabajos de estaño

(pinchad para ampliar)

Si examinais con atención un arbusto de romero, es posible que veais un pequeño crisomélido como este. Parece realmente de estaño con grabados, brilla como un espejo y es dificilísimo de iluminar.